Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Enrique Cabrera escriba una noticia?

Critican a los politicos por sus altos gastos

13/08/2009 10:39 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los principales mandatarios reciben críticas por sus lujosos descansos

A Michelle Obama le disparan por haberse ido de shopping a Londres con sus hijas en plena crisis económica en un avión oficial, a Nicolas Sarkozy por aceptar lujosas invitaciones de los empresarios más poderosos de Francia, a José Luis Rodriguez Zapatero por gastar fortunas en la refacción de una residencia oficial que luego no usa para sus vacaciones, a George W. Bush por sus extensos descansos cuando Estados Unidos estaba en pleno conflicto iraquí y al matrimonio Fernández-Kirchner por su uso indiscriminado de la flota de aviones presidenciales para asuntos no oficiales. A un lado y otro del planeta, los viajes de los gobernantes se convierten en encendidas batallas políticas y éticas que, aunque válidas, rara vez conducen a alguna conclusión legal.

Según distintos analistas políticos internacionalees consultados por Para Ti esto se debe a que no existen regulaciones del todo claras sobre este tema. El disparador fueron las minivacaciones londinenses de la flamante primera dama estadounidense con su hijas el pasado mes de junio: Michelle Obama y las pequeñas Malia y Sasha llegaron a la capital inglesa solas luego de acompañar al presidente estadounidense a una visita oficial en París. Lo hicieron en un avión oficial y acompañadas por un numeroso séquito de hombres de seguridad que se movilizaron a su alrededor en motos y autos blindados: las siguieron en su visita a la Abadía de Westminster, en una gira de compras en el centro y en cada una de sus comidas. Las críticas de los republicanos no tardaron en llegar aunque la prensa no hizo demasiado caso de ellas. Lo mismo ocurrió, aunque también con pocas repercusiones en la prensa, por la decisión de Obama de utilizar un avión oficial para llevar a su esposa a Nueva York para disfrutar de “una velada romántica”, que incluyó una cena y una función de teatro en esa ciudad. “Mientras el presidente Obama se prepara para visitar la zona de teatros de Manhattan usando el Air Force One, la General Motors está ultimando la declaración de bancarrota y familias de todo el país siguen luchando para poder pagar sus cuentas”, protestó en un comunicado el Comité Nacional Republicano. A lo que de inmediato el vocero de la Casa Blanca respondió que no era cierto que hubieran usado el gran avión presidencial sino un pequeño reactor militar y que, además, Obama había querido tomar un vuelo regular, pero que esa acción fue “desaconsejada por los servicios secretos”.

Tan pronto como los republicanos dispararon contra Obama por sus paseos, los demócratas les recordaron a sus históricos rivales su mala memoria: las cinco semanas de vacaciones –lo habitual en Estados Unidos son tres– de George W. Bush en plena escalada de violencia en Irak, amenaza nuclear iraní, retirada de Israel de Gaza e inestabilidad en Corea del Norte. “Tomarse vacaciones de 5 semanas cuando nuestras tropas están muriendo en Irak es obsceno”, dijo Cindy Sheehan, la madre de un soldado fallecido poco antes que se plantó cerca del rancho de Texas donde Bush veraneaba para reclamar el fin de la invasión estadounidense a ese país.

VIEJO CONTINENTE, NUEVAS POLEMICAS. Desde que llegó al poder de Francia, Nicolas Sarkozy no ha superado unas vacaciones sin ser atacado por ellas. Las críticas empezaron 12 horas después de triunfar en las elecciones, cuando aceptó la invitación de uno de los empresarios más ricos del país para viajar en su avión privado a Malta y descansar en su lujoso yate. “No pienso ocultarme, no voy a mentir y no tengo intenciones de excusarme”, dijo de regreso cuando la oposición le remarcó si no era contradictoria con su campaña “la Francia que madruga” y la prensa de izquierdas, como Libération y L’Humanité se preguntaron si era esta la “ruptura” tan prometida.

La polémica no tardó en caer sobre él nuevamente cuando en el verano de 2007 decidió pasar las vacaciones con su familia en los Estados Unidos, en una fabulosa mansión de 2.500 metros cubiertos al borde de un lago en Wolfeboro, New Hampshire, cuyo alquiler rondaba los 30 mil dólares semanales. “Compartimos la casa con dos familias amigas que nos han invitado así que no tengo por qué dar explicaciones porque esto no le cuesta nada al erario público de Francia. Unos 900 mil franceses viajan cada año a Estados Unidos. Yo soy uno de ellos. Además, he venido en avión de línea regular”, remarcó entonces el presidente galo, a quien se le cuestionó la irresponsabilidad de poner en riesgo su seguridad viajando en un avión de línea. “Como en un cuento de Borges en el que las coordenadas temporales dejan de tener sentido al fundirse en la carne de algún personaje que de súbito se aloja en el cuerpo de otro, José Luis Rodríguez Zapatero se encarnará durante sus vacaciones de agosto en Felipe González. O, al menos, podrá tener sensaciones similares, puesto que ocupa el mismo cargo y acudirá al mismo lugar –el Parque Nacional de Doñana– a pasar sus días de descanso. Y como les ocurrió a varios de sus antecesores, la polémica le perseguirá vaya donde vaya y aguante en el cuerpo que aguante”, destacó el diario valenciano Las Provincias cuando en 2007 el socialista anunció su nuevo destino veraniego. La polémica entonces era que no usara su tradicional lugar de veraneo, la gigantesca y lujosísima residencia de la isla canaria de Lanzarote, La Mareta, de Patrimonio Nacional, en la que había gastado recientemente más de un cuarto de millón de euros para refaccionarla.

Parece que la crisi no les afecta

Pero las críticas no hicieron mella en Rodríguez Zapatero quien el año pasado volvió a elegir Doñana y recién en estas vacaciones que acaban de iniciarse decidió regresar a La Mareta. En España, las vacaciones de verano presidenciales están establecidas las tres primeras semanas de agosto –coincidentes con el receso parlamentario– aunque lo cierto es que el presidente puede tomar un descanso cuando le plazca. Sin embargo, aun cuando esté de vacaciones en el momento y lugar correcto, la actualidad siempre trae novedades que son bien aprovechadas por la oposición para criticar al presidente: como cuando en las últimas navidades decidió no interrumpir su descanso para hacerse presente en Barajas luego del salvaje atentado de ETA en la T-4 y sus rivales se lo echaron en cara por largo tiempo. Al contrario, sus defensores recalcaron que el verano anterior sí había interrumpido sus vacaciones para asistir a la lucha contra los terribles incendios forestales de 2008.

¿Y POR CASA? Lejos de las aguas calmas que reinaron en este tema durante la mayor parte del gobierno de Néstor Kirchner, en lo que lleva de gestión su esposa, Cristina Fernández, ya se han suscitado varias polémicas. Dos de las más sonadas ocurrieron a menos de un mes de asumir la presidencia: la primera durante la última semana de 2007 cuando el Tango 01 estuvo durante cinco días en Colombia a disposición de Néstor, que viajó para participar de una incursión por la selva al rescate de los rehenes de las FARC, en la denominada operación ‘Emanuel’. Una semana después el diario La Nación publicó que la familia presidencial estaba usando toda la flota de aviones oficiales –el Tango 01, 02 y 10– con traslados diarios entre Buenos Aires y Río Gallegos. “La llegada de los aviones hasta aquí es para trasladar documentación y materiales que necesita la Presidenta para su gestión (…) Ayer, antes de las 9 de la mañana, aterrizó en el aeropuerto, a 18 kilómetros de El Calafate, el Tango 02 –un Fokker F-28–, que transportaba cajas blancas de 60 x 40 selladas con fajas que decían “Calafate””.

El hecho suscitó un pedido de informes al Poder Ejecutivo de parte de los diputados Oscar Aguad y el fallecido José Ignacio García Hamilton que destacaba: “Las vacaciones presidenciales cuestan caro al Estado nacional. No corresponde despilfarrar fondos públicos en innecesarios viajes a diario al solo efecto de transportar documentación. Queremos, como diputados nacionales, tener acceso a la información de cómo se gastan los recursos. Necesitamos conocer si existieran excesos en el uso de la flota presidencial”. La mecha no tardó en volver a prender: en febrero, cuando la ciudad salteña de Tartagal fue sacudida por un terrible alud, la Secretaría General de la Presidencia –quien decide quién y para qué puede hacer uso de la flota oficial– le negó el uso del Tango 10 para visitar la zona de emergencia al vicepresidente Julio Cobos, entonces en ejercicio del Ejecutivo ya que la presidenta estaba fuera del país. Sin embargo, cuando a principios de julio el marido de la Presidenta quiso hacer un viaje personal a Chubut, el Tango 10 estuvo a su plena disposición. Y las críticas llovieron sobre ellos.

Con una rapidez inusitada, entonces el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, salió al cruce de las críticas: “el servicio de traslado para el presidente y su familia está establecido en el decreto 648/04. En el caso de Kirchner, el uso del avión es en su carácter de cónyuge de la Presidenta, del mismo modo que los usaron las esposas de todos los presidentes. La Casa Militar debe darle el traslado por una cuestión de seguridad, que está por encima de lo que haga. Si el hijo de los Kirchner, si bien nunca lo hizo, viene mañana y pide un avión, yo se lo tengo que dar”, justificó el funcionario para ponerle fin a la, por ahora, última polémica oficial.

Obama, Rodriguez Zapatero, Kirchner / Wireimage y Reuters


Sobre esta noticia

Autor:
Enrique Cabrera (641 noticias)
Visitas:
5908
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Bayron (13/08/2009)

el comentario es bien acertado porque si vemos como trabajan en lo legislativo de verdad que dan pena esos padres de la patria como ellos se denominan, son como aquellos padres que abandonan a sus hijos.