Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sergio Barajas Cruz escriba una noticia?

Una cultura perdida

31/07/2014 12:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si el Nilo hablara, Troya ardería de nuevo

La historia universal del mundo nos ha enseñado diferentes maneras de ver el mundo, diferentes modos de entender la vida y sobre todo nos muestra el ingenio, dedicación y sacrificio de la raza humana para mantener viva esa cultura característica de cada época, lugar y raza.

He decidido hablar sobre un tema por todos nosotros conocido pero que al acercarnos con lupa a la letra pequeña descubrimos la gran pérdida de una cultura impresionante para un tiempo en el que los avances técnicos existían gracias a la fuerza de tradición de un animal que no tenía una gran esperanza de vida. Nos iríamos a una época situada en el año 3500 a.C. en un lugar determinado, nos quedamos a las orillas de un río que desemboca en el mar Mediterráneo. Un río que ha generado la creación de un Imperio, la creación de una cultura y el declive de una de las más grandes civilizaciones de la historia universal. Estamos hablando de una cultura revolucionaria y que ha dejado boquiabiertos a científicos, humanistas e investigadores. Se trata de la cultura del Nilo, la cultura por todos nosotros conocida y por muchos de nosotros admirada, la cultura egipcia.

En el año 2700 a.C. comienzan a construirse en el valle del Nilo los cimientos de una de las culturas más grandes de la historia universal. Comenzaron a florecer los grandes campos de las artes, matemáticas y las ciencias que darán la vuelta al mundo y que serán la envidia del gran Julio César del Imperio Romano.

A mí, como a muchos otros me fascinan las grandes obras de arte de este gran Imperio que duró poco menos de 3000 años. Y que sus grandes obras de arte duran hasta nuestros días, siendo obras hechas totalmente con arena del desierto.

La cruel realidad es que cuando el ser humano siente envidia intenta tapar todo lo que se encuentra por el camino, todo lo que no puede superar y todo aquello que no puede igualar

La cruel realidad es que cuando el ser humano siente envidia intenta tapar todo lo que se encuentra por el camino, todo lo que no puede superar y todo aquello que no puede igualar. Todas aquellas obras de arte que el hombre egipcio ideó fueron tapadas. Hemos de decir que el hombre egipcio fue el primer hombre en hacer autopsias como se conocen hoy en día, fueron los primeros que inventaron los mecanismos automáticos y posiblemente los primeros en probar el primer ascensor de la historia.

Los egipcios poseían grandes conocimientos de la arquitectura, ciencia, arte e historia del mundo. Los egipcios sabían cuál era su cometido y su gran obsesión era la eternidad de sus obras de arte. Bien es cierto que su filosofía era aquella que creía en la eternidad de todos sus edificios monumentales, dígase con ello: sus monumentos, arte funerario y sus templos, dedicados a los dioses.

Pero yo aquí no he venido a hablar sobre el gran arte y la listeza de esas mentes privilegiadas que se desarrollaron durante más de tres mil años alrededor del Nilo. Aún me sigo preguntado  por qué la humanidad ha querido tapar todos aquellos avances que llevaron a cabo todos aquellos ingenieros, arquitectos, artistas, y sobre todo esas personas que podían mover bloques de piedra de por lo menos dos toneladas para ponerlos en lo alto de la gran pirámide de Keops. Además de ello nos tenemos que fijar en que todas y cada una de las pirámides están orientadas con las estrellas y sus constelaciones. ¿Por qué se debe de tapar eso? ¿Cuál es la razón?

Os explicaré la razón, se trata de algo gracioso y como todo en esta vida, tiene que ver con el dinero. Bien es cierto que los egipcios fueron los primeros en inventar los instrumentos y trampas automáticas, los primeros que realizaban autopsias y los primeros en saber cómo conservar a un muerto durante más tiempo, pero cuando se trata de ganar dinero, es mejor tapar aquello, me explico, si los egipcios encontraron la manera de llevar la luz del sol bajo tierra para iluminar sus sitios sagrados es mejor taparlo, para que la industria eléctrica obtenga un beneficio utilizando la luz eléctrica para iluminar por el día las iglesias, catedrales, mezquitas y demás lugares sagrados de la humanidad y sus culturas. Además de saber llevar la luz a un lugar, los egipcios inventaron mecanismos que funcionaban con la energía que se producía por el movimiento de engranajes y sin necesidad de electricidad. Si  no hubiéramos tapado todo eso, hoy en día tendríamos ascensores que no tendrían que funcionar gracias a una electricidad que nos arruina cada día más, pero esto amigos, no conviene. Aun así sin quererlo ni beberlo, la cultura egipcia no es lo único que se nos oculta, además de ocultarnos eso el gobierno mundial nos oculta cosas tan precisas como una cura contra el cáncer, pero claro, esto es otro tema, que en otro momento será tratado.Pero todos sabemos que en el momento en el que el Nilo comience a hablar Troya arderá de nuevo.

La gran pérdida de una cultura impresionante para un tiempo en el que los avances técnicos existían gracias a la fuerza de tradición de un animal

 

"El hombre teme al tiempo, pero el tiempo teme a las pirámides" Proverbio árabe

 

Sergio Barajas Cruz


Sobre esta noticia

Autor:
Sergio Barajas Cruz (13 noticias)
Visitas:
1076
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.