Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pablo Martínez Dutra escriba una noticia?

Críticas de blockbuster: The Marc Pease Experience

10/11/2010 20:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Título: The Marc Pease Experience

Director: Todd Louiso

Guión: Jacob Koskoff y Todd Louiso

Género: Comedia

Duración: 84 minutos

Orígen: Estados Unidos

Año: 2009

Reparto: Jason Schwartzman, Ben Stiller, Anna Kendrick, etc

Del peso de los roles a la instatisfacción garantizada

Ben Stiller no aparecía en la pantalla grande desde la regular Night at the Museum: Battle of the Smithsonian (2009). Y se lo extrañaba en grande, ya que su última pisada fuerte fue en la genial Tropic Thunder (2008), película que él dirigió, escribió y protagonizó junto a un excelente Robert Downey Jr. que fue nominado a un Oscar por su participación en dicho film.

Desde entonces, poco se supo de este gran comediante, hasta la llegada (en DVD) a nuestro país de The Marc Pease Experience, una cinta plagada de comedia anodina y sin mucho gusto para la narración, dirigida por un tal Todd Louiso que nunca logra conectar los cables para que empiece la función. Eso sí, Stiller se luce.

Para empezar, cabe mencionar que el peor error de Louiso fue confiarle el papel protagónico de su historia a un actor como Jason Schwartzman, un tipo que rara vez entrega un papel bueno y que encima apoya toda posibilidad de triunfo actoral en su horrenda cara y los estilos que le hacen lucir en sus personajes, algo que pocos pueden hacer sin morir en el intento.

Marc Pease, un perdedor hecho y derecho que está cegado por una experiencia fructífera con el coro de la secundaria que, según piensa (o le hicieron creer), lo catapultará al éxito, tiene todos los condimentos necesarios para que se lo odie. Molesto, quisquilloso, perdedor, feo y obsesivo... pero sin hacer de estas cualidades una oportunidad para hacer reír. No, es como normal en él ser así, y la película lo acepta. Y con eso tenemos que seguir adelante.

La historia, totalmente "innecesaria", como se suele decir en estos casos, puede llegar a generar rechazo desde el mismísimo momento en que conocemos el catalizador psicológico que se utiliza como punto de partida: Pease está estancado por haber huído de la obra de teatro del Mago de Oz en la secundaria, y usa su éxito juvenil con el grupo Meridiano 8 (cantantes a capela) para envolverse en una realidad distorsionada por el cinismo de su profesor, Jon Gribble (Stiller, brutal), que para conseguir que la obra no fracase lo convence tras bambalinas de que el día que Meridiano 8 grabe un demo, él los producirá. A partir de esto, comienza el acecho del personaje de Schwartzman al de Stiller, sin nunca despegarnos una buena sonrisa.

Por otra parte, tenemos a la bipolar actriz Anna Kendrick, que puede aparecer en la saga Twilight y al día siguiente deslumbrar en Up in the air (2009), para luego tener otra recaída y terminar haciendo un papel totalmente indefinido, como lo es el suyo en esta película. Kendrick hace de la novia de Marc Pease, una chica que canta porque el novio le dijo que lo hace bien, pero que sabe que nunca triunfará porque no sale del coro. En fin, notarán que todo es una gran basura que no atrae en nada.

Para ir redondeando, lo único destacable es la burla (si es que la hay) que aparenta el film respecto a los musicales escolares al estilo High School Musical (¡hasta cantan "We're all in this together"!). Pero además de eso, notar como Ben Stiller puede hacer reír a lo loco o entregar un papel serio, casi de tirano, como el de éste film. Su personaje es lo único atractivo de la película, destacando esa lucha en la oficina en la que sólo se usan los pies (un chascarrillo inútil pero efectivo) y los momentos en que despliega la típica irreverencia humorística que tanto bien le hace a su imagen como comediante y como actor.

Atención amigos, The Marc Pease Experience puede ser una mala experiencia si lo que se busca es reír con una película bien hecha o bien actuada. Y lo peor es que exponentes como Kendrick o el propio Stiller quedan pegados en un proyecto así. Todo pasa por la distribución de los roles, y por dejar la acentuación de la acción en manos equivocadas. Será la próxima Louiso, Schwartzman y compañía.


Sobre esta noticia

Autor:
Pablo Martínez Dutra (121 noticias)
Fuente:
el-blog-de-palitoh.blogspot.com
Visitas:
2355
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.