Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juanlliso escriba una noticia?

Democracia Formal v Democracia Real

18/06/2011 16:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Base conceptual de ambas Teorías.-

La ideología que aboga por un sistema formalista de representación delegada de la soberanía popular (Democracia Formal), parte del siguiente presupuesto: el ser humano es esencialmente egoista, y su actuación en la sociedad sólo puede ser corregida por medio de unas estructuras externas a los individuos, capaces de generar actuaciones técnicas o científicas como solución a los conflictos sociales y según el campo de sus respectivas disciplinas. Así, por ejemplo, la economía proporcionará soluciones económicas, la política soluciones políticas..pero todas ellas estarán basadas en un método científico y objetivo, capaz, según los ideólogos del sistema formailista de representación, de suprimir todo sentimiento o voluntad subjetivista en las decisiones institucionales, en las soluciones sociales. Para el Formalismo, la desconfianza en el ser humano y en su voluntad para cambiar las cosas, se contrapone con una eufórica creencia en el conocimiento científico, pero sobre todo en su método, que se define como aquel proceso, objetivo y aséptico, de la inteligencia, externo a la voluntad humana y a sus sentimientos, capaz por sí mismo de llegar a conocer o describir la realidad y de procurar una estabilidad y un desarrollo continuo a la sociedad.. Esta universalización del conocimiento científico o del método desarrollado por el hombre es pues el presupuesto de la ideología que estamos analizando. Así pues, las leyes físicas que dominan los procesos naturales, describen sus estados y predicen sus procesos de transformación, son leyes objetivas y externas al sentimiento humano o a cualquier clase de interpretación subjetiva (no dependen del sentimiento del observador). Las leyes físicas, desde esta ideología, son leyes universales o que mantienen una existencia independiente de quien las observa. Esta universalidad científica (o de su método de observación), confiere a la Ciencia una autonomía capaz de conformar un modelo de organización social (precisamente el modelo de representación formalista o de soberanía delegada). Si cada una de las disciplinas científicas son fuente de conocimiento, estarán capacitadas para crear o desarrollar un modelo organizativo de convivencia, un modelo social, en cuanto el método científico común a todas ellas fuera capaz de encontrar una causa primera que consiguiera simplificar todas las fuerzas fundamentales de la naturaleza (es lo que se está intentando las modernas teorías de cuerdas o de unificación de las fuerzas fundamentales que rigen los procesos de transformación de la materia). Según sus ideólogos, este modelo aséptico sería capaz de acabar con las ideologías o la interferencia de los sentimientos humanos en la organización de las sociedades si encontrara una causa común o primigenea a todas las disciplinas.

En efecto, para el Formalismo no es el mundo, ni sus estructuras, las que deben cambiar o revisarse continuamente para hacer una sociedad más justa, sino los individuos los que hay que corregir constantemente. Ello se consigue, precisamente, por medio de las estructuras sociales de representación, fruto de cada una de las disciplinas desarrolladas según el método científico. Por tanto, si el conocimiento científico es universal (las leyes observadas son externas al observador), el conocimeinto técnico DEJA de ser el MEDIO más eficaz para dominar y transformar los recursos, eficientar los medios de producción y distribuir la riqueza (como promueve el sistema de participación soberana o Democracia Real); para convertirse en un FIN capaz de crear una estructura social o institucional, esto es, un modelo de organización social inamovible y de representación soberana delegada en aquellos que dominan la "técnica" y que son capaces de dar a la sociedad soluciones objetivas y duraderas. A partir de aquí queda en evidencia la verdadera estrategia de la ideología formalista: la soberanía popular se ejercerá por medio de aquellas estructuras de poder delegado, adquiridas según un método científico objetivo y externo a la voluntad individual. Pero los hechos están demostrando que ninguno de estos "científicos asépticos", ninguno de estos "expertos llenos de objetividad y transparencia", ha sido realmente capaz de escindir de sus propios sentimientos aquellos conocimientos científicos que dicen haber adquirido con un método científico y aséptico. ¿Quién predijo la crisis que crearon con sus soluciones metodológicas y asépticas, al menos teóricamente..?..

Ahora ya estamos en condiciones de poder definir a la ideología formalista o neoliberal, como aquélla corriente capitalista que considera que sólo existe un modo de llegar a vivir en libertad y una sóla expresión de aquélla libertad, que viene dada por las estructuras que los individuos se procuran dentro de un sistema de libertades formales, las cuales, son ejercidas formalmente, y valga la redundancia, por medio de un derecho al voto reconocido en todas sus Constituciones. El FIN lo determina la propia estructura, o la acción en sí misma considerada (al haber sido desarrollada por medio de un método científico objetivo y aséptico), y no el sentido que el individuo, voluntariamente, quiera dar a sus acciones y decisiones. La Democracia Formal basa así todo el desarrollo social (estado de bienestar), en el interés particular y en la rentabilidad de cualquier acción financiera sin entrar a valorar ni tener en cuenta el contenido de aquella acción o su repercusión en la sociedad. Si es rentable, o proporciona liquidez, es esencialmente buena y conveniente.

Introducción al debate entre el sistema formalista de representación ciudadana y el sistema efectivo de representación popular

La Democracia Real parte, en principio, de un supuesto similar al asumir la naturaleza egoista del individuo. Pero no lo fundamenta en aquel carácter rígido e inamovible, y hasta pesimista, del sistema formalista. Desde esta concepción, la Ciencia no es fuente de conocimiento sino MEDIO para el conocimiento. Esto supone un punto de vista mediático (y no finalista como el formalista), donde el conocimiento científico es el medio más eficaz para aprovechar y distribuir los recursos naturales necesarios para el desarrollo de las sociedades y los individuos. La causalidad científica, la ley, no sería fuente de conocimiento sino medio para el mismo, es decir, para el establecimiento de aquellas condiciones necesarias para el desarrollo de la suprema dignidad del ser humano. Y si el conocimiento científico es mediático y su método un medio para acceder al verdadero conocimiento, la realidad descrita por las leyes científicas ya no será una realidad objetiva y externa a los propios sentimiento humanos (al propio observador). De este modo, el necesario y exácto cumplimiento de la ley no implica, necesariamente, su universalidad. El verdadero conocimiento está en el corazón humano, en los sentimientos a través de los cuales tamiza la historia de su propia vida, de la realidad que lo envuelve y rodea, y que va creando a medida que siente. Para la democracia Real existen tantas formas de vivr la libertad como individuos forman una sociedad.

Pero hay que aclarar que esta otra visión, o propuesta de modelo de organización social, no pretende desarrollarse como la ideología contraria a la visión formalista, pues se trata de un moviomiento pacífico que plantea sus reivindicaciones como un paso más necesario al progreso y al desarrollo de las sociedades y los individuos. La Democracia Real ha heredado una democracia del sistema anterior (formalista) que ahora se propone desarrollar y llenar de contenido. Pero..¿cómo puede un individuo o una sociedad, con una tendencia natural egoista, llegar a plantearse una nueva democracia basada en los valores y no en los fines?..El camino de la soliradidad lo inicia tímidamente un individuo que ha experimentado su propia necesidad..Sólo el hombre que ha experimentado el dolor, la necesidad y la precariedad en su vida, puede ser capaz de plantearse este paso..asi de claro..sólo el hombre que siente su propia necesidad despierta a una conciencia social que desbarata cualquier anterior planteamiento, y cuyo objeto ya no está en el interés (en la finalidad), sino en una nueva socialización por medio del crecimiento en los VALORES. Una Democracia Real no se apoya en la rentabilidad financiera o en el beneficio particular como modo de desarrollar el estado de bienestar, sino en la economía solidaria y en el apoyo del más débil. La Democracia REAL no busca pues una sociedad rentable como UNICA premisa, sino una sociedad donde todos estén representados y donde la aportación de todos y cada uno de los que formamos la sociedad sea considerada como valiosa y necesaria..cosa, por cierto, que NO tiene por qué estar reñida con la rentabilidad y la viabilidad económica. Para ello se encontrarán los modos de hacer rentable los apoyos financieros de los sectores más débiles, pero también necesarios al conjunto de una sociedad plural y creativa que se necesita entera para crecer y desarrollarse. Y aunque el crecimiento se ralentice, es verdad, la sociedad crecerá exponencialmente en valores consolidando poco a poco un equilibrio jamás imaginado por el ser humano..con unas posibilidades jamás soñadas..Y el hombre, a la postre, podrá ir corrigiendo su tendencia natural, no tanto por unas estructuras que lo vigilan y lo corrigen, sino por medio de unas estructuras que lo ayuden en su necesidad de socialización.


Sobre esta noticia

Autor:
Juanlliso (3 noticias)
Visitas:
4042
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.