Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El "Cryosat 2" un satélite que medirá al centímetro el espesor de los hielos polares

03/05/2010 12:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las especulaciones sobre si se derriten globalmente los hielos de la Antártida encabezadas por Greenpeace y los científicos objetivos va a finalizar con los adelantos de la ciencia internacional

Desde la base de Baikonur (Kazakhistan), la mítica base de la que partió el legendario astronauta ruso Yuri Gagarin en 1961 para el primer viaje alrededor del mundo, se acaba de lanzar el satélite "Cryosat-2". Está encargado de la medición y estudio de los hielos polares. Este satélite que dirimirá la creciente contienda entre científicos de si se derriten o no los hielos polares, está concebido para medir ese espesor en los extremos norte y sur del globo terráqueo. Esta tarea debe ser exacta y científicamente lo será. De ella depende el que los sabios tengan datos exactos sobre la evolución real del clima. Las especulaciones han demostrado ser catastróficas.

Este satélite, que viajó a bordo de un cohete "Dnieper", encargado de ponerlo en órbita, goza de buena salud y ya está enviando datos a velocidad casi frenética.

A su antecesor le había acompañado en el naufragio el cohete Rockot y es por eso que "Cryosat-2’ , ha viajado con un cohete más antiguo pero más seguro. Así que el Ariane 5 y el Vega, que eran candidatos a transportar este observador de los hielos, que pesa 720 kg, han quedado en tierra. Esto prueba -como hemos dicho en anterior trabajo- la buena voluntad de los ex-enemigos de la "guerra fría" Rusia y los Estados Unidos, en misiones científicas de todo tipo.

Una vez en órbita a una altitud media de 717 km "Cryosat -2" medirá por primera vez con una precisión casi segura las variaciones de espesor de los hielos, primero y luego la subida de nivel de los mares. Y aunque los pronósticos son inciertos precisamente por las fallas humanas y de satélites anteriores, se despejarán ahora muchas incógnitas gracias a la precisión del artefacto cuyo error máximo en sus mediciones se calcula en 3 cm y es un nuevo prodigio de la nueva nanotecnología. Antes, un satélite con esa misión hubiera pesado unos 1.500 kg.

El fallo del anterior satélite para el mismo objetivo: la influencia del cambio climático en la Antártida

En el año 2009, falló el satélite "Observatorio Orbitador del Carbono" (OCO2), lanzado desde la base Vandenberg de la Fuerza Aérea de EE.UU. en California. No alcanzó su órbita debido a un problema minutos después del despegue en el cohete Taurus que lo transportaba, según NASA. El satélite cayó en el océano Antártico.

Los responsables del lanzamiento declararon que el cohete sufrió una avería y no se desprendió como estaba previsto, la cofia que protege el satélite después del despegue. Tras el lanzamiento, el observatorio debía situarse en una órbita polar a 704 kilómetros de la Tierra, algo que no ocurrió.

"El vehículo se ha caído en el océano cerca de la Antártida", dijo John Brunschwyler, el gerente del programa de cohetes Tauro fabricados por la empresa privada Orbital Sciences Corp., en conferencia de prensa. ‘ Buscaremos otra solución diferente’ . Era la primera vez que NASA utilizaba el lanzador para poner uno de sus satélites en órbita.

¿Qué pasa en los casquetes polares, bajo el cambio climático? Este satélite iba a recoger las medidas exactas globales de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera de la Tierra desde una órbita polar a unos 700 kilómetros de nuestro planeta. Los científicos planeaban analizar los datos para mejorar y entender los procesos naturales y las actividades humanas que regulan las emisiones del CO2, causante del efecto invernadero, en las regiones polares.

Este entendimiento mejorará de forma dramática los datos globales sobre el dióxido de carbono y permitirá hacer predicciones sobre los cambios futuros y el efecto que éstos pueden tener en el clima de la tierra y estudiar sus efectos. Al fallar el proyecto cambiaron los planes y se decidió enviar al ‘ Cryosar-1’ , que quedó inédito al fallar el lanzador.

Así que el nuevo ‘ Cryosat-2’ era la prueba definitiva para estudiar directamente la actualidad, es decir en que forma el cambio climático había influido en los hielos polares.

Las dos teorías: la catastrofista y la objetiva

¿Se derriten ‘ hielos eternos’ de Groenlandia y la Antártida? Si antes había duda sobre qué ocurría, esta información de la parte catastrofista vino a poner las cosas peor. La damos tal como apareció en los medios.

‘ La documentación de Greenpeace demuestra que estos fenómenos que están ocurriendo en regiones polares está íntimamente relacionados con el calentamiento global. Los científicos que investigan los efectos del cambio climático han documentado, directamente y con fotos satelitales, los desprendimientos de bloques de masa gélida que se funden en el Océano Atlántico.

La alerta se incrementó a mediados de 2009 cuando se desprendió de un glaciar de Groenlandia un témpano de unos 60 km2, equivalente al tamaño de la isla de Manhattan. Una de las primeras sorpresas para la expedición de los científicos de ‘ Greenpeace’ a bordo del ‘ Artic Sunrrise’ , fue el constatar el hecho de que el hielo marino no era tan espeso en muchas partes y que el rompehielo en que viajaban pudo navegar por zonas en las que originalmente habría sido imposible entrar sin grandes esfuerzos. En la segunda etapa de la expedición, el equipo encontró que el deshielo en la parte baja del glaciar Petermann es 25 veces más rápido que en la superficie.

El equipo documentó que los témpanos siguen llegando a las aguas cálidas del Océano Atlántico desde el glaciar ubicado en el sudoeste de Groenlandia.

Nuevo record para el hielo de la Antártida

Mientras que las noticias hacen foco sobre la menor extensión del hielo del Ártico desde el inicio de la medición mediante satélites, el Hemisferio Sur (la Antártida) ha establecido silenciosamente un nuevo récord para la extensión del hielo desde 1979.

El problema de la subida del nivel de los mares está unido al del espesor de los casquetes polares. La nanotecnología permite construir satélites para solucionarlo

Esto se puede ver en el gráfico más abajo, del sitio web de la Universidad de Illinois (Chapman) que es actualizado diariamente. El área de la cobertura de hielo es la más alta en el registro de los satélites, que comenzó en 1979, quebrando los récords de 1995, 2001, y 2006.

Variación desde 1978 de la extensión del hielo Antártico

Este invierno ha sido especialmente duro en el Hemisferio Sur, con fríos y nevadas récords establecidos en Australia, Argentina y gran parte de Sudamérica, y África. Desde 1979 la tendencia en los registros satelitales fue creciente para la extensión total del hielo Antártico.

Aunque en 2002 hubo un frenesí de interés en los medios cuando la barrera de Larsen-B colapsó y la extensión de hielo disminuyó ostensiblemente, eso fue momentáneo.

La barrera de hielo Larsen-B en 2002

Esa ruptura fue causada por una momentánea declinación en la extensión del hielo en el sur que no se debió al calentamiento del invernadero sino a un gran pico en las actividad solar que causó un significante calentamiento en latitudes medias y bajas, una reducción de los vórtices polares en ambos hemisferios, y hasta una momentánea ruptura, por primera vez, del vórtice polar sur. Esto causó un aumento de los vientos y corrientes llevando a una ruptura del hielo.

En cuanto el sol se aquietó, el hielo retornó rápidamente y ha retomado su lento crecimiento. El pico de actividad solar y descenso del hielo Antártico, ha sido medido. La correlación inversa entre la actividad solar y la extensión del hielo Antártico es impresionante. Mientras que la Península Antártica se ha calentado en años recientes, y el hielo cercano a ella disminuyó durante el verano del Hemisferio Sur, el interior de la Antártida ha sido más frío y el hielo en todas partes se ha extendido y ha durado más tiempo, lo que explica el aumento de la extensión total. Esta dicotomía fue mostrada muy claramente en el blog publicado recientemente por el World Climate Report.

Nótese que las temperaturas promedio en el Polo Sur son cerca de 1º F (0, 56º C) más bajas que en 1957, y que el invierno más frío registrado fue el de 2004. Este invierno pasado fue menos frío por el equivalente de lo que llamamos ‘ bloqueo de altas latitudes’ en el Hemisferio Norte que fuerza al aire frío hacia las latitudes medias. Esto explica los fríos extremos en Australia, Sudamérica y África.

Los inviernos son más fríos en la Antártida

Los Hemisferios Sur y Norte estuvieron fuera de sincronía, con un calentamiento notado en los océanos o tierra del Hemisferio Sur durante el reciente calentamiento del Hemisferio Norte.

Este hecho comprobado viene a poner en duda, una vez más, las afirmaciones de la hipótesis del "calentamiento global catastrófico" que postula que los polos se calentarán más que las regiones templadas y los trópicos. Hay un error grueso en la hipótesis, y deja al descubierto que hay otros factores, como la actividad solar -despreciada por la hipótesis y no incluida en los modelos de manera adecuada- que afectan al desarrollo del clima en la Tierra.

Descubren en la Antártida la corriente marina profunda más fuerte del planeta

Investigadores de la Universidad de Hokkaido en Japón han descubierto en la Antártida la corriente marina profunda más fuerte del planeta. Su trabajo se publicó hace semanas en la edición digital de la revista ‘ Nature Geoscience’ .

El agua fría y densa de las placas marinas de la Antártida fluye hacia el norte a más de 3.000 metros de profundidad.

Los investigadores explican que las observaciones de esta fuerte corriente a lo largo de la Placa de Kerguelen cerca de la Antártida revelan una rama significativa de la circulación de retorno profunda de los océanos globales.

Los científicos, dirigidos por Yasushi Fukamachi, utilizaron unos dispositivos de metros de corriente en las aguas profundas al este de la Meseta de Kerguelen durante dos años para controlar el flujo hacia el norte en profundidad.

Los investigadores estiman que, de media, alrededor de ocho millones de metros cúbicos de agua por segundo con menos de 0, 2º centígrados es transportada hacia latitudes inferiores, con una intensidad casi cuatro veces mayor de lo documentado con anterioridad en una rama diferente del flujo antártico profundo.

La llamada Agua Profunda Antártica forma las masas de agua más profundas y densas que participan en la circulación oceánica global, lo que a su vez es un importante componente para el sistema climático.

Ahora llega la prueba de fuego para el ingenioso ‘ Cryosat 2’ que como hemos dicho tiene una actividad frenética y que despejará incógnitas que permitirán destruir las teorías fatalistas. El mundo no está para terminarse.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1230 noticias)
Visitas:
8255
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.