Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

En Cuba: ¡Playas del Este en apuros!

26/08/2009 17:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El afloramiento de rocas y el retroceso de la línea costera son indicios de que sufren un significativo proceso erosivo, a lo cual se suma la contaminación generada por las indisciplinas de bañistas y entidades

La mayoría de las playas del mundo no gozan hoy de buena salud. Como resultado del progresivo aumento del nivel del mar asociado a los cambios climáticos globales y a las acciones irresponsables del hombre, casi ninguna zona costera del planeta escapa a los efectos de la erosión.

Cada vez se hace más evidente el retroceso de la línea de costa y la pérdida de la franja de arena, donde las personas suelen tomar el sol o hacer otras actividades.

Baste señalar que el fenómeno tiene marcada presencia en Jamaica, República Dominicana, Cancún (México) y prácticamente en todo el resto del Caribe, así como en el sur de la Florida y en famosos balnearios de Europa, por citar algunos ejemplos.

http://casaguanabo.bravepages.com/images/guanabo_vista2.jpg

Un estudio integral sobre el estado actual de 140 playas de Cuba desarrollado por especialistas del Instituto de Oceanología del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, demostró la ocurrencia generalizada de procesos erosivos, con una intensidad moderada en la mayor parte de los casos, al presentar una velocidad de retroceso de la línea de costa entre 1 y 1, 20 metros por año.

Fotos: Arnaldo SantosHay tramos de la vía que conducen al puente de madera de Boca Ciega, en las playas del Este, cubiertos totalmente de arena, por lo cual es casi imposible el tránsito de vehículos.

Entre las causas de tal deterioro figuran la extracción ilegal de arena para emplearla con diversos fines, construir casas, hoteles y otras obras sobre las dunas naturales, la edificación de viales encima de la línea de costa y los daños ocasionados a los ecosistemas productores de arena por la rotura de arrecifes coralinos y el anclaje de embarcaciones.

SOS DE GUANABO AL MÉGANO

Ernesto Delgado Pérez trabaja desde hace 21 años para la empresa náutica Marling en el tramo ubicado frente al otrora hotel Marazul, en Santa María del mar, una de las más preferidas del conjunto Playas del Este, de la capital.

Según expresó a Granma, la franja de arena donde los bañistas suelen tomar el sol se ha reducido notablemente en los últimos tiempos, al extremo que el mar prácticamente topa con ellos.

"Ya apenas queda espacio para caminar entre la orilla y la parte en la cual están ubicadas las sillas de extensión y los equipos y embarcaciones que alquilamos. Si la línea de costa sigue retrocediendo a un ritmo tan intenso, en pocos años perderemos toda esta área".

Al igual que otros trabajadores del lugar, Ernesto piensa que quitar las casuarinas pudo haber desencadenado toda esta situación al propiciar la fuga de arena hacia el interior.

El recorrido hecho por los reporteros desde Guanabo hasta el Mégano, permitió observar la repetición del escenario descrito en otras muchas partes de las tres playas más visitadas por los residentes en la capital durante el verano.

Incluso hay tramos de la vía que conducen al hoy destruido y olvidado puente de madera de Boca Ciega, cubiertos totalmente de arena y por donde es casi imposible el tránsito de vehículos.

Para el doctor en Ciencias Geográficas José Luis Juanes Martí, jefe del departamento de Procesos Costeros del Instituto de Oceanología, la falta de una vegetación adecuada que supliera a los desaparecidos pinos (fueron correctamente eliminados), es la causa fundamental del avance de la arena en dirección a la tierra.

Sin embargo, aclara, la formación de grandes dunas asociadas a ese proceso es algo beneficioso, pues estas constituyen la mejor defensa natural de la costa contra el oleaje y las fuertes marejadas provocadas por los huracanes, tormentas y otros sistemas meteorológicos.

Constituyen, además, una importante reserva de arena, que bajo los efectos de los fenómenos mencionados vuelve a colocarse en la pendiente submarina y eso es positivo.

El problema radica en que al no existir la flora apropiada, la cantidad de arena que retrocede es muy significativa y ello trae consigo el deterioro de las condiciones físicas de la playa, apuntó José Luis.

Por lo que representa Playas del Este para el disfrute de cientos de miles de personas en la etapa veraniega, valdría la pena pensar en algún proyecto encaminado a su recuperación. Los resultados de las investigaciones científicas hechas al respecto existen. Habría que ver la factibilidad de los recursos necesarios.

LA OTRA CARA

Más allá del impacto provocado por los factores mencionados, las Playas del Este de la capital sufren, adicionalmente, los efectos negativos de la indisciplina de personas y entidades.

Como lo demuestran las reiteradas denuncias aparecidas durante años en los medios de prensa, el paisaje natural continúa enturbiándose con la proliferación de latas, pomos, jabas de naylon, botellas, restos de comida y otros desechos sólidos, esparcidos por la arena, e incluso, dentro del propio mar.

Si bien este año se colocaron de manera oportuna mayor cantidad de cestos de basura (para muchos aún son insuficientes) y fueron reforzados los mecanismos de enfrentamiento a las citadas infracciones, la batalla por la cultura ambiental y el cuidado de la naturaleza dista mucho de ser ganada.

Guillermo Pérez, director provincial de supervisión de la ciudad, indicó que las autoridades competentes han trabajado muy fuerte para tratar de garantizar aquí un verano con orden y disciplina.

"Desde el comienzo del periodo vacacional hasta mediados de agosto, hemos impuesto alrededor de 1 390 multas a personas y entidades estatales por violaciones de la higiene comunal, alteraciones de precios en la venta de bebidas y alimentos, actividades publicitarias ilícitas y trasgresión de la tranquilidad ciudadana, por mencionar algunas de las infracciones más frecuentes."

Cada día, agregó, nuestros inspectores y los agentes de la Policía Nacional Revolucionaria enfrentan con el rigor de la ley esos hechos, pero lamentablemente hay mucha indisciplina social y es imposible detectarlos todos en el momento de ocurrir.

Quizás podría valorarse la posibilidad de colocar a lo largo de la Vía Blanca y en las propias playas, vallas y letreros alusivos a lo establecido por la ley para proteger tan preciado ecosistema (incluidas las prohibiciones), y que destaquen también la importancia de preservarlas y mantener limpio el entorno.

El reto de salvar las Playas del Este está planteado y atañe a todos.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3890 noticias)
Visitas:
15023
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.