Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Claudiopb escriba una noticia?

Crónicas de Viajes por el Mundo 2da.parte

27/12/2009 15:41 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

Viaja con el corazón ligero. Trata de ilustrarte sobre tu lugar de destino, todos los lugares son " un mundo de conocimientos"

OTOÑO EN NUEVA YORK

El cambio se produce casi de un día para otro. La ciudad llena de turistas y crucificada por el sol se transforma súbitamente en una noche de setiembre. Al atardecer, el aire comienza a tener un roce metálico. Los días se acortan suavemente y en el contraste con las sombras prematuras la ciudad parece más luminosa. Era la noche en que el primer estreno teatral de la temporada coincidía con la iniciación del otoño. Se descubre que todo el mundo esta de regreso en Nueva York. En un mismo día arribaban doce trasatlánticos, en los night clubs reaparecen los nombres tradicionales y a lo largo de todo el East Side vuelven a verse hombres con ropa de etiqueta y las limousines Cadillacs. Nueva York, comienza a ser Nueva York de nuevo. Estan encendidas todas las marquesinas luminosas de los teatros, y a lo largo de Broadway se escalonan las grandes premieres cinematograficas envueltas en la luz de los reflectores; se multiplican las banderas extranjeras en lo alto de los grandes hoteles donde se aloja el mundo diplomático que llega para la Asamblea General de la Naciones Unidas; los restaurantes lujosos cambian el confort frigorífico del verano por un tibio acogimiento que parece brotar de las alfombras rojas y espesas, mientras en los guardarropas, sobre las pieles caras, flota un aire de perfumes franceses................... Mas de un millón y medio de alumnos le devuelve su voz rumorosa a las escuelas públicas; se iluminan los edificios de las Universidades y hay, en general, un aceleramiento insensible de la actividad como si Nueva York recuperase las energías que estuvieron sofocadas bajo el peso del verano..Todo eso se encuadra en un marco fragoroso que la Naturaleza pareciera combinar con un caprichoso toque modernista. El follaje de los parques y los jardines que conocemos se toma un respiro exótico antes de marchitarse y adquiere un tono bronceado-de viejos bronces y bronces relucientes-que le da al paisaje un mágico aire metálico. Desde el punto de vista del efecto decorativo, Nueva York y todo el noreste del país, disfruta durante un mes casi de una extraña belleza también exclusiva, promovida por el sorprendente colorido del follaje. Lo que es razón de un espectáculo incomparable en toda la campiña de Nueva Inglaterra, resulta en Nueva York un toque más sorprendente todavía, porque es fácil comprender como es de armoniosa la combinación que se establece entre el paisaje y la ciudad, cuando el paisaje adquiere en otoño ese aire metálico que parece brotar de las propias entrañas de Nueva York. Con el otoño ya predominan los cielos grises y pesados. Las fiestas clásicas de la época, el Rosh Hashana de los judíos y el Día de Acción de Gracias de todo el mundo, son fiestas que tienen un íntimo sentido familiar, naturalmente auspiciado por el clima. Ese mismo día de Acción de Gracias, a fines de noviembre inicia la temporada de Navidad y por estos años además de mostrarse un pálido sol, a veces nevaba suavemente, cosa que ya no sucede. Pero tanto el sol como esa incipiente nieve envolvían el desfile mañanero de Macy's en un clima de ternura simple que le da sustancia a eso que se define como "el espíritu navideño". El desfile de Macy's es una tradición neoyorkina que existe hace mas de 70 años y señala automáticamente el comienzo de la temporada navideña. Bien avanzado diciembre, sobre la costa del Hudson comienzan a soplar los primeros latigazos del viento y en la rotonda de la ONU las banderas del mundo se agitan como la humanidad que representan; insensiblemente, la vida se va haciendo un poco mas dura: viento, frio, algo de lluvia y algo de nieve; pero, insensiblemente también la vida se va haciendo mas estimulante al auspicio del aire fresco y vitalizador que parece electrificar a la ciudad con esa fuerza flamante que todos los años se estrena en otoño, después que Nueva York ha recargado sus baterías con el sol y el mar y el aire y el calor que quedan atrás. Por supuesto que el Nueva York de los 60 era otro Nueva York, uno de los ejemplos mas tiernos y divertidos lo encontramos en la pista numero 9 del aeropuerto de La Guardia, que estuvo catorce días cerrada porque al limpiarse la hierba se descubrió a unos centímetros de esa pista un nido de faisanes con once huevos; y los obreros con autorización de la jefatura del aeropuerto colocaron banderas rojas en torno al nido y se clausuro la pista hasta que nacieron los polluelos. Historias que en Nueva York, ahora formarían parte de la ciencia ficción o de una utopía. Copo a copo, o mejor dicho nevada a nevada, se viene el frío, así que los dejo ya que iré rumbo a esa ciudad subterránea que existe en Nueva York, y donde es más fácil enfrentar el crudo invierno de la Big Apple.

BARILOCHE

Si usted conoció Cortina D’ Ampezo, St. Moritz, u otros centros vacacionales de esquí en Polonia, Austria, Alemania ó Suiza; si también anduvo por Aspen ó los interminables y paradisíacos complejos de nieve en los Estados Unidos; no se sorprenda si un día llegan a sus manos revistas, folletos ó catálogos de Centros Vacacionales de Montaña y se queda prendado y asombrado con un lugar que aún no conocía. Un centro de Esquí Internacional, a un lado de Los Andes, que sirvió a Walt Disney de inspiración y marco para hacer trotar en su Isla de Fantasía (Bosque de Arrayanes) a su tierno y maravilloso Bambi. La particularidad de San Carlos de Bariloche, es que esta catalogado como un importante centro vacacional de invierno, pero sus lagos, montañas, campamentos, entornos e infraestructura; también la califican como un gran centro vacacional de verano. La majestuosa ciudad de San Carlos de Bariloche se encuentra a orillas del lago Nahuel Huapi, espejo de agua que junto a montañas y bosques integra el contexto de uno de los lugares más bellos del mundo sin lugar a dudas. Muchos viajeros ilustrados y conocedores invocan a Rio de Janeiro, la Penísula Amalfitana, la Costa Azul y Bariloche; como los lugares más bellos del mundo, y no es para menos. Bariloche tiene como fecha de fundación el año 1902. Su nombre surgió como un juego de palabras entre "Carlos Wiederhold", quien instaló el primer almacén de ramos generales del lugar (de allí la parte de "San Carlos" ), y una deformación del término "vuriloche" ("gente distinta o diferente, de atrás o del otro lado"), utilizado por los mapuches para denominar a otros pueblos originarios que habitaban los valles de la zona este de la cordillera de los Andes antes de su propia llegada a la región. Ubicada al oeste de la provincia de Río Negro y a 1.640 kilómetros de la capital argentina, Bariloche cuenta con todos los servicios y comodidades para que el visitante la haga meta de sus vacaciones todo el año. La pesca con mosca de truchas y salmónidos durante el verano y variadas alternativas deportivas, entre las que se destacan el trekking, el rafting por decenas de cursos de agua y las caminatas por los bosques milenarios, además de los ascensos a la mayoría de las cumbres que rodean la ciudad, son algunas de las actividades recreativas que realizan quienes visitan Bariloche. La llegada de la nieve anuncia el comienzo de la temporada de esquí y la práctica de deportes invernales en el mítico Cerro Catedral y es considerado uno de los centros de esquí más importantes del país y del mundo, visitado cada invierno por miles de fanáticos. Los paseos en mountain bike y las cabalgatas con la posibilidad de acampar en frondosos bosques, ríos y lagos naturales hacen que quien visita la ciudad quiera volver una y otra vez, ya sea en otoño, invierno, primavera o verano. Es que San Carlos de Bariloche (o "Bariló", como la conocen los jóvenes que desde hace décadas realizan allí sus viajes de egresados) tiene lo que buscan todas las generaciones. No es posible enumerar en unas pocas líneas sus grandes atractivos, por lo pronto no deje de visitar la Isla Huemul, Puerto Blest, el Cerro Tronador, Colonia Suiza, el Bosque de Arrayanes de la Península de Quetrihué (Walt Disney), Puerto Pañuelo y Llao Llao entre otros. Muchos famosos del mundo tienen campos y propiedades en el lugar, es posible que por sus calles se pueda tropezar con Tommy Lee Jones, Bennetton, Sylvester Stallone, Jack Warner ó el ya consagrado nuevo porteño de Buenos Aires Don. Robert Duval. Seguramente usted, al igual que ellos amanecerá frente al increíble, cristalino y monumental lago Nahuel Huapí mirando cómo el sol trepa la montaña y comienza a iluminar esta hermosa ciudad cordillerana argentina.

MARRUECOS

Nuestro destino final era Málaga en España, pero utilizábamos las formas más complicadas y los caminos mas difíciles para llegar a destino.-El motivo era muy sencillo; conocer, conocer y conocer la mayor cantidad de lugares, incrementar las experiencias y utilizar un método distinto en cada oportunidad en que nos era posible. Por eso desde Buenos Aires, nos mandamos a Río de Janeiro ( en esa epoca, ese tramo sólo ya era un viaje internacional en un DC4 de motores a explosión y hélice de Panair do Brasil) . Era de madrugada y aterrizamos en El Galeao, Río de Janeiro y como nos quedaban muchas horas para abordar el vuelo de la Royal Air Maroc, nos internamos por el centro de Río y al llegar a Plaza Mauá abordamos el ferry a Paquetá. Con una guía en la mano, un gigantesco vaso de "suco da laranja" y una cómoda poltrona, pasamos horas y horas observando el lento transito de las embarcaciones, tomando el sol y leyendo cosas sobre nuestro próximo destino intermedio que era el que más nos interesaba: Marruecos.- Al atardecer, el último ferry, nos regresó al centro de Río y cruzando la plaza un autobús nos depositó en el Galeao nuevamente. Saqué el equipaje del locker y nos encaminamos al mostrador para hacer el check in del vuelo 363 cuyo destino era Casablanca, Málaga y Madrid.-Teníamos pensado hacer una larga escala en Marruecos, así que allí desembarcaríamos allí, para quedarnos cuatro días y después hacer el ultimo tramo a Málaga donde debía hacer algunas compras por encargo. El stop over nos costaría caro, pero valía la pena. Llegamos a Casablanca y yo me sentí estremecido, ya que el aeropuerto bastante precario me recibió con el calor típico del desierto. Nos pareció ver a nuestrp alrededor a los fantasmas de Humprey Bogart, Claude Rains e Ingrid Bergman, y caminando hacia la explanada nos fuimos entonando, ó mejor aún desentonando " As Times Goes By " al mejor estilo de "tócala Sam".-Tomamos un taxi y preguntamos en español si nos podían recomendar un hotel modesto pero con baño privado. El chofer, casualmente natural de Las Canarias nos preguntó cuanto queríamos gastar y yo le contesté que no mas de 50 ó 60 dólares..- "Por esa plata en éste país puedo llevarlos a un gran Hotel con Fiesta incluida.- "Lo de Fiesta no nos quedo muy claro, pero por la noche fue grande la sorpresa. Sobre un campo verde, aledaño al Hotel había un gran prado, que parecía una estupenda alfombra del mismo color por la prolijidad de su corte. Sobre éste manto color esperanza se enfilaban ordenadamente carpas multicolores pero de acentuado raso rojo y dorado que daban un toque lujosísimo. Cada una de ellas tenía manjares de las distintas regiones de Marruecos y eran atendidas por hermosas camareras que nos acercaban vajillas labradas. Números de música, canto y baile me empezaron a deslumbrar. Indudablemente estaba dentro de "otra cultura" y todo me resultaba novedoso. Cuando la gente comenzó a dejar las carpas después de haber comido exageradamente, nos invitaron a salir al prado y allí comenzó "la carrera de la pólvora" Con caballos y jinetes muy diestros, esgrimiendo fusiles. Los corceles árabes eran el mayor atractivo, pero los reflectores, la acrobacia y los fuegos artificiales, transformaron la noche de Casablanca en una experiencia inusitada. Al otro día recorrimos la Mezquita de Hassan II y luego tuve que optar entre tres excursiones diferentes que prometían lugares históricos y deliciosos. Una se dirigía al sur, hacia Marrakech, otra por la costa hacia Rabat y Tanger, pero yo elegí Fes, la más antigua ciudad imperial fundada hace más de mil años por Idris II.-En un moderno microbus llegamos primero a Mohammedia luego Rabat, después Meknes y finalmente Fes, donde pernoctamos. Muy temprano salí a recorrer sus zocos y en sus "kesarias" de un impresionante carácter pintoresco, nos sentimos invadidos de un encanto inagotable. Por la noche cenamos con odaliscas, citaras y mucho vino a nuestro alrededor. Después de un sueño reparador regresamos a Casablanca bordeando toda la costa desde Rabat, sus playas y piscinas al pié de la colina de Anfa y los modernos edificios con exuberante vegetación. Todos estaban entusiasmados con el tour hacia el sur, donde llegarían hasta Marrakech, pero mi próximo vuelo no me permitiría alejarme tanto de Casablanca.-En cada momento la acogida llena de cortesía y amable.

MACHU PICCHU

PERU El momento que tanto había esperado, había llegado finalmente. Hacia el este, el cielo comenzaba a aclarar sobre los irregulares picos de las montañas. Las ruinas de la antigua ciudad de Machu Picchu, ubicada a más de 2400 metros sobre el nivel del mar, en los altiplanos orientales de Los Andes peruanos, nos envolvía en una niebla gentileza de los marroquíes, su hospitalidad legendaria, y sus parajes exóticos; serán motivo para volverla a visitar, todos sus atractivos quedaron guardados entre mis mayores deseos para regresar.-Después de todo Lawrence de Arabia también la había visitado.- Nos detuvimos allí, en esa fresca mañana, a esperar la salida del sol. En éste monumento a una civilización pasada, nos sentimos más peregrinos que turistas. Ubicada en lo alto de las montañas, en una arrugada depresión entre dos picos en forma de cono, Machu Picchu fue una de las grandes ciudades del Imperio Inca. Durante el Siglo XV, en la cúspide de su poder, ese imperio se extendió desde Ecuador hasta el norte de Chile y Argentina, cubriendo todo el Peru. Machu Picchu era una ciudad independiente. El agua se traía desde la cima de las montañas aledañas a través de una serie de canales de irrigación y acueductos de piedra habilidosamente construidos. Las terrazas para la agricultura eran excavadas en la montaña, a lo largo de empinadas cuestas, en anchos escalones de aproximadamente dos metros. Desde los distantes valles que se encontraban más abajo, acarreaban tierra fértil. Las llamas y las alpacas eran los animales de carga de los incas y además proveían carne para sus comidas y lana para las mantas y la ropa en general. En la actualidad Machu Picchu es una de las atracciones turísticas más populares del mundo. Un tren sale diariamente desde Cusco, la antigua capital de los Incas, y trae a los visitantes a la ciudad perdida.-La distancia es de sólo 112 Km. pero el recorrido lleva casi cuatro horas porque el tren va sobre una vía estrecha y el terreno es sumamente escarpado. Desde Puente Ruinas, final del trayecto ferroviario, y a lo largo de 8 Km. un camino angosto de arena gruesa va subiendo la montaña, en un trayecto de curvas muy cerradas, recorrido que se hace en unos micros afectados a tal efecto. Este es el recorrido convencional, aunque los más jóvenes optan por el turismo de aventura o trekking, a través del Inca Trail o criollamente llamado Camino del Inca; recorrido que se efectúa a pié, con una duración de 4 días, pasando por el Valle Sagrado de los Incas, acampando en la selva, remontando ríos correntosos o escalando pequeños tramos de Los Andes. Una verdadera forma de contactarse con la naturaleza y acrecentar el uso de idiomas, ya que estos grupos están casi siempre integrados por gente de todas las latitudes y donde se destacan los suecos, holandeses y dinamarqueses entre otros. Los grupos no son numerosos, no más de 10 ó 12 lo que determina que a través de la convivencia y las experiencias fuertes que se comparten diariamente, se terminen consolidando amistades con personas de todas partes del mundo. .En Machu Picchu, uno siente como si estuviera sosteniendo un momento de la historia en la palma de la mano. Todas las construcciones con sus calles angostas y sus escaleras de granito que parecen interminables empiezan a resultarnos familiares. Todas ellas fueron construidas de modo tan perfecto, en escalones planos y a intervalos cortos para que quienes las transitaran no se fatigaran mucho. Justo detrás de una elevada cuesta se ven templos ceremoniales y los misteriosos nichos en las paredes. El lugar está invadido por una extraña sensación del paso del tiempo y su testigo más protagónico está en la cima de la ladera, allí el famoso INTIWATANA ó reloj de sol, domina todo el panorama, muchas veces bajo densas nubes; y como mudo testigo del transcurrir de un pueblo sometido por los "adelantos de la civilización" .-

EL INCA TRAILPERU

Estamos en la Ciudad Imperial, a un costado de la Plaza de Armas que se encuentra colmada de gente, en especial por gran cantidad de extranjeros anglosajones. La Catedral perfectamente iluminada, resplandece allá arriba por el brillo de "La Adela", tal vez la campana más grande del mundo. Teniamos hambre y nos acercamos a la recova del Portal de Panes al bolichito de Osvaldo el instructor de deportes de aventura y riesgo. Tomamos unas cerveza y una picada de queso serrano, choclos y fiambre. Nuestra intención era programar una excursión a pié por el Valle Sagrado, así que desparramamos sobre la mesa todos los mapas, folletos y recortes que teníamos. Sobre mi oreja derecha escuché un "where are you from? " y cuando giré la cabeza me encontré con un par de ojos color cristal de roca, insertado sobre un rostro pálido y adornado completamente por mechones lacios, largo y rubio, casi de oro. Busqué entre mis neuronas el banco de datos de palabras en inglés y con mucho esfuerzo respondí. Me dijo que se llamaba Arlene e intercambiamos datos sobre nuestra llegada al Cusco. Le presenté a nuestro grupo y acordamos en encontrarnos en Key Cross ( una taberna de moda en un piso superior de la Plaza de Armas) como antesala para una larga salida nocturna. Arlene entrecerró sus ojos a modo de despedida y se alejo dejando una estela perfumada a agua de colonia inglesa. A la noche salimos en patota y al amanecer estábamos cada uno en su hotel. Dormimos hasta el otro amanecer, y fue el teléfono de recepción que nos aviso la hora. Nos quedaba el sabor amargo de la resaca provocada por el pisco sour. Arlene echada sobre la cama, seguía durmiendo profundamente. Nos encontramos todos en "La trastienda" y nos mandamos al buche unas enormes tazas de café bien negro. En dos taxis llegamos a la estación del tren y nos acomodamos como pudimos en un pequeño vagón. Eramos seis para el viaje, tres parejas bien balanceadas, ya que había onda entre todos nosotros. Cerca de las 9, en la parada del Km88 nos bajamos, ya que ese era el lugar para todo aquel que quisiera ir a pié por el Camino del Inca. Casi treinta personas nos siguieron y comenzamos el difícil ascenso por éste camino lleno de obstáculos. A la media hora divisamos Llactapata. Desde allí el sendero era más empinado y la altura nos hacía pelota a todos. Había que apurarse un poco, ya que algunos no tenían buena cara, y si se necesitaba asistencia médica nos convenía llegar cuanto antes a Huayllabamba, el próximo y único pueblo en nuestro derrotero. Pero la sorpresa fue grande ya que Huayllabamba sólo era un conjunto de casas deshabitadas, un lugar inhóspito. Allí descansamos, y aprovechamos para revisar el equipo y las mochilas con todo lo necesario; que a cambio de 50 dólares nos había armado el conserje del hotel. Teníamos velas, fósforos, encendedores, cuchillos, estacas, plásticos para las lluvias, ollas, alimentos, sopas en sobres, abrigos y cuatro litros de agua por persona. Nuestro grupo estaba dentro de los que iban en punta. Habíamos quedado sólo 26, ya que cuatro de ellos regresaron a la parada del Km88. Había que mentalizarse para superar El Paso (4200 mts.) y seguir el camino sin prisa y evitar cruzarlo por la noche. Al caer la tarde decidimos hacer una pausa para pasar la noche en una playita de arena a orillas del río Llulluchayoc, pequeño ramal del Urubamba, en un hermoso vallecito. En la cima, las montañas se cubrieron de niebla, y después desaparecieron por completo. La temperatura comenzó a bajar bruscamente y preparamos unas sopas de los sobres, eso nos ayudó, pero aún el frío era muy intenso. La carpa que cargaba Jualiano era muy cómoda, así que allí nos acomodamos todos juntos y Arlene "pegada a mí" sobre un costado de la tienda. Emprendimos la caminata muy temprano y cerca del mediodía divisamos El Paso. Estábamos casi sin aliento, pero pasamos la cumbre entre una densa neblina que nos impedía ver más allá de diez metros. Hacía un frío brutal, lloviznaba y el piso era resbaladizo y empinado. El cruzar la cumbre fue toda una odisea. Indudablemente la Ciudadela Imperial estaba construida en un lugar de muy difícil acceso, sin embargo después de cruzar la cima, la recompensa es grande. Comienza el descenso entre bosques y riachos y vertientes de agua pura y helada. Alrededor de las cinco llegamos a las ruinas de Runku Raqay y armamos las carpas. Le dimos un lugar privilegiado a la cocinita y preparamos unos sobres de sopa de pollo, con galletas, también abrimos unas Inka Cola que enfriamos bajo una vertiente y de postre unas tazas de café y pedazos de chocolate. Antes de dormir, ingerimos bastante mate de coca que nos oxigenaba la sangre y nos hacía soportar mejor el frío de la noche. Pasadas las cuatro de la mañana, salí para la "cocinita", hice hervir agua y con Juliano despertamos a todos. No nos podíamos perder el amanecer que fue mágico. El cielo se puso morado, luego varió en todas las tonalidades del azul. Minutos después estalló un resplandor violeta, luego lila, rojo intenso, naranja y finalmente amarillo rebotando sobre el verde de la selva. El sol era majestuoso y su presencia era como la de Dios entre nosotros. Un poco más de una hora de camino, y descendiendo, atravesamos un largo túnel que corta a dos montañas. Los abismos, los bosques húmedos, los troncos con musgos rojos, verdes y blancos, tornaban todo en una imagen inverosímil, paradisíaca. Continuamos el descenso toda la jornada, y lo visto era tan bello que nos hacía olvidar el cansancio. Cerca de las 6 de la tarde llegamos casi agotados a Wiñayhuana, casi al filo de una montaña, y ubicada a escasas dos horas a pié de Machu Picchu. Volvimos a desempacar y decidimos que darnos a pernoctar. A lo lejos se escuchaba el silbato del tren en su regreso a Cusco. Hicimos una fogata y todos nos sentamos agarrados de la mano. Luego rendidos nos fuimos a dormir. Levantamos el campamento con la primera luz del amanecer e iniciamos la corta jornada de camino boscoso y empedrado. Camino construido con adoquines de piedra y que nos llevó inesperadamente al pié de una escalinata de más de cien peldaños. La subimos penosamente, hasta que entramos en Machu Picchu por la puerta grande y pudimos ver la imponente ciudadela en toda su extraordinaria e imponente majestuosidad. Las chicas decían "Its unbelievable" . Pasamos el día completo explorando cada muro y terraza y al caer el sol, hicimos el esfuerzo supremo de ascender al Huayna Picchu y armamos el campamento para pernoctar. Visitar el Cusco fue una de las más grandes aventuras, con nuestras cabezas llenas de imágenes que parecían salidas de un cuento, pero de otro mundo. Al regresar a la ciudad, festejamos en el Diavolo, y luego con Arlene tuvimos nuestra propia despedida. Todos regresarían a Lima, excepto yo, que viajaría en el Lloyd Aereo Boliviano para El Alto, el aeropuerto de La Paz, la terminal aérea más alta del mundo. La vida sigue y estas cosas son las que le dan sentido a la mía.

MARRUECOS ACTUALIZADO

Nuestro grupo salió de Girona, con Ryanair hacia Fez. Tardamos una hora y media en llegar a Marruecos. No teníamos sitio para dormir y ya era el atardecer. Nos embarcamos en un bus hasta la Villa Nueva, un poco apartada de la Medina de Fez. Allí buscamos sitios para pasar la noche, pero estaba todo lleno ya que se acercaba el fin de año. Finalmente un jovencito musulmán nos ofreció un lugar en su casa por 50 MAD. Hicimos rápidamente la conversión de 1 euro por 11 Mad y aceptamos decididamente ya que no teníamos muchas opciones. Caminamos un rato hasta que nos acercamos al centro de la medina. .Fue una grata sorpresa, mezclada con estupor; ver esas laberínticas callejuelas que nos rodeaban. La casa era muy modesta pero allí todas las casas lo son y al mismo tiempo grandes, amplias y muy limpias. Nos ofreció dormir en un salón dormitorio y nos presentó a toda su familia. La hermana para homenajearnos nos hizo una abundante fuente de pastelitos y té caliente. Fue maravilloso. Mantuvimos una extensa e interesante conversación, mezclando idiomas, gestos y ademanes. Pasamos la noche, y a la mañana siguiente el hermano pequeño nos acompañó hasta la estación de taxis ya que sin él no hubieramos podido salir de la Medina. Queriamos dirigirnos hacia Azrou y luego seguir hacia Midelt. Llegamos a Azrou, un pueblo que realmente mucho no tiene para ver, pero disfrutamos comer en un bar del pueblo, y nos sentimos como parte de un decorado de un film. Allí vimos el mercado, y una roca que hay en el medio de la ciudad ( Azrou significa roca). Y aprovechamos para dar un paseo esperando el bus dirección a Midelt. Nosotros éramos los únicos turistas que se habían animado abordar ese tipo de transporte, sólo lo hacían los lugareños. El bus es muy barato, aunque están destruídos, pero a nosotros no nos importaba. Eso sí, había que tener paciencia, ya que el conductor no arranca, hasta que los niños vendedores no abandonan el vehículo. En cierto momento, el pasillo del omnibús se convierte en un mercado. Cruzamos el Atlas Medio que estaba nevado, e hicimos parada obligada de veinte o treinta minutos para descansar. ‘ la prisa...los mata’ Llegamos a Midelt a eso de las siete y un pariente del conductor nos ofreció una casa en Midelt para dormir. La casa era de unos hermanos y su padre, una casa amplia, limpia y acogedora. Fuimos a comprar verduras en el mercado y cocinamos con ellos la cena: el tajín típico. Luego todos juntos comimos en la forma marrokí, con las manos! Fue estupendo! Ellos hablaban español y eran gente muy amable y divertida. Tres jóvenes, Halil, Musta y Jassin. Nos dieron un salón-habitación donde dormimos los cinco juntos, cómodamente y muy bien. .Realmente fue estupenda esa experiencia familiar .Por la mañana, Jassin nos paseó por todo Midelt, por la Medina, y pudimos ver las montañas del Atlas de lejos todas nevadas... la panorámica nos resultó increíble. Nos quedamos a comer ahí en un restaurante (no recuerdo cuanto nos costó pero algo de 3 ó 4 euros costaba un buen tajín o un buen cuscús... con te y bebida claro está. Por la tarde tuvimos que aguantar un par de horas de ventas de alfombras, no compramos nada, pero la pasamos muy bien. El hermano de Halil era un crack vendiendo y nos contó toda la historia de las alfombras y las mujeres... allí no te tenes que agobiar, tenes que disfrutar de la experiencia, y si no queres comprar, nadie te va a obligar. Pueden ser un poco pesados pero son muy buena gente y si lo tomas con humor no hay ningún problema. Luego nos dirigimos hacia el desierto. Nosotros queríamos ir Erg Chigaga pero nos recomendaron ir a Erg Chebbi, y como mejor que los de allí nadie sabía; y así nos fuimos para Erg Chebbi. Para ir al desierto el pueblo más cercano a él donde puedes llegar es Merzouga así que nos dirigimos hacia allí en gran taxi! Marruekos no es agobiante si lo tomas con filosofía. No son tan pesados como la gente dice, son amables.


Sobre esta noticia

Autor:
Claudiopb (2 noticias)
Visitas:
14621
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Ana Monte (04/01/2010)

Muy buen nivel de redacción y conocimiento del tema. Excelente

0
+ -
Responder

silvicam55 (18/01/2010)

El mejor relato de viajes que leí.

0
+ -
Responder

Merzouga (04/06/2013)

Bienvenido a la página web "
Excursiones-marruecos.page4.me
. "Si su deseo es viajar a Marruecos y visitar los mejores destinos de vacaciones, preparé tres excursiones fabulosas en Marruecos que le encantará. Marruecos