Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Dejan atrás palestinos “página negra” con pacto de reconciliación

04/05/2011 08:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) y el laico nacionalista Al Fatah firmaron hoy en El Cairo un histórico acuerdo de reconciliación que pone fin a las divergencias entre ellos y con el resto de las facciones palestinas. En la ceremonia tomaron parte los máximos dirigentes de Hamás, Khaled Meshaal, y de Al Fatah, Mahmud Abbas, quienes tuvieron como padrinos a representantes del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas egipcias -órgano que gobierna el país desde la revolución en febrero pasado. Además al expresidente estadunidense James Carter y al secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa. "Hemos pasado una página negra", dijo Abbas al dar su apoyo al acuerdo y anunciar "la buena nueva desde Egipto", un país que "siempre ha cumplido con su responsabilidad nacional e histórica hacia el pueblo palestino". "Cuatro negros años han afectado a los intereses del pueblo palestino. Ahora nos encontramos aquí para demostrar una voluntad común", añadió. Meshaal, que tiene su residencia en Damasco, con el resto del liderazgo palestino islamista exiliado, indicó a su vez que la voluntad de Hamás es crear un Estado palestino y completamente soberano en Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental. "Un estado sin colonos y sin ceder ni una sola pulgada de nuestra tierra ni el derecho de retorno (de los refugiados)", adelantó sobre la que al parecer será la línea política del gobierno de transición que debe formarse en la Autoridad Nacional Palestina (ANP). El acuerdo, que pondrá fin a la división entre Cisjordania y Gaza, fue respaldado por todas las facciones palestinas en la Franja, en un ejemplo de que El Cairo, con un nuevo gobierno desde la revolución, sigue teniendo mucho que decir sobre los acontecimientos en la región. El acto sufrió un inesperado retraso, según la agencia palestina Maan, por una disputa sobre dónde sentarse y la presunta exigencia de Abbas de tomar una postura como "presidente" del pueblo palestino y no como líder de Al Fatah, es decir no sentarse par a par con su rival Meshaal. Otras fuentes aseguraron que el retraso se debió a una diferencia sobre política exterior y la demanda de Meshaal de dar un discurso público sobre ese tema, que eventualmente dio. Para contrarrestar cualquier influencia islamista en este campo, Abbas podría haber pedido ser máximo responsable del gobierno en formación, a lo que Hamás se habría negado, según las informaciones. El documento firmado, que establece asimismo la convocación de elecciones en el plazo de un año, supone un paso gigante hacia la unidad, ya que se trata de la primera vez que ambos partidos se ponen de acuerdo en algo tras sentarse en la mesa de negociaciones. En años pasados lo habían intentado también con la ayuda del anterior régimen en Egipto, pero sin éxito. Analistas y políticos locales atribuyen el logro a la cambiante realidad en la región, como la ausencia de un proceso de paz entre Israel y la ANP y la situación en Siria que amenaza la presencia del liderazgo de Hamás en Damasco. Asimismo la urgencia de Abbas de concretar una aparente unidad de cara a su campaña en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para obtener el reconocimiento de un Estado palestino. Sin embargo, el acuerdo no ha logrado tapar las amplias divergencias de principio entre los dos partidos palestinos más importantes, ni las que existen con sus otros socios, sobre todo en lo que respecta a las fuerzas de seguridad en Cisjordania y Gaza, y el tema de Israel. Nadie sabe exactamente aun cómo se regirán los servicios de seguridad en esos territorios, que en los últimos cuatro años han perseguido a sus rivales en las zonas bajo su control, desatando mayor enemistad. El acuerdo sentencia en ese sentido la liberación inmediata de todos los presos políticos e ideológicos en el territorio palestino. Hamás y Al Fatah mantienen una agria disputa desde que en 2007 los islamistas tomaron la Franja de Gaza en un sangriento golpe de Estado contra Abbas, y más allá de sus perspectivas sociales y religiosas se ven divididos por la actitud a adoptar hacia Israel. Los primeros creen en una lucha armada sin cuartel hasta destruir al Estado judío, mientras los segundos lo reconocieron en los acuerdos de Oslo y sólo reclaman, por la vía pacífica, la frontera anterior a 1967, con Jerusalén oriental como capital. El anuncio de Meshaal, que representa al ala dura del movimiento islamista, puede acarrear un cambio trascendental de cara a septiembre, cuando el presidente palestino pedirá a la ONU que reconozca un Estado en las fronteras anteriores a la guerra de los Seis Días de 1967. Israel, que mantiene una situación de guerra intermitente con Hamás, rechazó el acuerdo y pidió a través del enviado del Cuarteto, Anthony Blair, que la comunidad internacional no lo apoye. Un mensaje que el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu llevó este miércoles a su encuentro en Londres con su colega británico, David Cameron, y mañana llevará a París en la entrevista con el presidente francés Nicolas Sarkozy.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
1040
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.