Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gestoresderiesgo escriba una noticia?

Decidiendo la composición de las fuentes de financiación de la empresa

24/03/2011 12:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mario Cantalapiedra – Economista

Una vez entendido que el apalancamiento financiero permite a la empresa que la financiación mediante recursos ajenos aumente su rentabilidad financiera, me gustaría compartir con vosotros una serie de reflexiones sobre la dimensión real de este efecto. En este sentido, el análisis de lo que representa el apalancamiento financiero debe tener en cuenta, además de las consecuencias sobre la rentabilidad, los siguientes dos aspectos:

  • En primer lugar, la financiación ajena para la empresa supone asumir un riesgo, de tal modo que el efecto positivo del apalancamiento sobre la rentabilidad financiera puede no ser argumento suficiente para compensar el mayor riesgo soportado al aumentar el nivel de deuda. Que se lo digan sino a nuestra Economía que sigue pagando los excesos de endeudamiento cometidos en el pasado tanto por parte de las familias como de las empresas, con el beneplácito de las entidades financieras prestamistas de los fondos, no lo olvidemos.
  • En segundo lugar, debemos entender que la capacidad de una empresa para endeudarse es limitada. No hace falta que os recuerde que en muchas ocasiones la empresa no puede aumentar la deuda aunque desee hacerlo, por ejemplo, en un contexto de escasez de financiación bancaria como el que vivimos actualmente, y que no tenemos nada claro, al menos en lo que a mi persona se refiere, cuanto durará. Algo que suele agravarse en función de cual sea la dimensión de la compañía, es decir, para las pequeñas empresas todavía resulta más difícil endeudarse.

Luego el posible efecto de apalancamiento positivo, más allá de que represente un factor importante a considerar, no puede ser el único criterio que lleve a decidir la composición de las fuentes de financiación en una empresa. En todas las compañías debe producirse un equilibrio entre los fondos propios y los ajenos, el cual dependerá de sus circunstancias concretas en función de lo que os acabo de comentar. Al respecto de este tema, podemos decir que existen dos posiciones contrapuestas que propugnan, respectivamente, la existencia de una estructura financiera óptima en la empresa, en función de una determinada combinación de recursos propios y ajenos, la denominada tesis tradicional, y la no existencia de la misma que propugnan autores como Modigliani y Miller. Cada uno tendrá su propia opinión, pero creo que muchos coincidiréis conmigo al afirmar que vuestras empresas ahora se están financiando… ."como pueden".


Sobre esta noticia

Autor:
Gestoresderiesgo (606 noticias)
Fuente:
gestoresderiesgo.com
Visitas:
3230
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia creative Commons
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.