Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Grandespymes escriba una noticia?

¿Cómo definir las competencias de una empresa?

19/05/2018 17:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Jesús Garzás

En los últimos días, por motivos laborales, he estado envuelto en unas cuantas reuniones acerca de competencias. He compartido puntos de vista con distintos profesionales y he llegado a la conclusión, que ya intuía de antemano, que cada maestrillo tiene su librillo.

Así que he decidido escribir un post sobre el mío.

Sí, es cierto que existen algunas escuelas y, sobre todo, existen tendencias o modas. Como fuente de inspiración o simplemente para enriquecerse culturalmente, creo que está bien conocerlas. Sin embargo, a la hora de definir competencias para una empresa, yo no creo en medicamentos genéricos, creo en la medicina personalizada.

¿Qué quiero decir con esta metáfora? Pues que cada compañía es un mundo, y que habrá que adaptar los conceptos sobre los que queremos vertebrar su cultura laboral, a su idiosincrasia.

¿Cómo hacemos esto? Pues yo creo que tenemos que trabajar sobre dos elementos fundamentales:

  • Visión: Aquí hablo fundamentalmente de la visión del consejo directivo, de las personas que toman las decisiones en la empresa: ¿Cómo queremos ser en el futuro? Aunque esta pregunta se quedaría coja si no añadimos también la opinión de aquellos a quien prestamos servicios o vendemos productos... ¿Cómo quieren nuestros clientes que nos comportemos? Una vez recogidas las contestaciones a estas cuestiones deberemos preguntarnos qué competencias necesitan nuestros trabajadores para adaptarse a ese escenario futuro que nos hemos dibujado.
  • Cultura actual: Esté definida en un papel o no, toda empresa tiene su cultura, el modo en el que se comportan los empleados cuando no mira el jefe... como vi una vez que la definían. Bromas aparte, todo grupo de personas tiene una esencia, una tendencia natural de comportarse que no podemos obviar a la hora de definir las competencias. Si lo que definimos difiere demasiado de la realidad actual, los empleados pueden percibirlo como algo totalmente ajeno y ponerse a la defensiva en lugar de tratar de adoptarlo.
¿Quiénes queremos ser? ¿Quiénes somos? Estas son las dos preguntas con las que tenemos que trabajar a la hora de definir las competencias.

El "¿Quiénes somos?" necesita ir cargado de autocrítica para identificar lo que no debemos perder, pero también los que nos sobra.

El "¿Quiénes queremos ser?" debe ir cargado de realismo para no dejar que la visión eleve más de lo debido nuestros pies sobre el suelo.

La teoría es opinable pero fácil. ¿Pero qué podemos hacer si a la hora de la verdad no encontramos las palabras adecuadas, o tenemos demasiadas propuestas y no sabemos cómo elegir, si no acertamos a plasmar negro sobre blanco lo que ronda en nuestras cabezas?

Aunque normalmente el camino que se sigue es el de definir la competencia y después los comportamientos asociados a ella, hay veces, cuando estamos atascados, en que se puede hacer al revés. ¿Qué comportamientos nos gustan de nuestra gente? ¿Qué comportamientos querríamos ver más? Hagamos una lista, asociemos una prioridad y después intentemos agrupar aquellos que tienen cierta relación. Sólo queda ponerle el título y ya tenemos la competencia.

¿Cuál es el número ideal de competencias? De nuevo hay muchas escuelas, aunque predomina la del diez supongo que por aquello de redondear y porque desde jóvenes en la escuela nos han enseñado a desear este número. En mi opinión ese sería el tope, porque tan importante como definir bien unas competencias es conseguir que los empleados las conozcan, las vivan y se identifiquen con ellas. Y para esto es útil crear una cantidad que las permita memorizar. Sí, seleccionar es difícil, pero en el futuro agradeceremos tener un número lo más manejable posible. Además, y aquí tiro piedras contra mi propio tejado, menor cantidad significa también menor número de horas de consultoría si pedimos ayuda externa.

Y por fin llegamos al punto en que las hemos decidido y las tenemos descritas, ¿se acabó la faena? Pues aquí empieza el verdadero trabajo, ese del que hablaba hace un momento, conseguir que los empleados las hagan suyas, que las vivan, que las aprecien... pero eso sin duda daría para otro post y para muchas más horas de consultoría

En fin, espero que haya sido de utilidad, y si mientras lo lees meneas la cabeza dubitativo porque eres un maestrillo con otro librillo.

Fuente: http://enbuenacompania.com/como-definir-las-competencias-de-una-empresa/

imageimageimageimageimageimage

Sobre esta noticia

Autor:
Grandespymes (13512 noticias)
Fuente:
grandespymes.com.ar
Visitas:
392
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.