Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Marcela Toso escriba una noticia?

Dengue: crece número de casos en América del Sur mientras se están creando nuevas vacunas

16/09/2009 23:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Enfermedad infecciosa, afecta a viajeros que visitan regiones de clima tropical o subtropical y niños. No hay tratamiento antiviral. Transmisión. Cuadro Clínico. Prevención y tratamiento

DENGUE: CRECE EL NÚMERO DE CASOS EN AMÉRICA DEL SUR MIENTRAS SE ESTÁN CREANDO NUEVAS VACUNASEl dengue es una enfermedad infecciosa, cuyo agente causal es un virus que pertenece al género flavovirus. Daña sobre todo a personas no vacunadas, niños y viajeros que visitan todas las regiones de clima tropical y subtropical. Esta afección adquiere gran relevancia en América del Sur, donde últimamente aumenta el número de casos.

Ahora se están desarrollando nuevas vacunas con virus vivos atenuados contra los distintos tipos de dengue. Permtirán aliviar los síntomas, básicamente en la reposición de líquidos para normalizar la presión arterial y en la corrección de las complicaciones hemorrágicas. Aunque en la actualidad no se dispone de un tratamiento antiviral especifico.

Transmisión

La transmisión del virus a las personas susceptibles, se produce por medio de la picadura de mosquitos infectados; no existe la transmisión por contacto directo con pacientes o sus secreciones.

El A. Aegypti es un mosquito de hábitos domésticos, urbanizado, cuyo hábitat esta relacionado íntimamente con las condiciones domiciliarias. Deja sus huevos en depósitos de agua para beber, agua para bañarse, agua de lluvia o cualquier acumulación de agua en neumáticos viejos, latas, botellas, entre otros elementos. Su picadura se produce principalmente durante el día.

Los mosquitos contraen a su vez el virus picando a personas infectadas, y se vuelven infecciosos en el término de tres a 15 días, manteniéndose así por el resto de su vida.

Cuadro clínico

Pueden distinguirse tres variedades clínicas diferentes: el dengue clásico (fiebre quebranta huesos), el hemorrágico y formas intermedias y atípicas.

El período de incubación suele ser de cinco a ocho días. El inicio del cuadro clínico es brusco, con incremento rápido de la temperatura y escalofríos, cefalea intensísima, dolor detrás de los ojos, especialmente al moverlos; dolores musculares generalizados y en la región lumbar; asimismo, puede ser precedido por una ligera conjuntivitis.

Al comienzo de la incubación, a veces no hay fiebre; sin embargo, el enfermo se postra e inmoviliza por el dolor. Luego sobreviene la fiebre, persiste por uno a dos días y después desciende, pero es posible que suba de nuevo con menor grado al cabo de dos días.

Entre los días tercero y quinto aparecen manchas en la piel, que empiezan a aparecer en el tronco, extendiéndose hacia la cara, las manos, antebrazos y pies.

En general, se parece al sarampión. En algunas epidemias se han registrado complicaciones como diarreas con eliminación de sangre, alteraciones cardiacas (miocarditis), o manifestaciones nerviosas (meningitis). En cambio en otras epidemias, el curso es muy leve y cura sin secuelas. La mayoría de los pacientes se sana sin consecuencias.

El dengue hemorrágico es una forma grave de la enfermedad, siendo una de las principales causas de mortalidad en las zonas endémicas. Afecta a pacientes previamente infectados con el virus del dengue, que transcurridos unos años, al ser expuestos por segunda vez al virus, experimentan un cuadro febril repentino con cefalea, faringitis, náuseas, vómitos, dolor abdominal y deshidratación.

Además, puede disminuir la presión arterial y suceder hemorragias digestivas, con eliminación de sangre por las heces y la boca; hemorragias cutáneas (hematomas) y epistaxis (eliminación de sangre por la nariz).

Prevención y tratamiento

La prevención de la enfermedad consiste en la erradicación de los mosquitos transmisores de la enfermedad, eliminando las fuentes de aguas estancadas como neumáticos, botellas, pozos y distintos recipientes al aire libre; éstos constituyen su lugar de reproducción.

No hay que administrar salicilatos como antitérmicos: pueden causar irritación gástrica y hemorragias por su acción antiagregante plaquetaria y acidosis. Se utiliza preferentemente paracetamol; en niños la dosis de orientación es de 10 mg/kg. repartido en 4 tomas.

Fuentes: Chapter 4, Prevention of Specific Infectious Diseases, Yellow Book, Atlanta, EE.UU

Organización Mundial de la Salud


Sobre esta noticia

Autor:
Marcela Toso (3015 noticias)
Visitas:
5254
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.