Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

AI denuncia que Israel discrimina a los palestinos y privilegia a los colonos en el acceso al agua

27/10/2009 14:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) denunció este martes que el Gobierno de Israel discrimina a la población palestina en el acceso al agua procedente de los recursos hídricos comunes, mientras que privilegia a los habitantes de los "asentamientos ilegales" judíos de Cisjordania, a los que condede "un suministro casi ilimitado del agua". Asimismo, anunció que la situación de Oriente Próximo va a ser una de las "prioridades" de la organización durante la Presidencia española de la UE.

"El Gobierno de Israel es el dueño del agua en los territorios palestinos ocupados, y siendo el dueño del agua, la raciona a los palestinos mientras la entrega a los colonos israelíes ilegales en Cisjordania y la utiliza como castigo colectivo a la población de la Franja de Gaza", declaró el director de AI-España, Esteban Beltrán, durante la presentación en Madrid del informe 'Sedientos de Justicia. Restricción del acceso de la población palestina al agua'.

Según Beltrán, se calcula que entre 180.000 y 200.000 habitantes de las comunidades palestinas rurales no tienen acceso a agua corriente. "En cambio, los colonos israelíes, que viven en Cisjordania pese a violar con ello el Derecho Internacional, tienen cultivos de riego intensivo, exuberantes jardines y piscinas", denunció.

"Los alrededor de 450.000 colonos tienen tanta o más agua que los 2, 3 millones de palestinos", agregó. En estas condiciones, según AI, mientras que "el consumo diario de agua palestino apenas alcanza los 70 litros por persona, el israelí es de más de 300 litros al día, el cuádruple". En algunas comunidades rurales, los palestinos sobreviven con apenas 20 litros de agua al día, "el volumen mínimo recomendado para uso doméstico en las situaciones de emergencia", indicó Esteban Beltrán.

ACUÍFEROS, RESTRICCIONES E INFRAESTRUCTURAS

Según el informe, Israel se ha apropiado de grandes extensiones de tierras palestinas con agua abundante y "prohíbe a los palestinos el acceso a ellas". En estas circunstancias, Israel consume "más del 80 por ciento" del agua procedente de los acuíferos de la montaña, principal fuente de agua subterránea de Israel y de los territorios ocupados, mientras que "restringe el acceso a sólo el 20 por ciento de los palestinos". "Israel consume todo el agua disponible del río Jordán, además de otros recursos hídricos que no comparte con los palestinos", como los acuíferos de la montaña, explicó Beltrán.

Aparte, en la Franja de Gaza, entre el 90 y el 95 por ciento del agua procedente del acuífero costero (su único recurso hídrico) "está cada vez más contaminada" y no es apta para el consumo humano. "Israel no permite que se lleve agua del acuífero de la montaña de Cisjordania a Gaza", lo cual se ve agravado por las restricciones que Israel ha impuesto en los últimos años a la entrada en Gaza "de material y equipo necesarios para el desarrollo y la reparación de la infraestructura".

Otro factor lo constituye "el complejo sistema de permisos" impuesto por el Ejército israelí a los palestinos para emprender cualquier proyecto hídrico. "Los palestinos deben solicitar permiso al Ejército y a otras autoridades israelíes para emprender cualquier proyecto hídrico en los territorios ocupados", según AI. Los "habitual", añade la organización, es que se denieguen los permisos o que se tarde mucho en tramitarlos.

Asimismo, las restricciones impuestas por Israel a la circulación de personas y mercancías en los territorios agravan aún más la dificultades que encuentran los palestinos para poner en marcha proyectos de suministro de agua y saneamiento, e incluso para distribuir pequeñas cantidades de agua, según Amnistía.

Un ejemplo de ello son los grandes rodeos que se ven obligados a dar los camiones cisterna "para evitar los controles militares israelíes y las carreteras por las que los palestinos tienen prohibido circular, lo que genera enormes subidas del precio del agua". Este aspecto, según AI, es especialmente preocupante porque "ante la falta de agua y de una red de suministro, muchos palestinos tienen que comprar el agua de cisternas ambulantes, que a menudo es de dudosa calidad y mucho más cara".

Resultado de ello, según explicó durante la rueda de prensa Eyal Hareuveni, investigador de la organización de Derechos Humanos israelí B'Tselem, es que "mientras el gasto mensual de los colonos para el consumo de agua representa el uno por ciento de sus ingresos medios, para los palestinos supone el 7, 4 por ciento y en las zonas más recónditas puede llegar al 20 por ciento". "El precio de diez metros cúbicos de agua para cada israelí es de 7, 60 euros, y el de la misma cantidad para cada palestino es de entre 20 y 50 euros", agregó.

Por otra parte, Israel también pone trabas a los esfuerzos que los habitantes de las zonas rurales palestinos llevan a cabo para cubrir sus necesidades básicas, como el almacenamiento de agua procedente de la lluvia. Según el informe, el Ejército israelí "destruye a menudo las cisternas de agua de lluvia y les confisca los tanques de agua".

Al respecto, el informe cita las declaraciones hechas por un soldado israelí a los miembros de Amnistía, en las que afirma que "los tanques de agua son buenos para hacer prácticas de tiro; están por todas partes y tienen el tamaño adecuado para apuntar y calibrar el arma, calmar tu frustración, darles una lección a los niños del barrio que te tiran piedras sin que puedas atraparlos o simplemente romper la monotonía de una guardia".

"En algunos pueblos palestinos", según Amnistía, "como el acceso al agua está sujeto a tan rigurosas restricciones, los campesinos no pueden cultivar la tierra, ni siquiera para cosechar pequeñas cantidades de plantas para su consumo personal o para el forraje de los animales, y se han visto obligados a reducir el tamaño de sus rebaños".

"En cambio", destacó Esteban Beltrán, "en los cercanos asentamientos israelíes, los aspersores riegan los cultivos al sol del mediodía, cuando se desperdicia gran parte del agua, que se evapora antes de llegar al suelo".

PRESIDENCIA ESPAÑOLA

A juicio de Amnistía, la comunidad internacional debe presionar a Israel para que ponga fin a esta "inaceptable discriminación" que sufren los palestinos en el acceso al agua. "Una parte de las infraestructuras hídricas ha sido construida por la Unión Europea, y concretamente por Alemania", por lo que la UE tiene "la responsabilidad de vigilar que las autoridades israelíes no las destruyen", explicó Beltrán. Pese a ello, "incluso el Gobierno alemán no ha dicho absolutamente nada" sobre ello, añadió.

Según Beltrán, el Gobierno español, en su calidad de próximo presidente en ejercicio de la UE, tiene la responsabilidad de presionar a Israel para que "ponga fin a las restricciones a los palestinos en el acceso al agua y a las demoliciones de infraestructuras". "No debe ser un brindis al sol, puesto que el Gobierno español ha dicho que una de sus prioridades en política exterior es el derecho al agua", afirmó. "Ésta es una ocasión para poner en práctica esta prioridad".

Al respecto, el director de AI-España anunció que la situación en Oriente Próximo "va a ser una prioridad" para la organización durante la presidencia española de la UE. "La comunidad internacional se ha focalizado sin éxito en el logro de la paz, sin dar prioridad a los Derechos Humanos", afirmó. "Ni un solo Gobierno de la UE, y tampoco el de Estados Unidos, ha hablado del derecho al agua de los palestinos", lamentó.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
2221
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.