Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Cuba, Beísbol e Historia: VINENT: EL PITCHER QUE LLEGó A LA GLORIA COLGADO DE LA "SLIDER"

12/05/2010 20:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Camino rumbo a casa del "Gran Braudilio" en Santiago de Cuba y la emoción me embarga. Es que no voy a entrevistar a cualquier mortal señores; se trata del que una mayoría considera el mejor y más consistente lanzador de la etapa post 59 dentro de Cuba

A Braudilio Vinent Serrano, el "Meteoro de La Maya", los números y sus hazañas sobre el montículo lo avalan. Llego a su casa, llena de trofeos y medallas por todas partes y "Bayiyo" - como cariñosamente se le conoce desde chico- me invita a sentarme, y de pronto me siento pequeño e insignificante en medio de tanta história. Una taza de café destraba las cosas y así comienza el diálogo. Vinent, ¿cuando miras todos estos trofeos y reconocimientos...aún después de veinte años de ratirado, no sientes añoranza por el box? "¡ Muchacho !- y sonríe- claro que la siento.Fíjate si es así (toma una bola y empieza a amasarla) que siendo entrenador yo todos los dias lanzaba en las prácticas, y hay momentos, cuando el equipo Santiago de Cuba ha estado jugando y me encuentro en el dogout, en que he sentido deseos de salir al terreno a resolver el problema como lo hice en un sinnúmero de ocasiones." Recordamos esa "flema" tuya para los momentos importantes y las situaciones peliagudas.¿ Como lo lograbas? "Nada, cada vez que tomaba la bola lo hacía con decisión, siempre pensando de que iba a dominar al bateador, de lo que significaba para mi provincia o mi país resolver la situación para la que fuí llamado. Mira, te voy a contar una anécdota. Estaba yo lanzando en la temporada 79-80, con el primer equipo Santiago que dirigió Manuel Miyar. Discutíamos el Campeonato con Industriales en un estadio Latino repleto y el desaparecido Orlando Bravo nos había dado ventaja mínima por un jonrón. Viene el final del noveno y ya con dos outs me dan un doblete al rigthcenter. El bateador-corredor llega a segunda y cuando se para sobre la almohadilla, me viré y le dije: ¿ Y ahora, quien te trae? Vino el siguiente bateador, lo ponché...el juego se acabó. Santiago era Campeón en un Latinoamericano enmudecido." Escenas similares se repitieron muchas, muchas veces y eso tiene un nombre: consistencia. Fuiste un maestro en eso. ¿ Cual es la clave ? "Yo era un atleta trabajador; no me cansaba de entrenar, le daba 15 ó 20 vueltas al estadio cada dia. El pitcher tiene que desarrollar mucha resistencia. Tambien hay que trabajar con la velocidad de reacción y hacer hincapié en la mecánica de los movimientos. Las piernas hay que fortalecerlas para que ayuden el brazo; eso es fundamental y hoy muchos pitchers le "sacan el cuerpo" a eso y creo sea la razón de tantos brazos lastimados. Yo trabajé 20 temporadas -cuando no existía eso de relevo intermedio y cerrador, como ahora- y nunca me dolió el brazo, porque me preparaba, no hay secretos." Pero se necesita más que trabajo- le insisto. "Era un pitcher de muy buena velocidad en mi recta; tenía mi curva, que no era grande, pero ayudaba; sin embargo, fué la "slider" - la cual dominé a la perfección- el lanzamiento que me hizo grande, y en eso Conrado Marrero, que vino a trabajar con el pitcheo oriental en la segunda mitad de los 70 tiene todo el crédito.A él le debo mis éxitos en este deporte, le estoy eternamente agradecido. Cada vez que me hacen una entrevista lo digo; mis éxitos en el béisbol son tambien de Conrado Marrero, quién me enseñó a tirar la "slider" con el dedo pulgar encima de la costura para que pueda "brincar" y romper bien cuando la tiras, sin que te resbale. (Bayiyo toma una pelota y nos muestra como lo hacía). Muchos técnicos tienen diferente teoría.; en mi caso, seguí la experiencia de un grande de la lomita y me funcionó de maravillas, dominaba a los bateadores, los sacaba de paso, que puedo decir." El profesor Juan Ealo decía que eras uno de los lanzadores más inteligentes de esta pelota.En tus inicios no era así, dicen muchos. ¿ Como se dió esa evolución, ese cambio tan grande? "Es cuierto que en mis inicios tenia deficiencias"... Dicen que ni las señas de los catchers sabías tomar..., le interrumpo. Vinent sonríe, acomoda en las piernas a su pequeña hija y responde: " Eso debe ser porque en una oportunidad Ramón Hechavarría, uno de los buenos receptores que han pasado por el béisbol cubano, en un equipo dirigido por el fallecido Roberto Ledo, en mi opinión uno de los grandes managers de esta pelota, ...bueno, el caso es que "Chava" tenía los dedos pequeños y yo no veía bien sus señas, entonces en una de esas me pide un lanzamiento y le lanzo un rectazo de 90 millas que lo cruzó ...¡ no, no al bateador sino al catcher !....y vuelve a sonreír picaramente- "Chava" fué para el dogout y le dijo a Ledo: "Yo no le recibo más a a ese negrito, me va a matar". Pero la verdad es que estaba verde entonces..¡.esa es la verdad! Mejoré después mucho trabajando diariamente, escuchando y poniendo en práctica los consejos de los más experimentados. El lanzador tiene que pensar mucho en el montículo, tiene que ser inteligente en el uso del pensamiento técnico-táctico si quiere ser exitoso".

¿ Era un reto pitchear en el Latino ? "Tal vez para otros sí, tal vez otros sentían esa presión grande, pero para mí - sin sobre alardes- eso era lo máximo, lo disfrutaba a plenitud, me sentía en mi salsa cuando salía en un estadio Latinoamericano repleto, con el fallecido Armandito el tintorero y el público gritándome. Yo con el pulgar en alto le decía : soy el uno y no van a ganar hoy. Y los peloteros de Industriales decían: no cuqueen a ese muchacho....ellos sabían que Vinent se ponía belicoso y le arrancaba el botón de la camisa a cualquiera." ¿ Algún bateador te fué marcadamente difícil de dominar? " ¡ Uff, imagínate que me enfrenté a tantos y tantos bateadores !, pero siendo sincero, eran los capitalinos Agustin Marquetti y Armando Capiró y el matancero Wilfredo Sánchez los más complicados. Los tres eran terribles con el bate en mano." Y de los mentores con los que trabajaste, ¿ con cuál o cuáles lograste mayor afinidad? " Roberto Ledo fué como un padre para mí y muchos otros jugadores; supo inculcarme muchas cosas buenas que en la actualidad le agradezco. Otro con el que tuve gran compenetración fue el granmense Carlos Martí, y en el equipo Cuba con Servio Borges." Mirando atrás...¿ que cosas te hicieron más felíz como pitcher a lo largo de tu carrera deportiva? "Viví muchas satisfacciones a lo largo de esas dos décadas, no me puedo quejar; pero para mí el momento supremo, el que me colmó de felicidad fué el Mundial de 1972., en Nicaragua; ese choque por el oro con los americanos...¡nunca olvidaré ese dia !" Cúentame, tenía apenas 8 años yo cuando eso, le digo y seria un privilegio conocer la historia en boca de su protagonista. "Mira, vamos a hacer una cosa; para ser más exactos, mejor te leo lo que escribió el periodista Fausto Triana de esa jornada: "El desafío con los norteamericanos se produjo un dia después del triunfo de Vinent frente a Canadá. No obstante, Braudilio se sentía en óptimas condiciones y le pidió la bola a al mentor Borges, quien se decidió por Huelga, más descansado y con mayor experiencia y aval. Ganar ese juego era una cuestión de honor y todos estaban convencidos del éxito. El Meteoro de La Maya, que fué siempre ferviente admirador de Huelga, y además su buen amigo, le dió ánimos, unos modestos consejos y le gritó: " Compay confío en tí." ....Aquella noche nuestro país estaba pendiente de cada jornada del partido: grandes emociones, alguna que otra discusión y mucho nerviosismo primaba entre los aficionados. Huelga no lo hizo del todo mal, pero no pudo impedir que los estadounidenses tomaran ventaja de 3 carreras por 1. Cuba se acercó en el marcador por jonrón de Fermín Laffita; sin embargo, acto seguido los norteamericanos amenazaron seriamente con aumentar la anotación. Primero "Changa" Mederos y luego Bernardo "Navajas" González trataron de contener a los peligrosos bateadores rivales, con resultados poco satisfactorios. Desde hacía un buen rato el impaciente Vinent estaba dando vueltas inquieto en el dogout del conjunto; sin que nadie se lo ordenara se fué al bullpen donde calentaba Orlando Figueredo. Cuando la situación se puso más crítica, hombres en primera y segunda bases con un sólo out en el principio del noveno, el receptor Lázaro Pérez le dijo a Servio: " Trae al negrito Vinent." Y a estadio lleno, a unos cuantos kilómetros de distancia de su tierra natal, con la certeza de que todos los cubanos estarían escuchando su desenvolvimiento para elogiarlo o censurarlo, Bayiyo se hizo cargo de la situación y dominó en rolling al short al primer bateador y obligó al siguiente a elevar fly al center field. Respiró aliviado y se dirigió hacia el banco. Apenas lo congratularon, porque todos, - incluso él- estaban ahora concentrados en lo que pasaría en la última oportunidad al bate de Cuba. Toda la afición cubana en vilo, esperando una reacción de los bateadores. El clima de tensión reinante y la grandeza de Isasi, Lázaro Pérez, Owen Blandino y Rodolfo Puente en el momento cumbre, para dejar la escena lista al número 40, Agustín Marquetti. Primero el cuadrangular de foul y a continuación el valedero, que dejaba al campo a Estados Unidos y propiciaba la victoria a Cuba de 5 carreras por 3 y la retención del título mundial. -Sí, fue mucho aquél "jonronzón" de Marquetti. Fue mi primera victoria frente a Estados Unidos, pero más bien la gran victoria de Marquetti en un instante excepcional- afirma Vinent con modestia al rememorar aquel histórico juego. Cuatro triunfos sin derrotas y promedio de 0.65 carreras limpias toleradas por encuentro, constituyeron la notable perfomance del Meteoro de La Maya en su debut en campeonatos mundiales." Todavía erizado de la emoción, aprovecho para tirarle un "cambio" a Vinent y le digo: Mirando en retrospectiva, ¿ crees que pudieras haber sido exitoso sobre los montículos de Grandes Ligas o enfrentando a bateadores ligamayoristas de haberse dado la oportunidad? "Esos lanzadores de Grandes ligas no son ni extraterrestres ni sobrehumanos...lo que pasa es que tienen oficio, chequean mucho al bateador contrario, trabajan mucho con el pensamiento técnico-táctico...Hay varios ejemplos de lanzadores nuestros con éxito en la llamada gran carpa, lo que dice de la calidad de nuestros peloteros. Cuando fuí al tope con los profesionales venezolanos en 1977, David Concepción vió la facilidad con que dominé a esos bateadores y me preguntó que si no me gustaría pitchear con los Yankees de Nueva York. Varios "scouts" estaban dando vueltas desde que llegamos detrás de mí, pero les dije que donde quería pitchear era en Cuba. No olvido que uno de ellos se me acercó y me dijo: "¿cuando vas a cambiar esos spikes?", y me viré y le respondí:" Con estos mismos les voy a ganar". Sin dramatismos, considero que hubiera tenido éxito tambien en esa pelota, estoy convencido de eso.

¿ A que te dedicas actualmente, a tus 62 años de edad?¿ De que forma te mantienes ligado a lo que casi que ha sido tu razón de vida, el béisbol?

" Bueno, en la actualidad integro la comisión provincial de atletas retirados; tambien doy mi aporte en la academia de béisbol, transmitiendole a los muchachos nuevos mi experiencia de como hacer las cosas dentro y fuera del terreno. Ah, y ya en la preparación para la Serie Nacional le "echo una mano" a Pacheco...trato de mantenerme activo."

Vinent, en vista de los magros resultados del pitcheo santiaguero en la finalizada 49 serie, donde fue vapuleado la mayor parte del tiempo, principalmente sus relevistas, a la afición le surgen preguntas como estas:

¿ Por que no surgen más lanzadores en Santiago para apoyar esa ofensiva que distingue a los equipos del teritorio?¿ Que pasa, que hace falta; que se hace en Santiago de Cuba para remediar eso?

"Mira compay, lo que hay que hacer es trabajar, trabajar y trabajar; ponerle énfasis a la mecánica de los movimientos, hacerle comprender a los lanzadores jóvenes que tienen que meter el hombro y el brazo; enseñarles a caer de frente ya que así la bola camina más y además el pitcher queda en mejor posición para defender, y sobre todo, fortalecer las piernas, lo que es fundamental para un serpentinero como ya dije antes.

Tenemos algunas figuras jóvenes de condiciones, lo que se requiere trabajar con ellos Por otra parte, en Santiago de Cuba, no estamos cruzados de brazos ante el panorama de las últimas dos Series Nacionales. Ya hemos comenzado la búsqueda de talentos para el montículo de las avispas a través de todos los municipios por parte de entrenadores con experiencia.En un primer corte se captaron 63 muchachos, todos menores de 23 años y con velocidad superior a las 85 millas. Son 48 derechos y 15 zurdos a los que tenemos ya entrenando de lunes a jueves en el "Guillermón".

Más sobre

Vamos a volver a la carga con otra captación de este tipo, pero en las serranías. Estoy seguro que de ahí saldrán varios prospectos de valía...ese es el caldo de donde surgí yo...es cuestión de trabajo, tiempo y recursos puestos en función de un objetivo".

Surgiste de ahí, es verdad, le digo, pero, , , ¿ Acaso alguna de esas noches en el barrio de Sabanilla (La Maya), después de un dia de caminata vendiendo turrones para ayudar a la economía familiar, soñaste llegar tan lejos?

Bayiyo se queda pensativo por unos instantes, al cabo responde:

" En realidad, eso nunca pasó por mi mente; yo en La Maya empecé por el boxeo...un buen "viandazo" que me dieron un dia, -de esos que le cuentan a uno hasta diez-, me demostró que no tenía chances en eso y entonces un grupo de amigos me embulló con la pelota...y allá fue Bayiyo.

Luego formamos un equipo del barrio que dirigía el desaparecido Caballero. Comencé a pitchear..tiraba duro, pero era bolón cantidad. De cualquier forma me vieron condiciones e integré un equipo juvenil, a continuación la llamada segunda categoría...hasta que me llevaron a la pre del Oriente que dirigía Ledo. Integré ese equipo y así inició mi carrera de Series Nacionales.

Te repito, yo tenía buena velocidad, pero era muy descontrolado . Con la ayuda de Ledo, Jorge Salfrán, Manuel Heredia, Juan "Cachano" Delís y otros que trabajaron duro conmigo y al interés que siempre demostré por llegar, a mucha dedicación, logré mejorar el control y convertirme en el lanzador estelar que llegó al team Cuba".

¿ Como le gustaría a Braudilio Vinent Serrano ser recordado el dia de mañana?

" Nada más que como el pitcher que durante 20 años lo dió todo por su municipio, provincia y país...que siempre salió en busca de la victoria y supo crecerse en los momentos tensos y difíciles...el pitcher consistente al que le gustaba entrenar, entrenar y entrenar; sólo eso quiero que cuente...ese es mi único legado en esta vida".


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
9747
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.