Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Violenciaemocional escriba una noticia?

Depresión, miedo y violencia psicológica. Mi Padre reflejado en mi marido

21/06/2011 07:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

‘ Recuerdo que de niña mi padre nos llevaba al parque algunos domingos, nos alquilaba bicicletas y pasaban las horas. En casa escuchaba gritos, insultos, esos domingos por la tarde casi siempre mi padre se acostaba a dormir porque estaba ebrio, consumido por el alcohol y las peleas con mi madre, consumido por un trabajo que Ella siempre reprochaba, cansado por los asuntos de dinero, violento cuando su cabeza ya no soportaba más.. Cuando mis hermanos y yo cursábamos la escuela primaria, mi padre nos llevaba en su camioneta de trabajo… y pocas veces nos buscaba si llovía mucho..en realidad pasaba algún tiempo conmigo y mis hermanos cuando podía o quizás cuando lo sentía. Su forma de pensar y ver la vida la entendí cuando crecí, ya en mi adolescencia que era triste y vacía, pude ver entre la violencia el alcohol y esa vida familiar desgarrada, que mi padre sufría por dentro, se refugiaba en adicciones y cuando no discutía o peleaban con mi madre, le gustaba cantar, amaba que tocara mi guitarra y cantara con El. También le gustaba hablar y contar de sus experiencias y creencias espirituales y profecías… Nuesta casa era chica, humilde, yo me encerraba en el comedor, donde también dormían mis hermanos, y escuchaba música, tocaba la guitarra y hacía canciones, estudiaba o simplemente mi mente estaba en blanco como queriendo irme con mi espíritu de allí. Treinta años después, mi padre fallecido, está en mi corazón y mi mente para siempre, aunque debo admitir que los recuerdos son tristes y melancólicos, no llegan a ser lindos o felices porque crecí en medio de la violencia y la depresión de mis padres… ’

Sumergida en la depresión, repitiendo las historias de nuestros padres, caminando por la vida sin un rumbo concreto, nos enamoramos, creemos y nos entregamos, formamos una familia, van llegando nuestros hijos, y tal vez antes o quizás después nos encontramos con el desamor, los malos tratos, los reproches y hasta la falta de interés de parte de nuestra pareja. Si logras salir de esta pareja, enseguida tratas de encontrar a alguien porque sientes que no puedes estar sola, y probablemente vuelvas con el tiempo a las mismas vivencias de violencia emocional, verbal, y otra vez te encuentras atrapada en este círculo de repetir errores.

Algunas mujeres, y creo que la mayoría, buscamos la imagen o modelo de nuestros padres en la pareja que elegimos para convivir, por lo general tienen algunas características de El, y en casos de haber crecido en medio de la violencia cotidiana, solemos repetir ese modelo de familia en forma inconciente. Hay muchos casos de familias donde los dos padres golpean, no sólo golpea el hombre, también la mujer reaccionando o por tener fuerte carácter golpea también, en esos casos la violencia que se desata suele desatar peores situaciones de caos total, y donde hay hijos (casi siempre los hay) ellos son testigos que se van llenando de terror y miedo a que papá y mamá se maten, ese miedo a la muerte de sus padres… , muerte vinculada a la sangre que muchas veces mancha la casa y por sobre todo mancha para siempre la mente de esos hijos, como también desgarra la vida de esos padres.

Al instalarse la violencia en la pareja, se crea también en la mujer una codependencia con el agresor, comienzan a surgir los miedos (aunque la mujer también se defienda en los momentos de violencia), y estos miedos la detienen para tomar una decisión de ruptura por ejemplo. Pasa mucho tiempo de soportar maltratos y violencia hasta que la mujer decide hacer una denuncia, y aún la justicia no es ‘ justa’ con la mujer, dado que después de denunciar la mujer vive perseguida, con más miedo a que vuelvan a agredirla y con más ensañamiento, tanto que muchos hombres amenazan con matarlas y muchas veces lo han consumado, como vemos en las noticias en la actualidad.

Podemos decir entonces que las mujeres que sufren violencia doméstica y el miedo las detiene para romper, es por:

Miedo por los hijos: el abusador , generalmente asusta a la mujer diciéndole que tiene la manera de quedarse con los hijos. Cuando un hombre amenaza con quedarse con los hijos, simplemente sigue ejerciendo su rol de abusador emocional.

Miedo al agresor y a pedir ayuda o denunciar ; obviamente, existe temor a la reacción que pudiera tener el agresor al darse cuenta de la denuncia de su mujer.

Miedo a la soledad: La dependencia es tan fuerte que a pesar de los malos tratos, no conciben la vida sin su pareja. En una relación de abuso, la mujer suele cortar lazos con el ‘ mundo exterior’ , pierde a sus amigas, y el grado de alienación hacia sus parientes puede hacer que ya no tenga diálogo o confianza con ellos. La soledad es una realidad a la que se deberá enfrentar

Miedo a recibir ayuda : Cualquier información que reciban de cómo actuar o a dónde dirigirse será buscada con temor a que el agresor se entere de que ella tuviera contacto con ese tipo de datos.

Miedo a no tener dónde vivir , ni tener dinero ni medios para volver a empezar.

Este es el mayor impedimento para poder terminar una relación de maltrato. Tiene coincidencia en todas las clases sociales. La mujer que ha dedicado su vida al cuidado de los hijos o el hogar(aún con buena posición económica) teme quedarse sin nada si abandona al maltratador, que seguramente le habrá hecho sentir que ella no era dueña de nada. La de menores recursos, sabe que aunque un juez determine que el violento, como parte de una medida cautelar, tenga la obligación de aportar alimentos, esto no se cumplirá dando rienda suelta a la burocracia de trámites que incluyan reclamos sobre algo que se sabe será de imposible satisfacción. (Imaginemos a un violento, excluido del hogar, obligado a cumplir con una cuota alimentaria, si hay manera de hacerlo cumplir… lleva un tiempo de tensa espera y más aún si la mujer no tiene recursos )

Tú como mujer maltratada, estás seguramente sumida en la depresión, el miedo y ansiedad generalizada, y estudios han demostrado que factores que influyen en la "gravedad" de esta depresión es la falta de recursos personales, recibir muy poca ayuda de instituciones y poca respuesta de la justicia, y la evitación de familiares y amistades. Muchas veces ellos creen que como Tú sigues al lado del maltratador, entonces tienes una personalidad masoquista, lo que que aumenta en Ti el sentimiento de culpa. Y en caso de decidir abandonar la relación a veces esta depresión aumenta, por la falta de recursos económicos o por alejamiento de personas conocidas, por la soledad, por las trabas y dificultades jurídicas y mucho peor por las amenazas de los ex maridos.

Si has vivido violencia en tu infancia directa o indirecta, sumada a la violencia emocional o psicológica que estás viviendo con tu pareja en el presente, es necesario que busques ayuda profesional idónea para salir de la depresión en cualquiera de sus tipos. Tú vales, Tú puedes calmar y curar a esa niña que sufrió maltratos en carne propia o viendo maltratarse a sus padres, Tú puedes sanar y vivir tu presente en paz y con tu autoestima curada y fuerte.

Mientras tanto, sigue estos consejos:

  • Valórate, piensa que Tú no eres culpable por lo ocurrido en tu infancia. Todo eso pasó, y poco a poco deberás sacarlo, quitarle valor, sanarlo, para que ya no te perturbe en tu vida actual, para no repetir la historia.
  • Cultiva tu mente en forma positiva, háblate en positivo, busca cosas que te guste hacer, deja de lado la autocrítica y no te descalifiques. Deja de hacerte responsable por todo lo que pasa.
  • Pon un límite a los pensamientos pesimistas. por lo general tenemos pensamientos o recuerdos negativos y tendemos a agrandarlos y hacerlos más trágicos ‘ taladrando nuestra mente’ , deja de lado estos pensamientos, sácalos de tu mente, no imagines por demás, pon un límite.
  • Mira el problema con sabiduría. Cuanto más grande, más profundo es el problema a resolver (como éste que tratamos, la violencia emocional, la depresión) más grande será tu crecimiento como persona, y otros problemas que se presenten ya no te derribarán, serás cada vez más fuerte.
POR LA ERRADICACIÓN DE LA VIOLENCIA EMOCIONAL, PSICOLÓGICA Y FÍSICA EN LA PAREJA Y LA FAMILIA. Audios y Reporte Gratis. Los primeros pasos para superar la violencia emocional en la pareja. Haz clic aquí.

Más información y datos: http://superalaviolenciaemocional.com/blog/


Sobre esta noticia

Autor:
Violenciaemocional (86 noticias)
Fuente:
libresdeviolencia.wordpress.com
Visitas:
2178
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.