Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Angel Barrueco escriba una noticia?

Der Níster

17/05/2011 21:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Ayer fui a recoger a una agencia de reparto La familia Máshber , editado por Libros del Silencio. No conocía a su autor, Der Níster, pseudónimo del escritor Pinjas Kahanovich (1884 - 1950). El volumen contiene casi 900 páginas y os juro que pesa una tonelada. Editar un libro de estas características, hoy día, es casi un suicidio. Pero la gente de Libros del Silencio los tiene bien puestos: sin riesgo no hay gloria, ya se sabe. No sé cuándo podré leerlo, pero de momento os dejo, para abrir boca, con un fragmento del primer capítulo:

La ciudad de N. está construida en tres anillos. El primer anillo es la sede del mercado, en el mismo centro de la ciudad. El segundo anillo, la red de casas, calles, callejuelas y pasadizos que circundan el mercado, la gran ciudad propiamente dicha, en la cual se concentra el grueso de la población. El tercer anillo, los suburbios. Si un extraño entrara por primera vez en N. se vería de inmediato —en contra o no de su voluntad— arrastrado como por un imán   hacia el núcleo de la ciudad, hacia el centro: allí se localiza el ruido,   el bullicio; allí reside la mismísima esencia, el corazón, el pulso de la   ciudad. Lo primero de todo toparía con los olores. Su olfato se vería sacudido por el olor a cuero, en verde o ya curtido, de clase tanto basta  como fina; el aroma agridulce de la pastelería; el de los productos ultramarinos y coloniales; el de las diferentes especies de pescado en salazón; el hedor a petróleo, aceite de bacalao, aceite de máquinas y todo  género de aceites para lubricar y cocinar; el olor a telas recién traídas  y productos de mercería; a papel fresco, así como a objetos antiguos y  sudados o cubiertos de polvo de diverso origen —zapatos raídos, ropas, bronce viejo, hierro oxidado—, y a otros muchos artículos que se  niegan a quedar fuera de uso y confían en que mediante la compraventa podrán, por algunas monedas, servir a cualquiera y de cualquier  manera.


Sobre esta noticia

Autor:
José Angel Barrueco (1565 noticias)
Fuente:
thekankel.blogspot.com
Visitas:
2111
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.