Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Es cronista Álvarez Arévalo símbolo viviente de Guatemala

17/06/2012 14:00 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

El cronista de la Ciudad de Guatemala, Miguel Álvarez Arévalo, con parte de su formación académica en México, a sus 60 años de edad es un símbolo viviente de la mayor urbe centroamericana. Académico y gran conocedor de la cultura y las tradiciones de Guatemala, se siente cómodo de transmitir su experiencia profesional y sus vivencias de la ciudad en especial a los jóvenes. “Aquí (en la Ciudad de Guatemala) hay de todo: arte, historia, tradición, pero lamentablemente muchos no la conocen, entonces el papel del cronista es cimentar esos valores y difundirlos”, dice el cronista de la capital en plática con Notimex. Admite el desapego de las nuevas generaciones de las tradiciones y costumbres de una ciudad como Guatemala, fundada en 1776 en el Valle de La Ermita luego de los terremotos que destruyeron la primera capital de la metrópoli colonial. Es capaz de hablar durante horas de las numerosas parroquias que adornan el centro histórico de la ciudad, del arte colonial, de las leyendas y las tradiciones chapinas de la Navidad, de las Procesiones y alfombras de la Semana Santa, de los santos difuntos. Domina además temas de la gastronomía tradicional, de las fiestas de los barrios más antañones de la ciudad, de la modernidad y la tecnología que llega a la urbe y aborda sin miramientos los principales problemas políticos y sociales de los capitalinos. Estos temas son recurrentes en los 26 libros escritos por el cronista de la ciudad, quien es también un reconocido profesional de la Historia, carrera que estudió en la Universidad San Carlos de Guatemala, la mayor casa de estudios del país. Álvarez Arévalo (Guatemala, 1952), usualmente bien peinado y vestido con sobrios trajes, es reconocido por propios y extraños que lo saludan en sus recorridos a pie por el centro de la ciudad, que en los últimos años registra un auge de la delincuencia. El Consejo Municipal lo nombró en 1992 Cronista de la Ciudad de Guatemala, responsabilidad que suma a más de 20 años de trayectoria en periódicos y programas de radio y televisión, siempre en temas culturales y de historia de la metrópoli. Sobrino nieto del presidente Juan José Arévalo (1944-1950), considerado el mejor presidente de Guatemala, Álvarez Arévalo, luego de graduarse en Historia en 1980, estudió Museografía gracias a una beca otorgada por el gobierno mexicano. En México estudió de 1988 a 1990 en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía, que complementó su formación de la carrera de historiador. “Mis carreras de Historia y Museografía me sirvieron para mi futuro desempeño profesional”, indica el también director del Museo Nacional de Historia. Desde la casona del Museo Nacional de Historia, un edificio de fines del siglo XVIII enclavado en pleno centro histórico, despacha Álvarez Arévalo y atiende las consultas de cualquier tema de historia y de la ciudad. Considerado por muchos como una “enciclopedia viviente”, de manera habitual –sin formalismos ni trámites burocráticos- es consultado sobre diversos temas por amas de casa, obreros, estudiantes, profesionales académicos y políticos. El cronista, quien ha impartido conferencias en México, Estados Unidos, España y Canadá, entre otros países, es fiel convencido de la “revitalización” de la cultura de Guatemala, para lo cual no duda en recurrir a las tecnologías de la información. Reconoce que bastantes capitalinos jóvenes y estudiantes en general no se interesan por la cultura de la ciudad, y absortos en el internet y las innovadoras vías de comunicación de nuestros días, tienen un escaso hábito de la lectura. Pero esta circunstancia de la tecnología no la ve mal, por el contrario –dice- “debemos aprovechar las ventajas de medios como las redes sociales para difundir los valores de la ciudad. Yo las uso y antes ni el Facebook conocía”. “Para este cargo hay que ser un poco inquisidor y velar para que la historia no sea deformada. Como cronista es una responsabilidad difundir los valores de la ciudad, su patrimonio cultural y fomentar sus tradiciones”, enfatiza.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44071 noticias)
Visitas:
8947
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Nake Contr (01/03/2013)

Muy interesante este semblanza, sobre Miguel Alvarez Arevalo, Cronista de la Ciudad. Merceidos los comentarios