Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tatansecol escriba una noticia?

Como cuidar la piel de mi Perro - Ciudaddemascotas.com

13/01/2017 18:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aprende a cuidar la piel de tu perro

Uno de los temas que más nos conciernan a los dueños de perros es el correcto estado de la piel y pelaje de nuestras mascotas. De hecho, problemas relacionados con esta es una de las principales causas de visitas a los médicos veterinarios; y es que, además de ser el órgano más grande en los seres vivos, sus funciones son múltiples, siendo importantísima su preservación y cuidado. Por ello, en este texto te indicaremos cómo revisar a tu mascota, cuáles son los posibles causantes de enfermedades en la piel y cuáles son los cuidados básicos que puedes ofrecerle.

¿Por qué es tan importante?

Así como en los humanos, la piel es la primera barrera que tienen estos seres para protegerse de su entorno y sus amenazas. Su epidermis se caracteriza por ser flexible, hidratada y por generalmente estar cubierta de pelaje, lo que les permite cumplir su función de barrera, defendiéndolos de agentes extornos como las variaciones del clima (frío o calor), parásitos y bacterias, entre otras cosas.

Pero además de su carácter defensor, la piel es la responsable de activar la vitamina D recibida por los rayos del sol, depura las toxinas que permiten que el animal elimine el calor, almacenan vitaminas, proteínas y grasas, ayuda a mantener el equilibrio del agua dentro del cuerpo, es una indicadora de enfermedades (evidenciando que algo interno está afectando el organismo) y es el primer receptor de estímulos.

Recubriendo por completo el cuerpo de nuestro perro, suele tener un grosor de entre uno a cinco milímetros y está compuesto por tres capas: la epidermis, que es la más dura y se encuentra en contacto con el exterior; la dermis, la más importante porque en ella están los vasos sanguíneos y linfáticos, los nervios, glándulas sebáceas y folículos pilosos; y la hipodermis, la más interna y que suele estar compuesta por tejido graso. Aunque escasean de glándulas sudoríparas, contienen unos microorganismos (bacterias buenas) que actúan como defensores para repeler los gérmenes que podrían causarle infecciones y enfermedades a los caninos.

Aprovecha las caricias para examinarlo

Por eso y mucho más, este gran órgano merece que avoquemos nuestra atención a él y, lo mejor, es que no hay que ser un gran experto para saber si algo anormal está pasándole a la piel de nuestra mascota, solo basta con que seamos más observadores a la hora de consentirlos con mimos. Tal como lo resalta Daisy Amador, médico veterinaria perteneciente a nuestro equipo en Ciudad de Mascotas: "No es tan difícil notar si le pasa algo a su piel, siempre y cuando lo estemos acariciando o consintiendo constantemente. Así podemos ver si botan más pelo, tienen granitos, está enrojecida la piel, se rascan más de lo normal o se lamen y chupan sus patas o colita".

Para Amador, lo más recomendable es que al menos una vez por semana se le realice un esquema de examinación profunda a la piel y pelaje de la mascota en búsqueda de algún cambio o particularidad diferente, como descamaciones, caspa, garrapatas o pulgas, inflamaciones, irritaciones, granitos, entre otros. Una buena forma es, aprovechando durante las caricias, pasar las manos a contrapelo para poder ver la piel con mayor facilidad.

Determina la causa

La piel del nuestros perros se mantiene sana siempre y cuando las diferentes bacterias que habitan allí se encuentren en equilibrio; pero, si se produce alguna irregularidad entre ellas, como cuando se superan en números, es factible que surja una infección y, al enfermarse este órgano, el can está en riesgo de contraer variedad de enfermedades.

Si notas algunas de las características que mencionamos anteriormente en la piel de tu peludo, lo siguiente sería determinar con tu veterinario de confianza cuál podría ser la causa específica que está afectando a tu mascota. Entre los más resaltantes están las infecciones causadas por parásitos, bacterias, hongos o levaduras, así como las alergias, las cuales pueden ser originadas por factores ambientales, parasitarios y alimentarios. También, aunque no sea muy común, se puede ver alterada por algunas tumoraciones o enfermedades autoinmunes.

Los parásitos, como las indeseadas pulgas y garrapatas, provocan alteraciones dermatológicas, conocidas como dermatitis alérgica, debido al prurito que causan sus picadas. Este picor hace que el perro se rasque compulsivamente y genere una irritación caracterizada por inflamaciones y rojeces. Además, como bien lo saben los dueños, estos terribles huéspedes pueden generar enfermedades parasitarias graves como la ehrlichiosis canina.

La sarna sarcóptica, demodéctica y otodéctica son otras enfermedades comunes, originadas por parásitos, en la piel de los perros. Tal como en la dermatitis alérgica, estas sarnas incitan irritaciones que generan que el perro se rasque y lame de manera desesperada al punto de perder pelo, presentar enrojecimiento, dolor y hasta úlceras y pústulas. Aunque no sea mortal, es urgente que un perro con sarna acuda al veterinario lo más pronto posible.

Las alergias, muy comunes en razas como el Pug, Shar Pei y Bulldog, se pueden identificar por el enrojecimiento de la piel, acompañado de resequedad, y prurito. Amador nombra entre los más habituales comportamientos de los perros que sufren alergias el lamerse mucho las patas o partes específicas del cuerpo, el rascado persistente y la pérdida excesiva de pelo. Usualmente, las alergias son desencadenadas por el polen, picadura de insectos o alimentos específicos.

En el caso de los perros alérgicos, luego de consultar con el veterinario y estudiar qué pudo originar esta patología, Amador recomienda seguir una rutina que incluye desparasitación externa (es decir, aplicarles tratamientos antipulgas), determinar si existe alguna contaminación alterna que provoque que la alergia genere más picazón de lo normal, programar baños medicados más seguidos dependiendo del diagnóstico y cambiar el alimento a dietas de mejor calidad proteínica o hipoalergénicas.

El cambio de la dieta de concentrado corresponde a que la proteína es la principal causa de alergia alimentaria en los canes. "Como la gran mayoría de los concentrados tienen pollo, se asocia que usualmente el pollo es el que causa más alergias. Aunque hay perros que pueden ser alérgicos al cordero o a los granos y en ese caso hay que darles un alimento libre de granos", explica la veterinaria.

Sin embargo, reitera que antes de aplicar una dieta de eliminación y exclusión, habría que comprobar si efectivamente el alimento es el causante de la patología. Muchos dueños cambian el concentrado al apenas ver cambios en la piel, pero lo cierto es que no todas las alergias están relacionadas con la alimentación y por considerar que esta es la culpable, no se busca efectivamente cuál es la verdadera causa. Lo que significa que la piel podría seguir enferma a pesar de que el concentrado sea de mejor calidad.

Las enfermedades metabólicas como la diabetes, el hipertiroidismo o el síndrome de Cushing a su vez afectan la salud de la piel de los perros, provocándoles úlceras, llagas y una difícil cicatrización de las heridas. De igual forma, daños en los órganos vitales como el hígado se puede reflejar en la piel por cambios de color o textura. Otras afecciones dermatológicas en los perros mayores son los carcinomas o tumores cancerígenos, quistes sebáceos, melanomas (manchas en la piel) o adenomas (similares a las verrugas).

Protege la piel y el pelaje de tu mascota

Ya sabiendo la importancia de su cuidado, más allá de lo estético y cuáles son las causas que podrían perjudicar la salud de su piel, aquí te dejamos una serie de recomendaciones a la hora de procurar que la piel de tu peludo esté saludable y hermosa.

  1. Las desparasitaciones regulares, tanto internas como externas, mantendrán libre a tu perro de infestaciones de alimañas como pulgas y garrapata. Consulta con tu veterinario cuál es el mejor método de prevención que puedes aplicarle para evitar sus apariciones y, en el caso de ya tener, existen gran variedad de productos antipulgas en el mercado que garantizan su erradicación sin perjudicar a su mascota. No obstante, siempre será bueno confirmar con exámenes médicos si la salud del perro no se encuentra afectada por estos desagradables huéspedes.
  2. Asesórate a fondo sobre las características del pelaje y piel de tu perro. Así como nosotros, los canes presentan diferencias en el pelo y su cuidado dependerá de qué tipo es y qué es lo mejor para él. Muchos dueños de perros con pelaje duro se frustran porque no consiguen que el pelo de su mascota se vuelva más sedoso, pero hay que respetar las características propias del pelaje. En el caso de estos perros, por ejemplo, no es conveniente bañarlos regularmente porque podrían perder su textura de alambre y generarles daños a la larga. Eso sí, independientemente de cómo sea, todo pelaje debe ser brillante, fuerte resistente y sin caspa.
  3. Cepíllalo de forma rutinaria. Si es de pelaje corto, tres veces por semana podría ser suficiente; si en cambio es largo, lo más recomendable sería repetir esta rutina a diario. Es de los principales pasos al momento de cuidar la piel de nuestros perros, ya que con esto se logra retirar los restos de suciedad y elementos malignos que se encuentran retenidos en el pelo.
  4. Los productos que se usan para el baño deben ser específicos para perros porque, de lo contrario, podría provocarles efectos secundarios, como alergias, o cambios en su pH, lo que podría predisponer a infecciones secundarias. Incluso, aun siendo fabricados para canes, hay que procurar escoger los más suaves posibles, es decir, que su cantidad de químicos sea reducida. En el mercado existen champús y jabones de acuerdo a las necesidades del pelaje, edad y raza: para cachorros, antiseborreicos, hipoalergénicos, antiparasitarios, antisépticos. Hasta con bases en ingredientes naturales como el aloe vera.
  5. De igual forma, la aplicación de estos productos durante el baño deberá ser con sumo cuidado. En el caso del champú, su aplicación suele ser desde el cuello y en la parte superior del perro, para con las manos frotar o estrujar, dependiendo de si su pelaje es corto o largo, en el resto del cuerpo. Hay que prevenir que este tenga contacto con los ojos o los oídos, así como garantizar su enjuague por completo. Si el jabón o champú no se retira de forma correcta, podría producir irritaciones.
  6. Bríndale una alimentación de calidad. Aunque tu perro no sea alérgico a los alimentos, los concentrados a base de proteínas de calidad, con ácidos grasos esenciales y antioxidantes, lo ayudarán a mantener una piel y pelaje sanos. De hecho, varias marcas tienen líneas premium especiales para mascotas de piel sensible.

La veterinaria responde

Además de estos consejos, y con el fin de aprender más sobre cómo cuidar la piel de nuestros perros, le consultamos a nuestra veterinaria Daisy Amador dos dudas al respecto que ?seguro? en algún momento te han surgido en la cabeza:

CDM: ¿Cómo se origina el característico olor a perro ?

DA: Generalmente ese olor está asociado a infecciones secundarias. Hay que descartar que los oídos y dientes estén sanos porque a veces el olor característico viene de allí, de una enfermedad en los oídos o en la cavidad oral. Ahora, si tienen un problemita de piel, van a oler un poquito más por la seborrea, también las infecciones de las glándulas paranales hacen que tengan un olor más fuerte.

CDM: Entonces, ¿cada cuánto debo bañar a mi perro? ¿Eso dependerá de la raza y su pelaje?

DA: Yo lo separaría en perros sanos de la piel y perros enfermitos de la piel. Hablando sobre los perros que tienen dermatopatías, se les recomienda bañarlos muy seguido. Si es posible, hasta dos o tres veces por semana sería lo recomendable dependiendo de la patología, aunque hay algunas ocasiones que la enfermedad contraindica baños seguidos. Respecto a los perros sanos, se pueden bañar cada 20 o 30 días, hasta con diferencias de tres meses. Pero digamos que eso va a depender más de las características del pelaje y su contexto. Si tu perro se sube a la cama y quieres que esté limpio, seguro lo vas a bañar más seguido. De lo contrario, no hay necesidad de bañarlos tan frecuentemente.


Sobre esta noticia

Autor:
Tatansecol (348 noticias)
Fuente:
ciudaddemascotas.com
Visitas:
490
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.