Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Designio escriba una noticia?

¿Depresión o sensibilidad post parto?

04/07/2009 16:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se habla de la depresión postparto como una afección psicoemocional que padece la mujer después de dar a luz. Sin embargo, en Embarazarte consideramos más adecuado decir “sensibilidad postparto”, porque la depresión clínica como tal, sucede rara vez

Según la experiencia acumulada por las especialistas de Embarazarte, la cual corrobora en la práctica estudios planteados a nivel internacional, en el postparto la mujer padece de “sensibilidad” relacionada con el reacomodo hormonal. La llamada “depresión postparto” acontece en raras ocasiones, y en los casos en los que se presenta precisa de medicación, tal y como le ocurrió a la actriz estadounidense Brooke Shields, quien hasta escribió un libro relatando cómo fue esa experiencia después de tener a su primera hija.

En la sensibilidad postparto se experimentan vaivenes emocionales similares a los que surgen al inicio del embarazo, los cuales son producidos por los cambios hormonales, pero en el momento posterior al nacimiento del bebé, estos cambios de humor se intensifican ante la adaptación a un nuevo rol: el de madre (sumado al de esposa, ama de casa y profesional trabajadora), el cual viene acompañado con cambios drásticos en los hábitos cotidianos, en los patrones de sueño, en las costumbres de higiene, alimentación y más, el aprender a decodificar el llanto del recién nacido.

Con tantas transformaciones operando simultáneamente no es de extrañar que la mujer esté hipersensible.

¿Cuáles son los factores que inciden negativamente y que empeoran la sensibilidad postparto?

Pues, enumeraremos las situaciones más comunes:

  • Dificultades en la lactancia materna que hacen dudar de la capacidad de amamantar al hijo.
  • Experiencia de parto diferente a las expectativas: hay casos de mujeres que anhelaban un parto normal que terminó en cesárea, operación que además dificulta el desempeño para el cuidado del bebé, por las incomodidades que se presentan durante la recuperación.
  • La presencia de familiares cercanos (léase abuelas, principalmente) que ejercen presión sobre la recién parida indicándole qué debe hacer o no y que por añadidura, cuestionan la habilidad de los nuevos padres para ejercer su papel.
  • Enfrentarse sola a la tarea materna, bien sea por falta de pareja o porque el padre dedica escaso tiempo a mamá y bebé.
  • Pensar que la recuperación física en el postparto es inmediata: desconocer cuál es el proceso fisiológico corporal en este momento puede provocar desilusión al ver que después de dar a luz el cuerpo no es el mismo que antes del embarazo.
  • Lidiar con el llanto frecuente del bebé, que en sistema de creencia de los adultos generalmente es un indicativo de dolor y/o sufrimiento, indicando que hay algo mal. Aunque que para los bebés es solamente una forma verbal de comunicación.

Se recomienda buscar apoyo en la educación prenatal y en las consejeras de lactancia materna, para resolver los obstáculos que puedan surgir en este proceso

¿Y qué medidas se pueden tomar?

En los cursos prenatales dictados por Embarazarte se alerta sobre la sensibilidad postparto, además de plantear una serie de previsiones que facilitarán la rutina de mamá en esos momentos:

  • Buscar apoyo en la educación prenatal para conocer cuáles son los cambios físicos y de la cotidianidad. Igualmente solicitar una consejería de lactancia materna para sortear los obstáculos que puedan surgir en ese proceso.
  • Previo al parto, dejar comida preparada en el congelador para dos semanas. Adicionalmente, hacer un mercado grande y dejar todos los servicios cancelados o listos para que una tercera persona los pague.
  • Tener en casa todos los implementos necesarios para el cuidado de mamá y de bebé, tales como alcohol absoluto, soluciones antibactericidas, gasa, algodón, suero fisiológico, pomadas antipañalitis, analgésicos, extractor de leche, etc.
  • Tener a la mano los números de teléfono fundamentales, tales como el del ginecobstetra, pediatra y consejera de lactancia materna. Incluso, tener a la mano información de atención médica 24 horas.
  • Procurar un mínimo de 20 minutos diarios exclusivos para ti, mamá. Ese tiempo debe aprovecharse para bañarse e incluso salir a dar un breve paseo.
  • Dormir siempre mientras bebé duerme. En Embarazarte se aplica la máxima “mamá cuida a bebé y los demás cuidan a mamá”. Al menos durante las primeras tres semanas de postparto. Esta situación incide positivamente sobre la autoestima de la madre.

Es vital acudir a los recursos anteriormente planteados, porque una mamá relajada tendrá mejor vínculo con su hijo.

Para conocer más información sobre este tema recomendamos los cursos y talleres prenatales de Embarazarte. Para conocer días y horarios, favor visitar el site www.embarazarte.com o comunicarse a través de los Telfs. (0212) 285.65.54 / (0212) 395.63.51


Sobre esta noticia

Autor:
Designio (24 noticias)
Visitas:
10007
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.