Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Enelcine.es escriba una noticia?

Crítica: X-Men Orígenes: Lobezno

01/06/2009 02:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tras las anteriores aventuras de la Patrulla-X, ahora le toca el turno a su personaje más carismático, Lobezno

Tal y como está el patio, con adaptaciones de cómics, libros y videojuegos por doquier, hay que saber separar el fan recalcitrante que todos llevamos en nuestro interior, del hecho objetivo que puede representar una película basada en ellos. No es difícil si se tienen tres o cuatro dedos de frente, pero tampoco es fácil. A día de hoy, con el importantísimo medio que es internet, es fácil que cualquiera catalogue cualquier medianía, en obra maestra. Y es que el poder del fanático medio es importante. Por eso, cuando nos encontramos con pelotazos taquilleros y adaptaciones con la tira de presupuesto, hay que tener cuidado. X-Men y X-Men 2, dejaron patidifusos a propios y a extraños, pues consiguieron demostrar que detrás de una adaptación decente puede llegar a conseguirse una buena película. Tras la flojísima X-Men 3, todos esperábamos un remonte en la saga. Se tenían todos los ingredientes: argumento, actores y tiempo. Pero la cosa... no ha terminado de cuajar. X-Men Orígenes: Lobezno es, posiblemente, una de las decepciones más agridulces de lo que llevamos de año.

La película es floja, apresurada, absurda y con situaciones de auténtico esperpento. En momentos, parece que se está haciendo una parodia del personaje, y no una serie adaptación a los descarnados y duros orígenes del mutante. No se dice que sea mala, no se está criticando su historia. Simplemente, que todo lo que sabemos de Lobezno mediante X-Men 2, es mucho más serio, real y consistente que todo el metraje de este tour da force para los aficionados a las explosiones y coreografías sin sentido. Realmente, no hay nada destacable o reseñable cinematográficamente. La película llega a ser una serie de escenas inconexas entre sí, donde desfilan personajes y situaciones que apenas tienen coherencia entre ellas. No hay un hilo conductor fuerte, no hay leitmotiv que impregne la cinta de ese "sentimiento" o "sensación" que invadían las anteriores películas de los chicos de la patrulla X. Y es que, se ha caído en lo fácil, en lo simple y llano. En lo casual.

El problema de X-Men Orígenes: Lobezno, es que no estamos ante un ejercicio serio, coherente y formal como las películas de Bryan Singer. Como lo dicho anteriormente, X-Men 2 hacía una mejor representación del devenir y el sentimiento de venganza y desconocimiento de Lobezno a lo largo de su metraje. X-Men Orígenes: Lobezno, a pesar de tener más tiempo para completar y desarrollar el personaje, pierde el tiempo en situaciones que no aportan casi nada a la trama, y desperdicia momentos que podían haber dado lugar a completar la mitología (extensa, dicho sea de paso) del heroe.Haciendo un resúmen bastante acertado de lo que se puede esperar de la película, la cosa sería tal que así: Un par de batallitas, un par de explosiones. Momento relax. Comentario chistoso. Y a otra cosa. La fórmula se repite en un par de ocasiones, y llegamos al final. Así, tal cual. Entremedias, intercalamos personajes de renombre, le ponemos un par de frases y los consideramos bien adaptados. Aunque se hayan metido con calzador, o no se correspondan con sentido a lo que se espera de la trama.

Podría haber dado mucho más de sí. Y no era difícil. Se tenía al actor, el argumento medio hecho, y unos altos valores de producción

X-Men Orígenes: Lobezno, no se toma en serio a sí misma. Y es que en ocasiones, en pos del espectáculo más exagerado y fastuoso, queda en ridículo. Atrás quedaron los momentos de acción y tensión de la anterior trilogía de los mutantes. Aquí solo tenemos saltos, explosiones de feria y coreografías ya vistas hasta la saciedad en cualquier película de medio pelo. Y cuando intentas basar tu película en eso, algo falla. No hay que pedir reflexiones metafísicas sobre la integración, la venganza o el odio, pero no estaría nada mal captar la esencia del viajero de honor y perdición que es Lobezno. Aclarar un poco más el orígen de sus enemigos (Striker está desdibujado por completo) y la importantísima relación su concepto de sí mismo como mutante y héroe, y por ende, de su hermano. La sinergia de Lobezno con Dientes de Sable es tan cutre, que veremos momentos herederos de Spiderman 3 (con team-up incluido), salpicados de comentarios chistosos y rimbombantes.

Es una lástima, pero la cosa podría haber dado mucho más de sí. Y no era difícil. Se tenía al actor (Hugh Jackman es Lobezno, y no hay más), el argumento medio hecho, y unos altos valores de producción. Ha sido una pena comprobar que nada de lo que se esperaba ha sido trasladado a la pantalla, y que muchos momentos que en primera instancia hacían ver que al menos algo quedaría, se diluyen durante un metraje inconexo y lleno de cutrerías que no hacen justicia (a la más que correcta) anterior trilogía mutante.

  • Nos gusta: Los títulos de crédito iniciales. Una buena muestra del buen hacer en una película sobre superhéroes.
  • No nos gusta: Todo lo demás. La película no es digna. Ni la trama, ni los personajes, ni la música. Todo está a un nivel realmente bajo para lo que se esperaba.
  • Puede que te guste si viste: Spiderman 3, o cualquier otra película de bajo nivel de Marvel. La verdad es que hay que tener unas miras cinematográficas muy bajas para que te guste semejante film.
  • NOTA: 4 de 10

Sobre esta noticia

Autor:
Enelcine.es (39 noticias)
Visitas:
4558
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.