Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pedro Borrero escriba una noticia?

Depresión masculina, un problema oculto

25/04/2010 11:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Generalmente se ha considerado a la depresión como una enfermedad que es padecida solo por mujeres. Sin embargo, la depresión masculina podría ser màs seria de lo que pensamos.

La depresión es considerada generalmente una enfermedad femenina, ya que el número de mujeres supuestamente afectadas por esta condición supera al de los hombres en una proporción de 4-2. Sin embargo, la depresión masculina podría ser más seria de lo que pensamos.

Muchos hombres intentan ocultar su estado depresivo, pues piensan que no es propio de hombres sentirse abatidos y, este mecanismo funciona realmente. Según se desprende de varios estudios realizados a escala internacional, los médicos no aciertan en los diagnósticos de la población masculina en 70% de las veces. Sin embargo, los hombres mantienen oculta su depresión y suelen expresarla de manera distinta que las mujeres, tal como se explicó en la reunión anual de la Asociación de Psicología de Estados Unidos.

Las investigaciones demuestran que las mujeres tienden a interiorizar la angustia, en tanto que los hombres suelen exteriorizarla. Es más probable que las damas busquen a alguien con quién hablar de su problema y soliciten ayuda cuando están deprimidas. En cambio, los hombres deprimidos suelen ser menos tolerantes al dolor interno, por lo que recurren a una acción o substancia en la búsqueda de un alivio. La depresión masculina no es tan obvia como las defensas que los hombres utilizan para escapar de ella. La definición que se maneja es depresión encubierta. Tiene tres síntomas principales. Primero, los hombres tienden a escapar del dolor excediéndose en el consumo de bebidas alcohólicas o drogas, trabajando en exceso o buscando relaciones extramaritales. Buscan el aislamiento; se apartan de sus seres queridos. Incluso podrían soltarle un golpe a alguien, ya que se tornan irritables y violentos.

Las causas de la depresión también difieren entre hombres y mujeres. Mientras que las mujeres afectadas por la depresión a menudo se sienten abatidas, los hombres se sienten desconectados, tanto de sus necesidades como de los demás. Esta actitud tiene su origen en la infancia, cuando la sociedad les enseña a los niños a temprana edad que deben separarse de sus madres, sus emociones y sus puntos vulnerables.

La reconexión es la clave. El tratamiento requiere en primer lugar buscar una solución a los comportamientos violentos o adoptados como automedicación - la relación amorosa, la bebida y la adicción al trabajo - de modo que la condición subyacente puede ser abordada. No obstante, la curación por excelencia radica en volver a establecer la conexión.

Un Trastorno depresivo es algo más complejo que un estado anímico bajo: los sentimientos de desesperanza, culpa y pesimismo afectan todo ámbito de nuestra vida, desde relaciones interpersonales, vida laboral, hasta nuestra salud física.

En general la sintomatología de este trastorno se caracteriza por estados de ánimo bajos, tristeza, ansiedad, vacío, desesperanza, culpa y desamparo. La persona comienza, paulatinamente, a perder el interés en sus pasatiempos o actividades que antes disfrutaba. Hay una pérdida del deseo sexual, fatiga, dificultad para concentrarse, tomar decisiones y recordar.

Este padecimiento psicológico afecta de forma frecuente al género femenino, sin embargo, esto no deja exento a hombres de padecer esta enfermedad. Las particularidades de la depresión masculina recaen en sus síntomas específicos, difícil diagnóstico y sus mayores riesgos.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que los síntomas de la depresión en hombres son distintos de los que presentan las mujeres. Las diferencias entre la depresión masculina y femenina recaen en la forma de enfrentar la enfermedad. Las mujeres se muestran más autoculpables, inseguras y temerosas, debido a la facilidad del género para conectarse con sus sentimientos.

Muchos hombres intentan ocultar su estado depresivo, pues piensan que no es propio de hombres sentirse abatidos.

Por otro lado, “el hombre por naturaleza resulta ser más concreto y práctico y, por ende, menos conectado con el mundo emocional. Un hombre en consulta puede asociar su desanimo a factores externos, mientras que la mujer tiende a mostrar de manera clara sus emociones”, señala el psicólogo Carlos Valderrama.

A parte de padecer estados anímicos bajos, los hombres además sufren de irritabilidad y pueden acudir al exceso de trabajo, abuso de alcohol o drogas para eludir el problema. Esto se debe, principalmente, a la incapacidad de descubrir la raíz de sus síntomas por la mayor inconexión con sus sentimientos.

La Negación de la depresión dificulta el diagnóstico y en términos concretos esto se traduce en que “los hombres tienden a consultar menos que las mujeres, puesto que les cuesta mucho mas reconocerse como depresivos, debido a que muchos interpretan estos síntomas como un signo de debilidad, lo cual resulta un motivo de vergüenza”, añade el profesional.

Tipos de trastornos depresivos

No obstante, los síntomas depresivos no sólo varían de acuerdo al género también están sujetos a la clase de trastorno que se padece. Existen variados tipos, por ejemplo: el trastorno depresivo mayor, el cual se refiere a una multiplicidad de factores intensos (tristeza, pesimismo, pensamientos suicidas, etc.) que impiden al sujeto llevar una vida normal y disfrutar de actividades que antes le eran placenteras.

También existe el trastorno distímico, el cual se caracteriza por presentar síntomas crónicos a largo plazo, como: incompetencia, aislamiento, descenso de la actividad, entre otros. Esto conlleva problemas para el individuo en, principalmente, su universo laboral y social. No se puede diagnosticar este padecimiento a menos que los malestares se presenten la mayor parte del día durante al menos dos años.

Finalmente, encontramos el trastorno bipolar. Esta enfermedad es la menos frecuente y se distingue por cambios bruscos en el estado de ánimo, que van desde fases de exaltación (manía) hasta episodios de depresión intensa. Por lo que la persona es incapaz de equilibrar sus emociones y sufre de constantes cambios en su comportamiento.

Los Tratamientos para los trastornos depresivos, como la depresión mayor o bipolar deben ser “complementarios, es decir, a través de psicofármacos suministrados por un psiquiatra, y un proceso de psicoterapia otorgado por un psicólogo, quien guiará a la persona en la obtención de herramientas para hacer frente a los síntomas que enfrenta”, explica el psicólogo Carlos Valderrama.

Sea cual sea la clase de depresión por la cual atraviesa un hombre, por lo general su diagnóstico será más complejo, debido a los prejuicios sociales, a su naturaleza práctica e incapacidad de conexión emocional; por el contrario de las mujeres, las que presentan menos tapujos en mostrar abiertamente sus angustias y sus tristezas.

Fuente: Revista Estampas


Sobre esta noticia

Autor:
Pedro Borrero (76 noticias)
Visitas:
6397
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.