Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Enelcine.es escriba una noticia?

Crítica: Good

01/06/2009 02:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La película nos narra la historia de John Halder (Viggo Mortensen), un profesor liberal de literatura con grandes perspectivas sobre la humanidad

El nazismo ha sido uno de los mayores dramas para la historia de la humanidad y lo demuestra el hecho de que la industria cinematográfica siga sirviéndose de él para contar historias. Good está lejos del nivel ofrecido por otras películas sobre la barbarie nazi, pero expone una interesante perspectiva del movimiento visto desde su interior.

La película nos narra la historia de John Halder (Viggo Mortensen), un profesor liberal de literatura con grandes perspectivas sobre la humanidad, que poco a poco va introduciéndose en los órganos políticos del movimiento nazi. La transformación irá acompañada con el agravamiento de la situación en Alemania en lo que a la persecución de judíos se refiere. El conflicto del protagonista surge cuando su mejor amigo pasa de ser un reputado psicólogo a ser perseguido por su condición de semita.

La ambientación de la Alemania nazi en Good es excelente, sobre todo en lo que respecta al estudio del nazismo desde dos puntos de vista diferentes. El primero y muy utilizado en la historia del cine por su carácter dramático y violento, es el punto de vista de los judíos en Alemania y su sufrimiento visto desde el personaje judío. El segundo punto de vista es el que ofrece el personaje de John Halder, ya que enseña cómo fue posible el que gente buena, inteligente y con grandes ideas pudiera caer en las redes de la ideología del nacional-socialismo.

El objetivo planteado por el realizador brasileño Vicente Amorim en su segundo largometraje después de El camino de las nubes, es intentar comprender cómo el nazismo caló con tanta intensidad en todos los sectores de la Alemania de los años 30. Políticos, intelectuales, artistas y trabajadores en general abrazaron la ideología nazi posiblemente sin ser conscientes de lo que en verdad iba a repercutir: campos de exterminio, la Segunda Guerra Mundial y millones de muertos en toda Europa.

Good no consigue que el espectador sufra de la misma manera que lo hace John Halder

El personaje de John Halder caracterizado correctamente por Viggo Mortensen, es presentado como una gran persona, atento con su familia y amante de la literatura que sin embargo no es consciente de que está siendo partícipe de un movimiento que no respeta los valores humanos aunque que en su momento llegó a ser la esperanza para algunos. Uno de los mayores problemas de John Halder es su incapacidad para enfrentarse al régimen y la imposibilidad de abandonarlo sin que su vida corra peligro. El miedo a morir, a sufrir las duras represalias de las estrictas estructuras del nazismo es lo que atormentará al personaje durante toda la película.

Uno de los problemas que presenta Good es que no consigue que el espectador sufra de la misma manera que lo hace John Halder, de modo que no vemos un cambio en la conducta y en el pensamiento de un personaje que en ocasiones se muestra demasiado plano. La película, aunque muestra un estilo personal y original por enseñar el nazismo desde un punto de vista diferente analizando por qué tuvo tantos seguidores y partidarios, no nos llega a contar nada diferente de lo que ya se ha visto anteriormente en otras películas sobre el holocausto nazi.

Uno de los grandes momentos de la película es justo al final, cuando en un maravilloso plano-secuencia vemos un campo de concentración a través de los ojos de John Halder, creando posiblemente el momento más bello de la historia, el momento en el que John Halder, un humanista reconvertido a nazi, descubre las atrocidades que se hacen en los campos de concentración de judíos.

Good intenta analizar cómo siendo una buena persona se es capaz de apoyar a una ideología que 70 años después es más fácil de renunciar, pero que visto desde su interior y con perspectiva histórica, no fueron pocos los que cayeron presos de sus instrumentos políticos.

  • Nos gustó: El bellísimo plano-secuencia al final de la película
  • Nos disgustó: El personaje de John Halder no consigue hacer partícipe al espectador de su conflicto.
  • Te gustará si viste: También es la historia de un alemán atrapado en una guerra sin sentido: La cruz de hierro.

NOTA: 5 de 10


Sobre esta noticia

Autor:
Enelcine.es (39 noticias)
Visitas:
12783
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.