Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pensativo escriba una noticia?

Cuando la muerte muera

26/10/2009 16:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las tradiciones representan, para muchos países, una oleada cultural que va más allá del entorno educativo y puede provocar, incluso, graves crisis sociales. Las tradiciones religiosas, por ejemplo, sumergen a nuestra sociedad en la más baja de las intelectualidades

Próximos a las tradicionales fiestas de todos los santos, a celebrarse en el mes de Noviembre en nuestro país, quiero hacer una reflexión de su significado y de las graves consecuencias que representan en nuestro entorno espiritual. Cuando el cuerpo muere y es llevado a la tumba, este se descompone y vuelve a su estado original. La Biblia dice que Dios hizo al hombre del polvo y le dijo; volverás a la misma tierra de donde saliste, porque polvo eres y al polvo volverás. Los restos se esparcirán con el aire y no seremos absolutamente nada. Dentro de la tumba no quedara ningún resto, solo el espacio vacío de lo que fue un cuerpo sin vida. Las tradiciones nos han llevado a construir criptas sobre las tumbas y son de muy distintas estructuras, según la capacidad económica de sus deudos. Mucha gente piensa que la tumba será el segundo hogar de cada persona. Las tradiciones nos han llevado a manifestar el recuerdo de los seres en algo más que un simple recuerdo, y se ha llegado a honrarlos y a venerarlos sin ninguna justificación. Colocan altares en sus casas, presa de las mismas tradiciones que aseguran que un muerto regresara a su casa con sus seres queridos y estos lo esperaran con aquellos gustos y manjares que solía tener en vida. Miles de personas acuden a los panteones a colocarles flores y velas a sus difuntos, pensando, ingenua y tontamente, que es a ellos a quienes honran y veneran, pero la verdad es completamente distinta.

¿Qué es la muerte para ti? Seguramente un estado de completa inanición, donde el cuerpo físico se acaba, y el alma para unos, y el espíritu para otros, deambula en el más allá esperando ser llevado al cielo o al infierno. Algunas religiones hablan de la reencarnación, mientras otras aseguran que una parte de nosotros sigue viviendo cuando el cuerpo muere. Pero cuando una persona muere, deja de existir. La Biblia dice; porque los vivos saben que han de morir, pero los muertos no saben nada ni esperan nada, pues su memoria cae en el olvido. La muerte es lo contrario de la vida, de tal modo que no oyen, no piensan y no ven. La muerte es solo un descanso donde no hay sufrimiento ni dolor. Jesús lo manifiesta en la muerte de Lázaro, su amigo, antes de llegar a resucitarlo; nuestro amigo Lázaro duerme, pero voy a despertarlo. La muerte es un enemigo a quien todo creyente debe vencer con ayuda de Cristo. De la muerte nadie puede escapar porque persigue a todo mundo. La muerte no es santa ni alcanza el grado de ser digna de alguna honra. La muerte es una consecuencia del pecado y Dios mando a su hijo al mundo para vencer a la muerte y lo hizo por medio de la resurrección.

La Biblia habla de resurrecciones, como la de Elías, resucitando al hijo de una viuda, o a Jesús quien resucitó a Lázaro y a Pedro quien resucito a una cristiana llamada Dorcas, incluso Dios resucito a su hijo Jesucristo. Fueron grandes victorias de Dios contra la muerte. Pero Dios tendrá una victoria aun más grande cuando logre finalmente derrotar a la muerte. Isaías dice; Devorará a la muerte para siempre; el Señor omnipotente enjugará las lágrimas de todo rostro, y quitará de toda la tierra el oprobio de su pueblo… Ese será el Día en que la muerte muera. Los relatos bíblicos de la resurrección nos dan una esperanza segura. Dios habrá de resucitar a los muertos. Jesús dijo; no se asombren de esto, porque viene la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán su voz, y saldrán de allí. Los que han hecho el bien resucitarán para tener vida, pero los que han practicado el mal resucitarán para ser juzgados.

Los cielos le pertenecen al Señor, pero a la humanidad le ha dado la tierra. Los muertos no alaban al Señor

La muerte es enemiga de Dios y como tal debemos verla. Si amas a Dios y le practicas obediencia, el paso siguiente es la fidelidad. En todo momento piensa que las tradiciones no van de acuerdo a la palabra de nuestro creador. No es a las tradiciones a quienes debemos hacer caso, sino a Dios. Debemos honrar a Dios y una de las maneras de hacerlo es mostrándole fidelidad. Recuerda que tu relación personal con Dios debe de ser perfecta. Ir a un panteón y colocar flores o velas en alguna cripta, no es lo correcto. No estamos honrando a nuestros difuntos, estamos honrando a la muerte. En cada rincón, en cada sitio, en cada lugar donde se deposite una ofrenda, se coloque una vela y se haga reverencia, no es a Dios, sino a la muerte a quien estarás venerando. Isaías dice; Así dice el Señor Todopoderoso, rey y redentor de Israel; yo soy el primero y el ultimo; fuera de mi no hay otro dios. La Biblia dice que podemos estar seguro de que todo aquel que sea idolatra, inmoral e impuro, no tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios. También nos pide estar alertas y nos hace la recomendación de evitar los engaños, porque por estas causas viene el castigo de Dios sobre los que viven en desobediencia. La Biblia no hace mención de adorar a los muertos, por el contrario, nos dice que antes éramos oscuridad, pero ahora somos luz en el Señor. Vivamos como hijos de la luz y comprobemos lo que agrada al Señor. El apóstol Pablo dice; no tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien denúncienlas, porque da vergüenza aun mencionar lo que los desobedientes hacen en secreto. Pero todo lo que la luz pone al descubierto se hace visible. Por eso se dice; Despiértate, tu que duermes, levántate de entre los muertos, y te alumbrará Cristo. La Biblia dice; los cielos le pertenecen al Señor, pero a la humanidad le ha dado la tierra. Los muertos no alaban al Señor, ninguno de los que bajan al silencio. Somos nosotros lo que alabamos al Señor desde ahora y para siempre.

Pues bien amigos, hermanos, lectores, no se olviden que estas tradiciones debemos pasarlas por alto. Pide a Dios por tus seres queridos y ora para que estos seres queridos que están todavía en vida puedan aceptar a Cristo en su corazón y tener segura una vida eterna después de morir. La oración es la mejor manera de estar en cercanía con Dios, a quien debemos mostrarle fidelidad en todo momento. Dios se agrada de quien es fiel. El Apóstol Pablo nos dice; Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor… Dios nos ha regalado la vida eterna y esto debe bastarnos. Recordemos que durante estas tradiciones no será a Dios a quien honremos, sino a la muerte y la muerte es enemiga de Dios.

La Biblia nos anima unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, para que cantemos y alabemos en todo momento al Señor con el corazón, dando siempre gracias a Dios el padre por todo, en el nombre de nuestro señor Jesucristo.

Volverás a la misma tierra de donde saliste, porque polvo eres y al polvo volverás


Sobre esta noticia

Autor:
Pensativo (56 noticias)
Visitas:
5076
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.