Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bestard escriba una noticia?

Lo Que Todos Deberían Saber Sobre Las Técnicas De Relajación

19
- +
29/07/2020 10:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estás ansioso o estresado y quieres relajarte; pero no lo consigues. ¿Por qué es tan difícil lograr la relajación? En este artículo conocerás la respuesta y además te brindo útiles consejos que posiblemente no hayas encontrado hasta ahora sobre el arte de relajarse

Hoy en día estar estresado o ansioso es como tener un resfriado.

Es molesto, nadie lo desea y si acudes a un especialista de la salud o a un amigo confiable lo primero que te dice es: “Tienes que relajarte”.

Muchas veces no te dicen el cómo hacerlo, y en otras ocasiones te orientan un método o una técnica, pero aun practicándola no lo consigues.

Quizás te hayas dado por vencido y creas que la relajación no es para ti y que estás destinado a funcionar en piloto automático.

Lo cierto es que muchas personas se hacen la misma pregunta:

¿Por qué es tan difícil lograr la relajación?

En este artículo conocerás la respuesta y además te brindo útiles consejos que posiblemente no hayas encontrado hasta ahora sobre el arte de relajarse.

Es cierto que existen muchas técnicas de relajación y no es mi objetivo entrar a detallarlas.

Lo que quiero es señalarte sobre lo que a veces aun los especialistas de la salud no tienen en cuenta a la hora de aconsejar en materia de relajación.

La relajación se hace difícil porque la mayoría de las personas parte del supuesto erróneo que se necesita ejercer cierto tipo de control para lograrla.

Pero querer el control es como una exigencia interna que precisa de un esfuerzo. Y todo esfuerzo crea tensión.

¿Notas la incongruencia?

Quieres relajarte tratando de controlar la relajación.

Además, la relajación se convierte en un problema cuando te dices a ti mismo: “Tengo que relajarme o debo relajarme”, porque lo conviertes en una obligación, en un deber, en una meta.

Y mientras existe un “debería” en tu mente no te puedes relajar. Es más, cuando no logras ese “debería” te sientes frustrado por no poder conseguir aflojarte.

Te voy a decir un secreto a voces:

Una de las cosas que más produce estrés y ansiedad es creer que no tienes el control.

¡Imagínate entonces si quieres tener el control sobre la relajación!

¿No te ha sucedido que empleas alguna técnica para relajarte y en medio de la práctica te surge la necesidad de averiguar si en realidad lo has logrado?

Si es así, ahí tienes la evidencia de lo que te acabo de exponer.

En este asunto existe otro punto recurrente; y es el CÓMO.

Cuando dices: “¿Cómo me relajo?” en esencia estás pidiendo una técnica, un método, una fórmula para lograrla.

La aplicación de toda técnica implica esfuerzo y …ya sabes, vuelves a caer en el mismo círculo vicioso (esfuerzo implica tensión y tensión implica ausencia de relajación).

Por eso cuando los clientes me preguntan cómo relajarse, les aconsejo que no hagan nada porque todo lo que hagas será precisamente el obstáculo para lograrlo.

¿Por qué?

Porque relajarse es un soltarse tan intenso que no deseas nada de nada. Es la ausencia total del deseo de querer lograr algo.

Las personas que se sobreentrenan haciendo ejercicios saben de esto.

Cuando han practicado hasta el límite están tan agotados que se tiran en un lugar y no mueven ni un pequeño músculo.

Relajarse es un soltarse tan intenso que no deseas nada de nada. Es la ausencia total del deseo de querer lograr algo

Es como si se derritieran en un abandono total. En sus mentes no está ni la remota idea de querer relajarse. La laxitud ocurre porque sí.

¡Esa es la verdadera relajación!

Otro ejemplo: Observa la elegancia de un gato cuando se está despertando o de una flor cuando se abre.

Todo en la naturaleza tiene como trasfondo esa hermosa actitud de existir sin tener que esforzarse.

Otra cuestión que complica el problema de la relajación es cuando se introduce la medición.

Son muchos los libros y los artículos que encuentras hoy día que te hablan sobre los supuestos niveles de relajación.

¿No te das cuenta que es ese mismo establecimiento de medidas justamente lo que impide la relajación porque ahora comienzas a preocuparte por si has alcanzado o no los niveles previstos?

Es obvio que llegado a este punto te preguntes:

A pesar de todo esto: ¿Es posible relajarse?

¡Por supuesto que sí!

Te lo ejemplifico: Si alguna vez has intentado aprender a bailar, sabes que la mejor manera de lograrlo es cuando no ofreces resistencia, cuando te dejas llevar.

Para eso no puedes estar pendiente al compás musical que pasó o al que viene, solo tienes que estar en el que está produciéndose en ese momento.

Por lo tanto, si la actividad que estás realizando la ejecutas espontáneamente, dejando que cada momento en sí mismo decida qué tienes que hacer, sin tener un plan, o una expectativa; entonces aun cuando estés activo, estarás relajado.

Y hay otro ingrediente importantísimo para lograr la relajación durante una actividad: La alta dosis de pasión y amor que pongas en lo que realices.

El amar lo que haces es de por sí, relajante. Cuando hay amor, hay relajación.

Observa a una pareja. Cuando se aman de verdad están relajados porque no necesitan de máscaras para comunicarse.

Por eso es que el amor, la felicidad y la relajación siempre andan de la mano.

Y nota que este fenómeno ocurre también si amas a tu cuerpo.

Si internamente rechazas a tu cuerpo no puedes sentirte cómodo.

El conflicto que creas al no aceptarlo no te permite estar distendido por muchas técnicas que apliques.

No creas que amar a tu cuerpo es una actitud vanidosa, al contrario, es lo más cerca que puedes estar de la espiritualidad.

Por eso te digo; la relajación es uno de los fenómenos más bellos y abarcadores que existe y sus ingredientes fundamentales son: soltar­se, confiar, entregarse, amar, aceptar, fluir, unirse con la existencia y disolver el ego con su manía de esfuerzos.

Termino con este consejo:

Cuando te encuentres en una situación estresante, no te agobies, no temas al estrés.

Adéntrate en él, siente esa tremenda cantidad de energía que se está produciendo y simplemente permítela, acéptala, acógela.

No es luchar, es invitar y abrazar a esa energía.

Si lo permites, te sorprenderás cómo no tarda en llegar una profunda relajación que no ha sido creada por ti, sino por la propia vida.

Recuerda esto:

Tú puedes hacer de cada momento de tu vida un cielo o un infierno, porque el cielo y el infierno no son lugares físicos.

El infierno es cuando estás tenso, el cielo es cuando estás relajado.

UN FAVOR:

Déjame saber tus experiencias en cuanto a la relajación y qué técnicas usas para ello.

MUCHAS GRACIAS

 


Sobre esta noticia

Autor:
Bestard (68 noticias)
Visitas:
424
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.