Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eldiaquechaplinmovioauncircoporunsombrero escriba una noticia?

Cuentos para no dormir en Halloween

01/11/2009 11:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un repaso a los principales cuentos de terror que deberían servirnos para ambientar nuestro disfraz

Como leí una vez en el prólogo a "El hombre divergente" (una recopilación de cuentos de mi amigo Marc R. Soto que aprovecho para recomendar), un día llegó Stephen King y demostró que se podía crear historias de terror a partir de cualquier gasolinera y centro comercial. Pero para los que nos hemos criado en el terror clásico, el mundo gótico, los castillos encantados, los viejos fantasmas, fueron siempre el lugar habitual donde nacieron las fantasías que nos hicieron temblar de miedo bajo las sábanas de nuestra cama (ya decía el mítico señor Casamayor que de pequeños siempre hace más miedo, y sobre todo mucho más frío). No es mala idea repasar algunas de estas historias, en vísperas de Halloween, para así ambientar mejor nuestro disfraz, o para leerlos alrededor de una vela. Eso, o repasarse un par de especiales de Los Simpson.

El clásico de todas estas historias fue siempre Edgar Allan Poe. Su vida en sí misma fue digna de un libro terrorífico (será por eso que Stallone la quiere adaptar al cine, con Vigo Mortensen haciendo de autor): traumatizado por la tuberculosis que condujo a la muerte de su esposa, alcohólico crónico, acabó muriendo después de que le encontraran casi desnudo por la calle, y en un evidente estado de enajenación mental. Nos introdujo en el mundo de lo sobrenatural y de las sombras: "El cuervo", "El escarabajo de oro y otros cuentos", "La máscara de la muerte roja", "La caída de la casa Usher", "Los crímenes de la Rue Morgue", "Descenso al Maelstron"... De todos los que tiene -y son muchos y curiosos- quizás el que más me impactó sería el de "El misterio de Marie Roget", en el cual Poe toma un caso real de asesinato de una joven que apareció muerta en el río, y disecciona los hechos acaecidos alrededor de la muerte, tratando de que la literatura tenga influencia en el mundo real... Lo cual viene a demostrar que por muy buenas que sean las ficciones, el valor de lo que verdaderamente ha ocurrido sigue impactándonos con mucha fuerza.

El siguiente a mencionar sería Lovecraft. Difícil de leer (dicen que en castellano varía mucho según la traducción), complicado, oscuro, nos metió en un mundo de fantasías aberrantes, aquelarres, monstruos egipcios, universos de locura y patológico terror... Muchísimas historias que ser mencionadas, aunque quizás lo más destacado que tiene Lovecraft es haber hecho referencia a una obra nunca existente, el Necronomicón (un libro acerca de lo esotérico y el mundo ultraterreno que tan sólo leerlo conduce a la locura), de tal forma que hoy por hoy la gente sigue queriendo encontrarlo, comprarlo, o leerlo. Los ejemplares falsos son varios, incluyendo uno en la universidad de Harvard.

¿Otros grandes autores? Algunos sólo rozaron el género (Oscar Wilde en alguno de sus cuentos, en "El fantasma de Canterville", y en "El retrato de Dorian Gray"), y otros, como Stevenson (creador de "El doctor Jeckyll y Mr. Hyde), de quien yo destacaría "El diablo de la botella y otros cuentos" y "El club de los suicidas". Mansiones encantadas, rincones oscuros, vampiros (Bram Stoker crea a Drácula, del cual recientemente el nieto de Stoker ha hecho una segunda parte oficial), o monstruos entre la vida o la muerte ("Frankenstein o el moderno Prometeo", ideado por Mary Shelley en una noche de cuentos inventados a la luz de una vela con Edgar Allan Poe y su marido, el escritor Percy Shelley; aunque lo cierto es que ninguna de las obras del esposo -y ni siquiera de Poe- ha pervidido tanto como esta mangífica y bien cuidada historia de esta mujer -de quien se ha dicho que metió en la historia mucho de su vida personal-, un relato mucho más intelectual de lo que han querido reflejar las sucesivas versiones cinematográficas, aproximándose al original sólo la dirigida por Kenneth Branagh y protagonizada por él y por un magnífico Robert de Niro: en definitiva, toda una reflexión sobre la condición humana).

Cuando nos salimos de la literatura anglosajona nos encontramos un par de nombres importantes: Guy de Maupassant (magnífico "El Horla"; trajo el ambiente gótico a las calles de París, y empezó a demostrar que el terror se mezclaba con el naturalismo y que podía servir para reflejar realidades sociales y cotidianas), y en el campo de las letras hispánicas, Gustavo Adolfo Bécquer. Sus "Leyendas" (ambientadas en el entorno medieval, en las viejas historias de fantasmas, en los rincones desolados de las ciudades) dejan el alma sobrecogida, y no han perdido nada de vigencia: debe derivar de ahí precisamente que recientemente se haya hecho una recopilación por parte de autores españoles de adaptaciones estas leyendas a los tiempos modernos, empleando elementos para inspirar terror que Bécquer no podía conocer en el siglo XIX. Poeta romántico por excelencia (si no, sólo hay que coger las "Rimas"), bohemio, como tantos otros supo que sólo se le reconocería cuando estuviera muerto. Y acertó. Siempre me he preguntado qué pensaría Bécquer al salir ahora por las calles del barrio de Malasaña de Madrid y contemplar a tribus urbanas de estirpe gótica imitando una serie de ideas que él se dedicó a difundir y crear. Si seguimos por las letras hispanas, Emilia Pardo Bazán también creó una serie de excelentes cuentos basados en los temores y ancestrales mitos gallegos.

Seguro que nos dejamos muchos en el tintero, pero con estos es suficiente para tener unos cuantos títulos que comprar en la librería, y sobre todo, para preparar cómo vestirnos esta noche. Colmillos, sangre, hachas, palidez, pelucas... Aunque bien pensado, si queremos causar verdadero impacto en estos tiempos de crisis, a lo mejor basta con disfrazarse de cobrador del frac, funcionario de hacienda o de Mario Conde. O de hipoteca: seguro que damos mucho más miedo que vestidos de personajes de "Crepúsculo", de Freddy Kruger o de "Halloween". Ya se sabe: el valor de lo real...


Sobre esta noticia

Autor:
Eldiaquechaplinmovioauncircoporunsombrero (9 noticias)
Visitas:
17339
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.