Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Angel Barrueco escriba una noticia?

La cruzada de los niños, de Marcel Schwob

16/05/2012 08:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Aunque conozco bien la obra del gran Marcel Schwob (hasta ahora había leído el volumen que abarca Mimos / Espicilegio / Vidas imaginarias , los relatos y crónicas inéditos de Mundos terribles y la novela poética El libro de Monelle ), y creo que Vidas imaginarias es una obra maestra, no había leído el breve y célebre y extraño libro titulado La cruzada de los niños . Ahora se presenta con una nueva traducción del también escritor Pablo Martín Sánchez, con ilustraciones de José Hernández y con un prefacio de Enrique Vila-Matas, buen conocedor de la obra de Schwob.

La cruzada ... reconstruye un hecho real (en 1212, miles de niños franceses formaron una expedición para viajar hacia Jerusalén, en busca del Santo Sepulcro, pues uno de ellos afirmaba que el mismísimo Jesucristo le había entregado una carta ordenándole que recuperase la ciudad), pero lo hace de una forma original, mediante ocho monólogos que, casi a la manera de Rashomon , pintan el cuadro de los hechos: varios niños, dos papas, un leproso... Se lee en un rato y ostenta una prosa poética que la convierte en una delicatesen.

Un extracto del relato del papa Inocencio III:

Y yo no sé qué encantamiento ha hecho salir de sus casas a más de siete mil niños. Siete mil hay en la carretera, con su cruz y su bordón. No tienen comida; no tienen armas; son inútiles y nos avergüenzan. Ignoran cualquier religión verdadera. Mis servidores los han interrogado. Responden que van a Jerusalén a conquistar Tierra Santa.

Un fragmento del relato de tres de los niños:

Los solitarios y los enfermos vienen a vernos, y las ancianas encienden para nosotros las luces de las cabañas. Las campanas de las iglesias tocan por nosotros. Los campesinos levantan la cabeza de los surcos para observarnos. También las bestias nos miran y no huyen. Y desde que nos pusimos en marcha, el sol se ha vuelto más cálido, y ya no recogemos las mismas flores.

[Traducción de Pablo Martín Sánchez]


Sobre esta noticia

Autor:
José Angel Barrueco (1765 noticias)
Fuente:
thekankel.blogspot.com
Visitas:
2174
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.