Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

La cuarta parte de niños peruanos obligada a trabajar

11/06/2009 17:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un millón 987 mil niños y adolescentes peruanos trabajan en la agricultura, minería, ganadería y fabricación de ladrillos, una de las peores formas de trabajo infantil, cuestionada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Fuentes consultadas por Notimex revelaron que esa cifra representa la cuarta parte de la población menor de edad en Perú, de los cuales el 53.9 por ciento son varones y 46.1 niñas. Las personas que contratan a los niños consideran que el trabajo que desarrollan no requiere de mayor nivel de calificación y, por tanto, son admitidos con facilidad. En la región amazónica de Madre de Dios, los niños trabajan en los llamados "lavaderos" de oro donde extraen arenilla de los ríos y con cernidores buscan las pepitas doradas, pero quedan expuestos al contacto físico con productos químicos. Otros niños trabajan en las zonas periféricas de Lima en la fabricación de ladrillos en condiciones deplorables, ya que tienen que amasar con los pies la arcilla y colocarla en moldes ya sea bajo el intenso sol o en el invierno bajo la llovizna. Muchos más laboran en los basureros o recogen los desechos de las casas y por las noches se les ve rebuscando entre las bolsas que los limeños dejan en las puertas de sus casas. Manuel García-Solaz, coordinador del Programa Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil (IPEC) en Sudamérica plantea en un estudio la urgencia de eliminar las situaciones de explotación que viven los niños, impulsados por la pobreza de sus familias. Hay en la región debilidad de las políticas de protección o incluso el desconocimiento de sus padres y se irrespeta el Convenio Número 182 de la OIT como expresión jurídica del compromiso de los países con la eliminación del trabajo infantil. Aunque hay avances notables quedan aún importantes desafíos que afrontar, en particular los que surgen en el contexto de la coyuntura actual que tiene un indiscutible impacto sobre la infancia y la adolescencia. En sus 90 años de existencia luchando por la justicia social, la OIT ha tenido la prevención y el combate del trabajo infantil como una de sus prioridades. Una estricta vigilancia ha empezado a ejercer el organismo internacional para desarrollar una serie de proyectos especiales en temáticas como explotación sexual comercial, trabajo infantil doméstico, agricultura, minería artesanal, basureros, entre otros. Un trabajo se denomina trabajo peligroso porque, ya sea por su naturaleza o por las condiciones en que se realiza, pone en riesgo el bienestar físico, mental o moral de niños y niñas que están por encima de la edad mínima para trabajar. En regiones de la selva peruana se registran caso de esclavitud sexual y en Lima muchos menores trabajan en condiciones de servidumbre por deudas. Los convenios internacionales en materia de trabajo infantil no solo se concentran en la situación de los niños y adolescentes, también comprometen acciones públicas que tienden a mejorar las condiciones laborales y de vida de las familias. Algunas características del trabajo infantil es que se da a más temprana edad en el campo que en la ciudad donde el 80 por ciento de los niños y niñas trabajan en la economía informal. El 90 por ciento de los niños y niñas trabajadores entre los 10 y 14 años perciben una remuneración igual o menor que el salario mínimo (150 dólares), es decir, alrededor de un 20 por ciento menos de lo que gana un adulto con siete años de escolaridad. La OIT ha exhortado en varias ocasiones al gobierno peruano a proteger a los niños que trabajan en las minas de la sierra y en zonas extractoras de oro en la selva amazónica. Se estima que en Perú unos 50 mil niños de seis a 17 años trabajan en la actualidad en los lavaderos de oro, universo que se incrementará a 61 mil de no aplicarse a cabalidad la legislación vigente. Desde muy temprana edad, los pequeños de las zonas más deprimidas ayudan al sostenimiento de sus familias, y en la búsqueda del oro los infantes se envenenan de manera progresiva con el mercurio. Pese a que el Estado peruano se ha comprometido a elevar progresivamente la edad mínima de admisión en un empleo o trabajo a un nivel que posibilite el más completo desarrollo físico y mental de los menores, esto no ocurre realmente. Las autoridades laborales han detectado niños mayores de 12 años trabajando en el interior de la minas, perforando los socavones con cinceles y picos para extraer el mineral, respirando en el interior de la mina la concentración de polvo. Los menores también respiran gases tóxicos o soportan en el exterior, en los lavaderos de oro, altas temperaturas o lluvias torrenciales mientras inhalan el mercurio gaseoso, altamente tóxico, producido en la quema de la amalgama que permite separar las partículas de oro.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
4510
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.