Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pymesyemprendedores escriba una noticia?

¿Cuando debemos decir alto y ... cambiar de rumbo?

12/01/2011 22:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imagePor Juan Carlos VélezEl camino de los emprendedores en cualquier parte del mundo es generalmente un camino muy duro. Es muy sencillo tener un salario en alguna empresa, cobrar cada 15 días o cada mes y así dejarse llevar por esta deliciosa etapa "aparente" de calma económica. Pero cuando uno es "emprendedor" cada día es como si fuera el último de nuestra vida. No existen los descansos cuando necesariamente uno quisiera.

Nadie obliga a uno a descansar pero su lucha interior lo obliga a no pedir tregua. ¡Cuanto quisiera uno irse de viaje y disfrutar de los paisajes en fechas importantes!, pero no siempre se puede y peor aún si uno es emprendedor. La siembra precede a la cosecha y solamente cuando hayamos guardado "pan para mayo" es que debemos decir .. ahora si por diversión... descanso. ¡Ahora si me lo merezco!.

Un emprendedor tiene el sendero de su vida empresarial lleno de muchos elementos "externos" y muy ajenos a su ideal. Lo que diferencia a un emprendedor que sembró y uno que solamente lo intentó radica en su paciencia, su perseverancia y su prudencia, además de la puntualidad de sus acciones (las 4 P del éxito funcionan). La mayor parte de emprendedores pierden la paciencia con las primeras dificultades y abandonan el "barco" rápida e injustamente, "cambiando su futuro promisorio por uno más incierto".

Sin embargo, hay algo para tener en cuenta: es muy importante y lo puedo afirmar como consecuencia de más de 26 años de experiencia profesional de los cuales 20 años he sido emprendedor y es : "No todo el mundo nace para ser emprendedor".

Es muy justo tener en cuenta que la fortaleza interna más que física, fortaleza espiritual "demanda más que sacrificios al emprendedor". El novato puede confundir un "logro"y sentir que ya toca su premio. Nada más falso y errado. El emprendedor conoce los que es la derrota absoluta. Conoce lo que es la tristeza sin fin. Conoce lo que es la amargura de la pérdida. Conoce lo que es la traición de quien más era de su confianza. Conoce lo que es un error de cálculo que lo lleva otra vez a fojas cero. Conoce una y otra vez el amargo sabor de la quiebra. La pregunta surge por si misma...Cuando decir basta y ya no ser emprendedor y buscarse el sustento como sea y cuando decir.. seguiré adelante como emprendedor. Si la lucha no tiene descanso. Si las obligaciones no dan tregua entonces, ¿cómo saber si no es un "error" más?, una ilusión más . Un sueño más...

La respuesta la encontré en un viejo papel hace un par de años. Al revisar unos archivos descubrí un antiguo currículum vitae u hoja de vida elaborado por mi hace más de 2 años. En dicho papel decía en resumen: De los 26 años de experiencia laboral, 6 años trabajé para alguien y 20 años trabajé para mi (en diversas áreas comerciales o industriales). Un análisis frío y exhaustivo decía que mi horizonte laboral independiente superaba largamente a mi horizonte dependiente. Casi lo triplicaba. Por ello decidí ser independiente pese a la aparente tranquilidad que daría el recibir un sueldo seguro (entre comillas) cada 15 de cada mes. Pero en tiempos tan violentos económicamente hablando esa aparente tranquilidad es efímera. Y además lo que es tranquilidad para algunos resulta imposible o inexistente para personas como yo. Mi espíritu libre y casi sin jefes en más de 20 años haría muy difícil el volver a empezar como dependiente. Mi espíritu combativo de mil victorias y mil derrotas me hizo pensar que mi camino ya estaba trazado. No necesariamente por una deidad, sea cual fuera su naturaleza, sino por mi propia voluntad. El decir basta, no estaba en mis planes. Mi espíritu de independencia económica como emprendedor me daba una hoja de ruta. Siempre habrían dificultades. Pero estas dificultades las conocía bien y sabía como controlarlas. No me iban a derrotar pues estaban dentro de mi territorio. Yo no era novato. Mas de 20 años de emprendedor me decían que algo había aprendido. Ya estaba claro. Yo no voy a cambiar de rumbo. Seguiré siendo emprendedor.

Y Ud. mi querido lector está seguro de tomar esa decisión? o es hora de cambiar de rumbo? Analice con mucho cuidado su respuesta y le deseo la mejor de las suertes. Hasta la próxima...

Por Juan Carlos Vélez 


Sobre esta noticia

Autor:
Pymesyemprendedores (595 noticias)
Fuente:
pymeyemprendedores.com
Visitas:
1491
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.