Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Victor Virgós escriba una noticia?

Crítica literaria de "La Tempestad". Juan Manuel de Prada, Premio Planeta 1997

29/12/2010 07:37

0 La sublime novela obtuvo el Premio Planeta en el año 1997

0

"LA TEMPESTAD". -GIORGIONE- (1508)

Hace unos meses, deambulando por el laberíntico conglomerado de puestos de venta al aire libre del popular Rastro madrileño, me dirigieron mis pasos hasta una encantadora tiendita de libros antiguos y de segundamano que se hallaba en la cúspide de una escarpadísima callejuela angosta, hacinada de gente y mercaderes.

Inmediatamente me asaltó el aroma de rancias encuadernaciones, publicaciones vetustas y hojas amarilleadas por el paso inexorable del tiempo. La atmósfera estaba cargada de prosa y de rimas y de los nombres celebérrimos de literatos, abocados a ocupar tronos polvorientos de eras añejas.

Mi vista se perdía entre los lomos cuarteados de montañas de libros que desafiaban las leyes de la gravedad. Autores excelsos se congregaban en tácita reunión con otros literatos de subalterno renombre.

Iba yo en busca de lecturas afamadas u homenajeadas, desprovistas de desdeñoso anonimato o de vulgar simpleza. Ocurrió durante el transcurso de mi análisis comparativo que me topé de bruces con la obra que presento esta mañana: "La Tempestad", de Juan Manuel de Prada, flamante ganadora del Premio Planeta en el año 1997.

Es de justicia proclamar a los cuatro vientos la sabia decisión de aquel jurado al otorgarle a Prada el codiciado reconocimiento.

"La Tempestad" desnuda de un modo virtuoso la fisonomía veraz de Venecia, sin soslayar su carisma depauperizado y miserable, rayano a la sordidez y putrefacción a causa de los fétidos efluvios provinientes de la inmundicia impregnada en los numerosos canales, o que flota sobre el agua como una pátina grumosa y contaminante.

Ballesteros, el personaje central de esta novela con trasfondo veneciano, acude a la romántica ciudad de los canales y las máscaras carnavalescas con el fin de profundizar en su conocimiento o exégesis del cuadro de Giorgione "La Tempestad".

La sublime novela "La Tempestad" obtuvo el Premio Planeta en el año 1997

GIORGIONE (1477-1510)

En seguida, Prada nos conduce a través de un tenebroso corredor donde la intriga corta como una falcata. La connivencia, el oscurantismo y los secretos, un crimen envuelto en un halo de brumas que hede a felonía, son algunos de los acicates de esta fantástica novela.

"La Tempestad" está habitada por personajes fascinantes, como el rufián Tedeschi o el falsificador de obras de arte Fabio Valenzin. Hay pasajes que rezuman una tensión emocional innegable, como las "pendencias" entre Ballesteros y Gabetti, disputándose el amor unidireccional de la enigmática y ambigua restauradora Chiara.

El amor que ésta profesa por su padre tiene tinturas y galones que lo equiparan con el estupro o el incesto. Existe entre ambos una relación simbiótica indisoluble que minará los dogmas pragmáticos y clasicistas de Ballesteros. Su amor por Chiara es un tanto elemental y primitivo, por mucho que trate de impregnarlo de romanticismo.

El de la restauradora por su padre es anejo a la devocion sacra o el fanatismo propio de quienes han negado su vida para entregarla en cuerpo y alma a una causa suprema o divina.

Como contrapunto a mi panegírico, debo reseñar que encuentro la narración extremadamente ampulosa y festoneada con un ornamento lingüistico exacerbado.

Es imprescindible la asistencia de un buen diccionario para aprehender el significado real de muchos de los vocablos que inauguran cada frase. Es admirable el manejo léxico del castellano de que hace gala Prada en esta novela; si bien, algunos lectores podrían encontrar la novela "incordiosa" por neto desconocimiento de algunas de las acepciones, como barrocos andamiajes, empleados para describir algunos pasajes.

Http://www.juanmanueldeprada.com/ (WEB PERSONAL DE JUAN MANUEL DE PRADA)

JUAN MANUEL DE PRADA, AUTOR DE LA NOVELA "LA TEMPESTAD".

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en