Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Héctor Darío Reyes escriba una noticia?

Damaris y Yaíma: Belleza en arreglos de canción

24/11/2010 15:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Perla Marina, 20 años, Juramento, Longina y Ojos Malignos fueron temas de la mejor tradición trovera cantados por Damaris Figueroa para unirse a la ya sentada voz y ejecución de Yaima Orozco con sus Nueva Melodía, Pidiendo vida, Déjame Ser y Necesito

Perla Marina, 20 años, Juramento, Longina y Ojos Malignos fueron temas de la mejor tradición trovera cantados por Damaris Figueroa para unirse a la ya sentada voz y ejecución de Yaima Orozco con sus Nueva Melodía, Pidiendo vida, Déjame Ser y Necesito. Este último, un préstamo de Fernando Bécquer que ya debería ser de ella, así como Carlos Varela regaló Habáname a Ana Belén por lo grande de su interpretación, El “Fernan” debería conceder a Yaima la dicha de adoptar esta canción.

Quien esto escribe, admirador de la trova femenil del patio, no sabe bien cómo se unieron las muchachas; ni de quien fue la idea. Pero sí el porqué quedó tan bien el mínimo concierto de la noche lunera en el Museo de Artes Decorativas de Santa Clara.

Ellas dos se lo merecen. Y es que empastan no solo temas tradicionales con la más reciente creación trovadoresca. También imprime encanto al espectáculo, el clasicismo vocal y estético de Damaris con esa sensualidad casi irreverente de Yaima. Pasión y talento brotaban de sus voces, de sus rostros, de sus cuerpos, de sus “ser”.

De Yaíma Orozco, decir que ha madurado en proyección e interpretación. Interesantes sus paseos por acompañamientos entre la tradición y lo contemporáneo; para luego aterrizar en ejecuciones tanto propias, como de Santa Clara, ciudad que la admira cada jueves en la Trovuntivitis y alguna que otra madrugada sabatina en las peñas de la UNEAC que ya van a cumplir un año.

Más sobre

Su quehacer no se queda solo en canciones ni en arpegios. Tampoco en esos temas que deslizan entre poemas, trova y acordes del pop. Su entonación ingenua y voz de amplio registro, técnica y color está escalando en proyecciones de espiritualidad que bien conjugan con audacias del rock, y el influjo que denota su más rítmico placer corporal.

De Damaris Figueroa no hay nada cerrado por decreto. La bella filóloga de profesión, que unió voces con trovadores de la vieja escuela como el Trío Enserie, o Leonardo García no ha parado su instrumento del badajo para seguir entonando y asombrando. Aún las callejuelas pilongueras entonan susurrante un “estoy tocado por tu olor…para reverdecer” tema que tan magistralmente cantara a dúo con ese otro grande que es Rolando Berrío.

Damaris estuvo ausente un buen trecho de su carrera cancionera, pero ya ha retornado a la ciudad que la formó, que le dio alma de cantante. Ha plasmado bien a relieve sonoro su valía y lo está poniendo en práctica y a la luz santaclareña en conjunto con otras féminas del quehacer más contemporáneo.

Y de que (no) Callada manera cerraron a dúo en memorable interpretación de ese temazo de Pablo Milanez que en arreglos de estas féminas repito ¡hermosas!, se tomaron el museo en un asalto cancionero que a decir verdad no gustó del todo…Encantó a todos los presentes.


Sobre esta noticia

Autor:
Héctor Darío Reyes (4 noticias)
Visitas:
3441
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.