Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Defiende Guido Westerwelle con energía su supervivencia política

06/01/2011 14:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El presidente del Partido Liberal de Alemania (FDP) y ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, pronunció hoy lo que analistas calificaron como “el discurso de su vida” para recuperar la confianza de su partido y reivindicar su liderazgo. Si lo consiguió o no se sabrá al final del congreso que el FDP celebra este 6 de enero en Stuttgart. El problema reside en que en apenas un año el partido pasó en las encuestas del 14 al 4.0 por ciento de los votos. Guido Westerwelle, de 49 años y líder del FDP desde hace una década, utilizó sus mejores cartas e hizo un combativo discurso en el que argumentó que su partido –en el gobierno junto al equipo de Merkel- es el máximo responsable de la recuperación económica alemana. “No hay otro país en el mundo que salga de la crisis financiera como lo está haciendo Alemania. Nosotros los liberales tenemos la valentía de hacer lo que es necesario hacer, aunque no nos feliciten cada día por ello”, dijo. La realidad es que su puesto al frente del partido peligra, ya que en este nuevo año serán convocadas siete elecciones regionales y la posibilidad de que el FDP no supere el cinco por ciento necesario para entrar al parlamento es alta. En este sentido, Westerwelle comentó que “los sondeos no son la valoración última de nuestras políticas. Nuestras políticas son valoradas por nuestros ideales, nuestras creencias y nuestros valores”. Pero medidas impopulares, como excepciones fiscales para los hoteles, comentarios negativos contra los beneficiarios de las ayudas sociales, un perfil bajo en política exterior y la no aprobación de sus propuestas electorales hicieron que el actual ministro de exteriores sea el político de primera fila peor valorado. Ciertamente, Westerwelle no recordará el 2010 como su mejor año: ya que el empresario Michael Mronz, con quien contrajo matrimonio el pasado mes de septiembre, fue acusado de lucrar durante las visitas oficiales en las que acompañó a Westerwelle. Durante 2010, sus constantes desacuerdos públicos con la canciller alemana Angela Merkel, desde el puesto número dos del gobierno que ocupa en calidad de socio de coalición, le han restado apoyos entre las filas más conservadoras del FDP. Oficialmente tuvo que reconocer que el cuerpo diplomático de Hitler siguió trabajando en el Ministerio de exteriores después de 1945. Su mano derecha en el Ministerio resultó ser un informante de los diplomáticos estadunidenses en Berlín. Estos calificaron a Westerwelle como “inepto” y “arrogante” según la información que filtró el sitio WikiLeaks. Esto hizo que varios miembros de su propio partido lo criticaran públicamente y pidieran la renovación del partido, además de que los analistas introdujeran la posibilidad de un “auto-colapso” del FDP, socio minoritario en el gobierno. “Las voces contrarias a Westerwelle han hecho mucho ruido en los últimos días pidiendo su dimisión, pero en realidad no son tantas”, aseguró la vicepresidenta del grupo parlamentario Miriam Gruss durante el baile que precede la conferencia política. Incluso sus socios de gobierno CDU/CSU salieron en su apoyo, intentando que la desestabilización del FDP no les salpique y obligue a convocar elecciones anticipadas. “Westerwelle es una de las luces más brillantes del liberalismo” o “tengo la esperanza de que el FDP se estabilice cuando escuche a Westerwelle”, repitió la víspera el líder de los demócratas-cristianos bávaros, Horst Seehofer. Los dinosaurios del partido liberal también intentaron allanar el camino a Westerwelle, con comentarios como “el FDP está unido y luchando”, dijo Rainer Brüderle ministro de economía. “Será un nuevo comienzo”, aseguró Dirk Niebel, ministro de desarrollo, “Westerwelle pondrá el punto de partida a una campaña electoral victoriosa”, agregó Birgit Homburger, líder parlamentaria liberal. Y es que la revuelta estuvo preparada por los más jóvenes, como Wolfgang Kubicki, Christian Lindner, Daniel Bahr y Philipp Roesler, actual ministro de sanidad. Westerwelle fue recibido con un fuerte aplauso y en ninguno de los discursos que le precedieron -Hans-Ulrich Rülke y Christian Lindner- afilaron los cuchillos. Después habló 70 minutos convencido de poder retomar las riendas de su partido y con la experiencia de actuar bajo presión.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
1826
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.