Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dianalópez14 escriba una noticia?

Cultura financiera para no financieros

08/09/2015 21:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si quieres mas información: www.oficinasvirtuales.mx

El dinero nos preocupa a todos. Desde cómo obtenerlo hasta cómo aprovecharlo mejor y cómo incrementarlo para asegurar nuestra tranquilidad. Y del tema —gastos, deudas, seguros y el famoso buró de crédito— habló en reciente evento organizado por Oficinas IBS un experto, Luis Arturo Rodríguez Vázquez, director de Operaciones de la casa de bolsa virtual Kuspit y asesor de inversiones.

Rodríguez comenzó explicando que si bien todos tenemos ciertos gastos ineludibles, como alimentarnos, por ejemplo, lo que gastamos en esto depende de dónde lo hacemos. Y ejemplificó:

“Un desayuno de sándwich de jamón, fruta, jugo de naranja y café, por ejemplo.  Si lo comes en tu casa gastas cuesta 120 pesos en 5 días. Si lo haces en  un comedor económico, el gasto se eleva a 225 pesos, pero si vas a un restaurante, no uno elegante, sino uno tipo Vips, Toks, ya gasta s a la semana 495 sólo del desayuno. Y sumamos al gasto semanal lo concerniente a comida y cena, hacerlo en casa sumaría 410 por persona, en comedor económico 800 y si es en un restaurante como los ya mencionados la suma alcanza los 2, 335 por 5 días por persona. Y si eres cabeza de familia, gastarás cuando menos el doble”.

Como salta a la vista, nuestro desembolso en esta necesidad básica varía muchísimo dependiendo de dónde la satisfacemos. Y así con otros gastos que no podemos dejar de hacer.

El asesor de inversiones continuó comentando que cuando ya no nos alcanza lo que traemos en la cartera nos vemos obligados a usar algún financiamiento. Pero… ¿de dónde obtenerlo?

Jamás de un agiotista —enfatizó— que te presta con “el interés más pequeño que te puedas imaginar: 1% diario”.  Pero suma todo el año y el resultado es una cantidad estratosférica.  Esas personas no tienen una regulación, viven de tu dinero, advirtió.

Habló de la segunda opción de financiamiento, las tarjetas de crédito, los créditos de nómina o personales. “A veces el banco te llama y te dice que tiene un crédito ya aprobado para ti, y te venden el sueño, ¡Ya lo vas a poder lograr!, pero el banco casi siempre ofrece esos créditos con la condición de contratar un servicio más que casi siempre no  es lo que necesitamos”, añadió.

La otra opción de financiamiento, y que sí es recomendable utilizar, dijo, es FONACOT —donde la tasa de interés es muy baja—, los fondos de ahorro o los créditos familiares.

Para tomar una decisión sobre cuál crédito tomar, explicó Rodríguez, debemos tomar en cuenta el CAT, es decir, el costo anual total del crédito obtenido.  El promedio en México está en 43.87%, es decir, por cada 100 pesos tendrás que pagar 143.87 pesos.  Y no es la tasa más alta. Hay de hasta 89.90, comentó.

El especialista financiero advirtió contra otra estrategia de los bancos, el llamado pago mínimo, “que suena muy padre pero hay que analizarlo. Supongamos que compraste algo de 40, 000 pesos con tu tarjeta y sigues el consejo del banco de pagar pagos mínimos de 1000 pesos al mes.  Aparentemente muy cómodo, pero quedas atado con un plazo muy largo. Para terminar de pagar deberán pasar 7 años 6 meses: 90 pagos de 1000 pesos. Al final habrás pagado 108, 600 pesos, 2.7 veces lo que te prestaron. Esto es, pagaste lo prestado y regalaste al banco 1.7 veces lo que te prestó. Y eso si sólo usaste tu tarjeta una vez. Si sigues utilizándola, te metes en una rueda que no se detiene, advierte.

Previno de caer en la tentación de aceptar algunas ofertas de préstamo personal para pagar la tarjeta de crédito y no administrarse  bien para acabar debiendo la tarjeta y el crédito personal.

En cuanto a los meses sin intereses, aconsejó, “hay que considerar si lo comprado  va a durar más que la deuda o no…  alimentos o ropa a meses sin intereses seguramente ya no los tendrás contigo cuando termines de pagar tu deuda, o antes. Si compraste una chamarra que a los 4 meses ya se echó a perder, y desde el cuarto mes estarás pagando por algo que ya no tienes”.

Por ello no es aconsejable pagar a meses sin intereses alimentos, ni ropa, ni vacaciones ni entretenimiento. “Claro que te los mereces, pero haz tu presupuesto para pagarlos en efectivo, porque si pagas a 36 meses una estupendas vacaciones en un crucero, cuando regreses de esas vacaciones no podrás tomar otras en 3 o 4 años”.

En cambio sí es conveniente comprar objetos duraderos a meses sin intereses: una pantalla, un refrigerador,  seguramente durarán más que la deuda.  “Y si tienes el dinero para pagar en efectivo y al comparar ves que a meses sin intereses pagas lo mismo, usa el crédito y mete el dinero en efectivo a una inversión. Por poco que te deje es un regalo para ti. Ya tienes ese dinero y lo pones a trabajar, tal vez una parte  a un año, otra a 8 meses, y así…  para que tengas líquido en el momento en que te toca hacer el pago”, sugirió.

Sobre los niveles de endeudamiento, el experto aconseja que nuestra deuda debe equivaler como máximo al 40% de lo que ganamos. Ese es un buen porcentaje de control, asegura.

El especialista añadió algunos otros tips relacionados con los créditos:

El monto máximo debe estar por debajo del 30% de nuestro ingreso mensual.

Comparar precios antes de comprar. No hay que irse con la primera promoción.

Aprovechar promociones donde obtengamos un descuento por pagar en efectivo en lugar de meses sin intereses.

Adelantar pagos. Si ya tenemos una deuda, y después del pago mensual nos sobra dinero, es recomendable hablar con el banco y aportar para la deuda. Así terminamos más rápido de pagar.

Revisar siempre los comprobantes. Algunas veces en promociones a meses sin intereses los empleados indican tal forma de pago en el ticket pero no en el voucher  del banco. Vale la pena dedicar unos segundos a comprobarlo antes de salir de la tienda y nos podemos ahorrar muchos problemas.

Checar en los estados de cuenta de nuestras tarjetas de crédito el rubro “pago para no generar intereses”.  Si pagas esa cantidad, que es la que usaste en el mes, no pagarás intereses.

Al comprar a crédito, verificar que no sean pagos fijos, pagos chiquititos, porque esos sí tienen interés.  Una computadora de 10, 000 pesos en pagos chiquitos en pagos de 100 pesos… pero a 50 años.  Acabarás pagando varias veces lo que compraste

Más sobre

Checa tu fecha de corte y tu fecha de pago. Si consumo un día después de la fecha de corte, lo pago 48 días después. Pero si lo hago un día antes de mi fecha de corte lo pago 19 días después.  Una gran diferencia.

Una de nuestras deudas más grandes en México son las hipotecas de nuestras casas.  Es un bien grande y ofrecen tasas pequeñas. Entre 11.10 y 12.90 más o menos.  Checa bien que la deuda sea a 15 años.  Que sea a tasa fija. Basada en pesos.

No es un verdugo, es un chismoso.

 

Sobre el famoso Buró de crédito, comentó que no es quien decide si nos otorgan un crédito o no, sólo contiene información relacionada con nuestra forma de pagar “Es una calificación de cómo pagas. Si una vez debiste un peso, si lo pagaste o no, ahí está escrito todo”.  El Buró es un sinónimo de reputación y confianza. “Por eso es muy importante que si algo está mal anotado ahí, veas la forma de arreglarlo”, aconseja. “Tienes derecho a 2 reportes gratuitos al año, y cuesta 35 pesos cada adicional”, añadió.

Recomendó contratar el servicio de Alerta de buró,  que cuesta 132 pesos al año pero que “es muy útil, porque te avisan de cualquier situación que toque tu buró. Si lo checaron, si le añadieron algo… para que no te lleves sorpresas”. Comentó el especialista que esto es recomendable porque uno de los delitos más frecuentes en nuestros días es el robo de identidad.

“Alguien puede usar tus datos para obtener créditos y luego no pagarlos y el afectado eres tú. Puede ser que compres algo y a los 2 meses te llamen porque no has pagado. Y al preguntar te dicen que pagaste por el primer crédito, pero no por el segundo…. ¿cuál segundo? Pues uno que el vendedor, con tal lograr la venta, generó usando tu perfil  para que la persona que entró después de ti a la tienda y que no era apta para el crédito, pudiera hacer la compra. Tú eres buen pagador, pero si te ocurre eso ya estás en problemas en lo que se arregla el asunto”.

Aconsejó también no confiarse con que en pocos años lo eliminen a uno de la lista negra en el Buró. “Muchos dicen en 7 años me eliminan del Buró, no pago y ya. Pero sucede que no es así. El tiempo que debe transcurrir para ser borrado de esa lista depende del monto del crédito: Estarás en el buró un año si el préstamo fue de 130 pesos o menos. Si fue de hasta 2, 500 deberán pasar 2 años, y si llegó a 5, 100 se extiende a 4 años.  Debajo de 1.7 millones de pesos hau que esperar 6 años. Pero ojo, porque ese tiempo no empieza a correr cuando firmaste el crédito, sino cuando te dejan de llamar los de cobranza. Y si llevas 3 años sin ser molestado y de pronto te vuelven a  llamar, el conteo se reinicia.

Asegurar el futuro

 

Rodríguez continuó su plática abordando el tema de los seguros. Contratar un seguro, dijo,  es pasar la responsabilidad de algo que nos preocupa a una empresa. Sólo el 22% de los mexicanos pagan algún tipo de seguro. ¿Qué aseguran? 46% su vida, 19% el auto, 18% gastos médicos, 8% contra accidentes, 6%  la casa habitación y apenas 3% tratan de asegurar su futuro con algún plan de retiro.

Comentó que mientras en Estados Unidos a los ganadores de la lotería se les va pagando en forma mensual,  en México reciben su premio en un solo pago. Y lo más probable es que el mexicano se vuelva pobre después de que se ganó la lotería. Suena raro pero así funciona. Al tener de pronto tanto dinero empiezan a gastar y a gastar. Se acostumbran a un nivel de vida que no es acorde con su capacidad de generación de dinero, y en poco tiempo están más pobres que antes.

Por eso hay que pensar en el futuro, cuidar el dinero y procurar reunir fondos para un retiro digno. Para empezar, recomendó hacer declaración de impuestos aunque sea uno asalariado, “porque hay gastos deducibles, lo que significa que el gobierno te regresará dinero. Luego hay que vigilar cómo va tu Afore, porque las condiciones están cambiando todo el tiempo”.

Hay que revisar no sólo el rendimiento, sino lo que queda después de las comisiones, porque puede haber Afores que ofrecen gran rendimiento pero cobran muchas comisiones. “Checa la posición de tu Afore en las tablas que publica la CONSAR y si no te convence lo que ves, te puedes cambiar de Afore hasta 2 veces al año sin costo”.

El especialista comentó que un jubilado al retirarse recibirá como pensión una cantidad equivalente al 29 por ciento de su salario final, y en el mejor de  los casos, del 40 por ciento. Para mejorar esa pensión desde ahora, es recomendable hacer aportaciones voluntarias.

El ahorro formal

 

Al respecto. el especialista comentó que sólo 25 millones de mexicanos ahorran de manera formal. ¿Para qué ahorran? El 31% para gasto personal, 30% emergencias, 19% salud y educación, 13% remodelación de casa, 6% inversión y sólo 1% ahorran para el retiro.

Enumeró los principales pretextos para no ahorrar:

Tengo demasiadas deudas para empezar a ahorrar; para qué ahorro, mejor me lo gasto ahora que estoy vivo; Es que se me antojó algo (el cafecito, papas cigarros, lo que sea). Es que el jefe no me sube el sueldo. El dinero se me va como agua. No confío en los bancos, ; Es que mi pareja gasta como loco (o como loca).

Para ahorrar, explicó, “se necesita empezar, organizarse para ello. Hay que etiquetar los gastos: básicos, de confort, de lujo y vicios. Así sabrás en que se va más dinero. NO es pretexto que no te aumente, porque si te suben el sueldo tú subes tus gastos. La gente exitosa siempre se da lujos por debajo de su nivel de ingreso. Para que el dinero que no utiliza le de mejores oportunidades. Los demás son totalmente palacio. Si no se confía en los bancos, no son el único medio para ahorrar. Que tu pareja gasta como loca, pues trata de hacer un presupuesto para ti, marca tu presupuesto y que tu pareja se gaste el resto como quiera.

No basta ahorrar

 

El asesor recomendó “reunir un fondo de emergencia que equivalga a 3 a 6 meses de tu sueldo.  Para ello procura destinar entre el 10 y el 15% de tu sueldo actual. Hoy la rotación en las empresas es mayor que nunca. Aunque seas fundador de la empresa te dicen gracias. No hay trabajo seguro, así que hay que tener un colchón por si las dudas”, advirtió.

Finalmente, Rodríguez comentó sobre las ventajas de poner el dinero en una cuenta de inversión, “un dinero que no tocarás y lo que genere es premio para ti. Invertir es mejorar tu calidad de vida. Si ahorras, acumulas dinero y se queda estático, pero si lo inviertes, si lo pones a trabajar, te va a dar más para una mejor una calidad de vida”.

Ahora para invertir también es útil la tecnología. Con Internet puedes hacer  muchas cosas desde tu casa, incluso invertir.

Puso un par de ejemplos de cómo invertir:

“Puedes comenzar con 100 pesos semanales y en 52 semanas aumentando, 10 pesos cada semana (110, 120, 130, etcétera) esta inversión progresiva te permitirá tener  18, 625 pesos. Otra manera es la que utilizó el dueño de una tienda de abarrotes quería comprar una camioneta de reparto para mejorar su negocio. Para eso ahorró 1, 000 semanales, añadiendo 50 pesos más cada semana. En la última semana depositó 3, 550 pesos, pero ya para entonces tenía 119, 000 pesos.  Casi compra de contado su camioneta, que le trajo más dinero y además le quedó el hábito”.

Comentó sobre los 3 mitos sobre la inversión: Que se necesita mucho dinero para invertir, que se necesita ser un experto, que es muy arriesgado.

Falso. No se necesita mucho dinero para empezar a invertir, ni es sólo para expertos, sino para gente informada. Invertir es riesgoso, sí, pero menos que los juegos de azar como el Yac.

Comentó que la mayor parte de los que invierten en la bolsa mexicana de valores son extranjeros. Los mexicanos no creen en México, pero el extranjero sí. Y ahí está.

Explicó que 2 de cada 3 acciones en la bolsa de valores están por debajo de los 100 pesos. Hay desde acciones de 17.30 pesos, así que con un billete de 20 pesos te alcanza para ser accionista, por ejemplo,  de Telcel, o comprar una acción de TV Azteca por sólo 6.15 pesos. Entonces infórmate. La información está en línea. Hay acciones desde 20 centavos, sólo hay que haber cumplido 18 años, tener al menos esos 20 centavos y ganas de invertir.


Sobre esta noticia

Autor:
Dianalópez14 (834 noticias)
Visitas:
1026
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.