Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Librosqueleer escriba una noticia?

"Delirium" -Lauren Oliver

21/06/2011 07:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Os traigo hoy la reseña del último libro que he leído (bueno, en realidad, que he co-leído pues, últimamente, leo dos libros a la vez: uno que no suelto hasta que acabo y otro que tengo en el cuarto de baño y que, por lo tanto, voy leyendo a ratitos.) Éste me ha durado sólo cinco días y porque los primeros he estado muy ocupada porque es uno de esos libros para devorar en tan sólo dos o tres días...

Tras el éxito de "Si no despierto", hace unos meses se publicó en nuestro país "Delirium", la segunda novela de Lauren Oliver que está teniendo tanto o más éxito que la primera. Una vez leída me lo explico perfectamente pues me ha entusiasmado.

La publicación de esta novela vino acompañada de una agresiva campaña de marketing. SM, la editorial que la ha publicado en España, lanzó a la blogosfera un curioso desafío que muchos de vosotros ya conoceréis: un día determinado, unos cuantos blogs seleccionados, recibirían la novela en formato electrónico (antes de la publicación en libro físico) con el compromiso de leerla en 24 horas. Me pareció una barbaridad y no me apunté pero seguí atentamente el desafío y el día en cuestión -un domingo- empezaron a aparecer reseñas a cada cual más elogiosa. La gente decía que le habían sobrado horas de lo que enganchaba el libro. Por ello y porque el argumento me pareció diferente y muy interesante, puse rápidamente este libro en mi lista de deseos hasta que por fin pude hacerme con él.

Datos técnicos

Editado por SM en tapa blanda, edición de gran tamaño con solapas

Tiene 445 páginas

Cuesta 15, 95 euros

ISBN: 9788467547337

Argumento

La acción se sitúa en el siglo XXII en Estados Unidos y, más concretamente, en Portland.

Hace ya un tiempo que los científicos encontraron la cura a una gravísima enfermedad que llevaba siglos causando estragos entre los humanos: el amor. El amor provocaba sudores, sofocos, mareos, actos irracionales..., lo conocido como "deliria nervosa de amor". La cura protege totalmente de sus efectos e impide a la gente enamorarse. Así, es más fácil ser controlada por los poderes establecidos.

La cura se administra de forma obligatoria a los jóvenes cuando cumplen 18 años: se les realiza una pequeña operación en el cerebro que hace que, a partir de entonces, no amen ni tengan sentimientos.

Cuando se estableció la cura de forma obligatoria, años ha, hubo una guerra y las tierras que no aceptaron de buen grado la cura fueron prácticamente aniquilados. Quedan aún comunidades, en la conocida como Tierra Salvaje, donde la gente no curada, los inválidos o afectados sobreviven en campamentos realizados en las ruinas de lo que antes fueron poblaciones, viviendo en carcasas de camión, en chabolas, etc... No pueden entrar a las poblaciones curadas ni los habitantes de éstas salir al exterior pues vallas electrificadas las rodean.

El Estado es fuertemente intervencionista y tiene aterrorizados a los ciudadanos. Los agentes gubernamentales y los reguladores (una especie de voluntarios entre la población civil) persiguen a cualquiera que tenga signos de enfermedad. Signos que pueden verse en, simplemente, dos personas del mismo sexo hablando, alguien a quien le guste la música o ciertas lecturas no aprobadas por el poder, etc...

Lena Holloway va a cumplir pronto los 18 y espera ansiosamente la operación. A partir de entonces, estará curada, ya no tendrá que temer a la enfermedad, algo realmente importante en su caso dado que su madre se suicidó cuando se infectó. Sus padres estuvieron profundamente enamorados y cuando su padre murió su madre sufrió muchísimo. La operaron por tres veces, intentando quitarles los deliria pero no hubo forma. Al final, cuando Lena era una niña, se suicidó y desde entonces Lena vive con su tía Carol.

Antes de la operación, todos los jóvenes han de pasar una evaluación. Tras ella se les da una nota, según sus aptitudes, y en base a ella a las chicas les proporcionan cuatro nombres de chicos, entre los cuales deberán elegir a su futuro marido.

Pero mientras está realizando la evaluación, una manada de vacas entra en el pabellón. Es un atentado de los inválidos que realizan como protesta. Lena alza los ojos y ve a un chico pelirrojo... al que llegará a conocer bastante bien. Entre Lena y ese chico, Alex, va a surgir algo, el amor, y entonces ve que todo lo que ha creído siempre, todo lo que le han contado, puede estar fundamentado en burdas mentiras...

Impresiones

La novela me ha encantado. Me ha enganchado desde las primeras páginas y no la he podido soltar hasta el final. Sólo tengo un pero que ponerle y es que forma parte de una trilogía (que seguirá con Pandemonium y Requiem) por lo que tendré que esperar para leer como continúa esta apasionante historia... No sé por qué últimamente casi todo lo que se publica, y más si está considerado como literatura juvenil, tiene que pertenecer a una saga. Ya está bien! Cuando empiezas a leerla tarde y ya tienes todos los títulos disponibles (como me pasó con Crepúsculo) no importa pero cuando no es el caso y coges la saga desde el principio es un horror. No ya por la impaciencia de la espera –que puede ser de bastantes meses e incluso un año- sino porque cuando quieres leer la segunda parte ya se te ha olvidado –al menos a mí- gran parte de la primera!

Imagina un mundo sin sentimientos. Así reza el subtítulo de la novela. Un mundo en el que sentir está prohibido, es delito. Porque la operación no sólo elimina los deliria nervosa de amor (así es como se conoced científicamente a la enfermedad), sino todo sentimiento: a partir de ella, cualquier sentimiento aparece tamizado, no sólo el amor sexual sino también el fraternal, el filial, la amistad... Todo es delito: reír está mal visto porque es una emoción, no se puede leer más que los libros autorizados por el Estado, tampoco se puede escuchar cualquier música... El Estado interviene en todo y a los que no comulgan con sus normas les espera la prisión en insalubres criptas o incluso la muerte.

¿No me digáis que no es un planteamiento original? Tras los vampiros y las novelas sobre otros seres fantásticos como los ángeles, hombres, lobos, etc... ha llegado el turno de las distopías. Quizás en algún futuro nos lleguen a saturar pues al ponerse algo de moda, empieza a publicarse todo lo que hay sobre la materia, sea bueno o malo pero, de momento, hay que reconocer que dentro de este género nos están llegando novelas interesantísimas, como ésta. Yo sólo he leído la trilogía Los juegos del hambre de Suzanne Collins (que fue una de mis lecturas favoritas del año pasado, por cierto) pero me gustó tanto que es uno de los subgéneros que tengo en el punto de mira. Otro libro de este estilo que me apetece es "El corredor del laberinto", del que no he leído más que alabanzas. Precisamente, he encontrado algunas similitudes con las novelas de Suzanne Colllins: una protagonista femenina fuerte y carismática, un personaje masculino que resulta atractivo al lector, un Estado intervencionista y cruel, una rebelión frente a lo que nos viene dado... y un estilo, en ambos casos, que hace que la novela se lea casi sin respirar. Por eso, creo que a quienes gustó Los juegos del hambre, les podría gustar también esta novela que hoy comento.

¿Y qué es una distopía? Pues, según la Wikipedia: una distopía, 1 llamada también antiutopía, es una utopía perversa donde la realidad transcurre en términos opuestos a los de una sociedad ideal. El término fue acuñado como antónimo de utopía y se usa principalmente para hacer referencia a una sociedad ficticia (frecuentemente emplazada en el futuro cercano) donde las consecuencias de la manipulación y el adoctrinamiento masivo —generalmente a cargo de un Estado autoritario o totalitario— llevan al control absoluto, condicionamiento o exterminio de sus miembros bajo una fachada de benevolencia.

Tras unas primeras hojas de presentación, la novela coge ritmo enseguida y cada vez va más acelerada hasta un final de infarto. Las últimas 50 páginas no se leen, se devoran. Y cuando llegas al final... te dan ganas de matar a la escritora. ¿Pero cómo nos puede dejar así? Es tan tan tan bueno el final, que te sabe a poco, que no quieres parar, que te apetece que ya estén en tus manos la segunda y tercera entrega de la saga. No sé cuándo se van a publicar pero lo que sí sé es que la espera se me va a hacer eterna.

El estilo es sencillo a la par que cuidado. Se trata de una lectura muy amena, de ésas que engancha. Pero se puede escribir de forma "atrapante" sin perder por ello calidad literaria, como demuestra Lauren Oliver en esta novela. Me gusta mucho la edición, pues cada párrafo va separado por un espacio en blanco (como esta reseña) lo que hace que la lectura sea aún más rápida y fácil

Está narrada en primera persona, lo que nos hace conocer francamente bien a la protagonista, Lena, una de esas protagonistas que dejan huella. Lena es una chica de dieciséis años, que está llena de miedos e inseguridades, como casi cualquier adolescente de su edad y que piensa que la operación le solucionará la vida. Y es que después no se siente; nada, por lo tanto tampoco miedos. Está muy aferrada a las normas establecidas por lo que cualquier cosa que se salga de ellas le echa para atrás. Pero con lo que ella no cuenta es que el amor le va a hacer replanteárselo todo y ponerse el mundo por montera.

Me parece que esta novela está catalogada como juvenil. El peligro de estas catalogaciones es que pueden hacer que personas que rechazan de plano este tipo de novelas (como yo hasta hace un par de años) no se acerquen a ella y se pierdan algo que realmente merece la pena. Además, es que, desde mi punto de vista, no es una novela juvenil, sino para todos los públicos. Para jóvenes, claro, pero también para adultos. Para cualquiera que disfrute con las buenas historias narradas de forma amena. Y, si no nos quedamos en la superficie, si ahondamos un poquito en lo que hay debajo, veremos que contiene una gran metáfora pues, si bien está situada en un futuro remoto, existen y han existidos regímenes totalitarios que no están tan lejos de la sociedad que Delirium describe. La historia admite varias lecturas.

Conclusión final

Me parece que ya he dejado claro que la novela me ha encantado. Me ha entretenido, me ha divertido, me ha emocionado, me ha intrigado y me ha apasionado. La he leído sin darme cuenta, sin ningún esfuerzo, a la máxima velocidad que permitía mi cerebro. Y me ha hecho pensar...

Valoración: 9/10


Sobre esta noticia

Autor:
Librosqueleer (234 noticias)
Fuente:
librosquehayqueleer-laky.blogspot.com
Visitas:
2203
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.