Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Nike escriba una noticia?

¿Hasta donde debemos de tener fe? La crisis de la Iglesia Catòlica

10/02/2011 11:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Què hacer? ¿Còmo afrontar que uno de nuestros principales reguladores de conducta y ètica se desgaje y degrade? La religiòn hoy mas que nunca recae en una crisis profunda

Nunca resultará sencillo para nadie tratar un tema con tantas vertientes y opiniones encontradas como lo es la religión. Sea cual fuere, siempre habrá cuestionamientos y reproches hacia las autoridades que las dirigen como a sus feligreses también. Hoy buscaré dar un enfoque muy personal, sin buscar tocar ni herir susceptibilidades. No es mi objetivo volverme crítico ni en contraparte defender alguna posición, simplemente intentaré hacer un análisis sin ser afectado por creencias personales e intentando ser lo menos subjetivo posible.

Lo dicho, no es fácil tratar estos temas, aquel que se atreva debe intentar tomar todo con sumo cuidado y consciente de que cada una de sus palabras serán analizadas y rebuscadas con minuciosidad. Y es que en días recientes la religión católica ha sido objeto de ataques y críticas, la mayoría de ellas totalmente fundamentadas. Las voces claman ante la profunda desconfianza que han producido los encomendados a ser pastores para sus seguidores, sin duda los casos comprobados de abuso sexual a menores y las miles de denuncias alrededor del mundo han lacerado la percepción de esta Institución como el regulador de conducta y único camino de salvación para muchos, han servido las acusaciones para sumir a la Iglesia en una de sus crisis más profundas y de la que será necesaria mucho más que fe para salir avante. La Iglesia instituida por Jesucristo y la mas longeva, hoy se ve sometida a miles de miradas inquisidoras por su actuar tibio ante tales acusaciones. Su grupo “Legionarios de Cristo”, uno de los más influyentes y poderosos dentro de la jerarquía eclesiástica, pasó de ser uno de los bastiones tanto morales como económicos, a un verdadero lastre. Más no se puede apuntar toda la culpa a esta rama, ya que denuncias y acusaciones surgen a todo lo largo del planeta y ha servido para destapar la cloaca en la que con influencias y arreglos la cúspide del catolicismo “El Papado” había intentado mantener tales casos de abusos, resultando también manchado.

Cierto es que no es posible condenar a toda una comunidad por los errores y abominaciones de unos pocos, más la sensación que queda es la de una organización que servía de modelo y juez en las conductas de millones y que cuyos soldados fueron víctimas de deseos pasionales detestables. Hoy la creencia de que un hombre ha sido puesto por Dios con potestad para dirigir a todo su rebaño parece esfumarse. Tal es el punto de degradación, que se llegó a temer por la integridad y seguridad de los hijos quienes en otros tiempos recibían reglas de moral y conducta de los que se han convertido en principales verdugos en la pérdida de esa inocencia.

Habrá cambios, pues la castidad de los sacerdotes ha pasado de ser un estado de gracia para convertirse en un estado de peligro constante para sus fieles

El catolicismo está en problemas, corre el riesgo de perder toda credibilidad ante su incapacidad de elegir idóneamente a los que están para defenderla, no sólo eso, ante su manera torcida de manejar hechos que en su tiempo debieron ser repudiados. Tal vez sea esto lo que más la inculpa, porque como humanos sus sacerdotes pueden ser víctimas de tales tentaciones; sin embargo, nunca debieron recibir de la Iglesia ningún tipo de respaldo. Sus seguidores se sienten heridos al descubrir la doble moral que maneja y la forma anárquica en la que simula ser regida. No hay duda que sabrá levantarse, pero la imagen inmaculada que intentaba proyectar ha quedado totalmente desgarrada.

Los actos cobardes y deleznables de aquellos que han sido señalados deben ser castigados, la laicidad de los estados deben marcar la diferencia. La Iglesia como modelo debe dejar de meter sus manos, como una manera de redimirse por los errores cometidos en el pasado. Habrá cambios, pues la castidad de los sacerdotes ha pasado de ser un estado de gracia para convertirse en un estado de peligro constante para sus fieles. En tiempos de cambio el Catolicismo esta llamado a reinventarse, a evolucionar, ya que la idea de tal como un noble cordero, unos cuantos parecen haberla convertido en piel de fiero lobo. La institución y sus enseñanzas prevalecerán, después de todo sus puertas prevalecerán hasta el final de los tiempos, su longevidad da muestra de ello, y así mismo fue designado desde sus orígenes por su fundador.

Su grupo “Legionarios de Cristo”, uno de los más influyentes y poderosos dentro de la jerarquía eclesiástica, pasó de ser uno de los bastiones tanto morales como económicos, a un verdadero lastre


Sobre esta noticia

Autor:
Nike (4 noticias)
Visitas:
7786
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.