Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rogger Alzamora escriba una noticia?

Cusco, desastre anunciado

10/02/2010 18:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cada día una nueva tragedia azota la capital del incario y no parece conmover al gobierno, que se limita a enviar ayuda dejando para el siguiente gobierno la solución del problema de fondo: el calentamiento global

Las consecutivas y casi diarias tragedias que castigan el Cusco no son sino el preludio de lo que le espera al planeta. Hay cosas que son incomprensibles para la mente común.

¿Hasta cuándo seguiremos haciendo discursos sobre el calentamiento global y sus consecuencias? Hace poco se realizó la Cumbre de Copenhague y en realidad sirvió para que cada representante se lave las manos. Puros discursos para que al final todo se vea reducido a intereses políticos y/o económicos. Los países desarrollados no quieren comprometerse con las durísimas normas de salvamento del planeta, principalmente porque no les conviene. Los países pobres arguyen que no tienen recursos o que los ataques a la naturaleza son inevitables desde la miseria, porque el hambre es la prioridad.

¿Cuánto dinero cuestan los desastres naturales en el mundo?

Hay un incendio forestal en California. Se queman miles de hectáreas.

El gobierno envía flotas de helicópteros o avionetas para lanzar agua desde el aire. Brigadas de rescatistas marchan hacia el lugar. Se pierden plantaciones, bosques, viviendas y hasta vidas humanas. O, llegan los tornados más frecuentemente cada vez y causan muertos y daños materiales en inmensas zonas. ¿Cuánto le cuesta reconstruir? ¿Cuánto, digamos, le costó al gobierno de los Estados Unidos reconstruir Nueva Orleans, luego del huracán Katrina? ¿Diez mil millones de dólares? ¿Más que eso?

¿Cuánto le costará a España, México, Uruguay, Brasil, Filipinas, Gran Bretaña, Perú, etc, etc, recuperar los pueblos, su tránsito, sus canales de agua, desagüe; sus servicios de luz y teléfono y además luchar contra las enfermedades derivadas de la insalubridad?

En suma, ¿cuánto le costará al mundo enfrentar todas estas tragedias juntas? ¿Diez, veinte, cien, mil billones de dólares?

Establecido ese hipotético presupuesto para enfrentar las consecuencias de los desastres naturales, ¿no sería mejor invertirlo en defender al planeta de la agresión a la que la sometemos?

Sería mejor si esas ingentes cantidades de dinero requerido para resarcir los daños se invirtieran en ayudar a modificar los estándares de las empresas o sectores que más dañan el planeta..

La solución no está en pedir o enviar ayuda a cada lugar afectado, sin que eso deje de ser un acto humanitario. Sería mejor si esas ingentes cantidades de dinero requerido para resarcir los daños se invirtieran en, digamos, ayudar a modificar los estándares de las empresas o sectores que más dañan el planeta y que se niegan a atender las recomendaciones generalmente por intereses comerciales; vigilar eficientemente las formas cuestionables en que operan las empresas que ensucian el planeta. Desarrollar planes de investigación para reemplazar materiales causantes de calentamiento por elementos amigables para con la naturaleza.

Y, por supuesto, acabar con la pobreza. En la Cumbre de Copenhague se dijo que recursos económicos hay suficientes para ello, pero falta voluntad política. Y allí quedó. Como si tuviésemos todo el tiempo del mundo, los líderes políticos se dan el lujo de esperar a encaminar sus voluntades.

Si ese lamentable panorama se da a nivel global, de hecho es mucho peor el caos organizativo, preventivo y administrativo de catástrofes en nuestro país. Cusco y seguramente otros pueblos del Perú sufrirán las consecuencias de la desidia de sus gobernantes. Hay países como Canadá que son un ejemplo a seguir, pero ni remotamente se hace desde acá un esfuerzo por establecer nuevas normas de convivencia con el planeta. Seguimos trayendo automóviles usados y permitiendo que circulen en pésimo estado. El “costo político” sería muy alto

¿Habrá que resignarse a las catástrofes climáticas, mientras los gobernantes se tiran la pelota?


Sobre esta noticia

Autor:
Rogger Alzamora (7 noticias)
Visitas:
6458
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.