Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Dejaron pasar Cuba y EUA un año más sin arreglo

23/12/2010 11:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuba y Estados Unidos, distanciados durante más de medio siglo, dejaron pasar en 2010 otra oportunidad para recomponer sus relaciones y renovaron la retórica de las mutuas descalificaciones. La detención en Cuba del contratista estadunidense Alan Gross sembró obstáculos en el camino que ambos países parecían dispuestos a recorrer después que el presidente Barack Obama relajó algunas de las medidas del embargo económico de casi medio siglo contra la isla. En 2009, Obama eliminó restricciones a los viajes de los cubano-estadunidenses y al envío de remesas a la isla, a lo que se pensó seguiría la autorización para los estadunidenses, pero el reciente triunfo republicano en el Congreso cerró de momento dicha expectativa. Sin embargo, a lo largo del año que concluye se multiplicaron los intercambios culturales entre ambos países, con viajes recíprocos de artistas e intelectuales. El presidente Raúl Castro reiteró en al menos tres ocasiones una propuesta sobre “la disposición de Cuba para sostener con Estados Unidos un diálogo respetuoso, entre iguales, sin sombra para nuestra independencia, soberanía y autodeterminación”. Raúl reemplazó en febrero de 2008 a su hermano Fidel Castro, quien encaró a una decena de presidentes de Estados Unidos inconformes con el rumbo comunista que siguió la triunfante Revolución Cubana en enero de 1959. El gobierno de la isla sigue reclamando el cese del “criminal” embargo estadunidense, que ha causado pérdidas millonarias y fue condenado por decimonovena ocasión en la ONU, así como la liberación de cinco agentes cubanos presos en Estados Unidos. Washington afirma que el embargo -que Cuba llama bloqueo- limita el comercio con Cuba, pero autoriza el suministro de ayuda humanitaria, la venta de alimentos, las remesas, los viajes de cubano-estadunidenses y los negocios en el sector telecomunicaciones. El gobierno de Obama, por su parte, también manifestó que no bastan las excarcelaciones de decenas de presos políticos cubanos, tras un inédito diálogo de Castro con el cardenal Jaime Ortega, ni el programa de reformas económicas que implementa Raúl Castro. Al clausurar el 18 de diciembre la última sesión anual ordinaria del Parlamento, Castro afirmó que “en las relaciones con los Estados Unidos no se aprecia la menor voluntad de rectificar la política contra Cuba, ni siquiera eliminar sus aspectos más irracionales”. A mediados de octubre pasado, Obama advirtió que su administración, la número 11 a la que se enfrentan los hermanos Castro, no dará mayores pasos para relajar su política hacia Cuba, hasta que se permita al pueblo gozar de “los derechos y libertades fundamentales”. A mediados de este mes, el secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Arturo Valenzuela, declaró que “es una gran urgencia” para su gobierno la liberación de Gross, detenido hace un año bajo sospechas de espionaje y subversión, pero aún sin cargos formales. Gross, de 61 años, trabajaba para una empresa de Washington encargada de ejecutar un programa financiado por Estados Unidos para promover la democracia en Cuba, pero funcionarios cubanos afirman que distribuía entre disidentes equipos satelitales prohibidos. En septiembre, Valenzuela se reunió durante la Asamblea General de la ONU con el canciller cubano Bruno Rodríguez, para pedir de nuevo la liberación de Gross, en lo que constituyó el encuentro de mayor nivel entre Estados Unidos y Cuba bajo el gobierno de Obama. Pese a las discrepancias públicas, Cuba y Estados Unidos reactivaron este año las conversaciones migratorias bilaterales, suspendidas por el anterior presidente George W. Bush, para revisar los acuerdos migratorios que frenaron masivos éxodos desde la isla. En fecha más reciente, dos cables diplomáticos de Estados Unidos de finales de 2009 -divulgados por WikiLeaks- afirmaron que Castro pidió por medio de un alto diplomático español que se abriera un nuevo canal secreto entre él y Washington, una especie de “teléfono rojo”. Según la fuente, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, respondió que Cuba debía aprovechar los canales existentes para avanzar en los temas pendientes, entre ellos las restricciones a los movimientos territoriales de los diplomáticos de ambas Secciones de Intereses.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
1535
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.