Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapalomitamecanica escriba una noticia?

Critica de cine: Biutiful

02/12/2010 22:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

EntreEl sexto sentidoyTraffic

image

Nota: 6'5

Lo mejor:Bardem. Punto.Lo peor: el rollitoCuarto Milenio.

Alejandro Gonzalez Iñarrituparece empeñado en mostrar a la humanidad los lugares que visita cuando se va de vacaciones. Hay gente que te enseña un álbum de fotos, otros que lo suben aFacebookpara que lo vea todo el mundo, e Iñarritu hace películas. Películas largas como un día sin pan. Obras corales en las que (aunque como en esta, haya un claro protagonista) cada secundario cuenta. Porque la historia de nuestra vida no se reduce a nuestra existencia y, al interactuar con el entorno, lo afectamos.

Ya asistimos a un estudio parecido enBabel, película que, como esta, se queda a medio gas. El retrato deMéxico, Oriente Medio y Japón, se hace siempre desde esa vista propia del realizador, tratando de alejarse de los tópicos de los países que visita y contando una historia sobre pequeñas coincidencias. En este caso, y aunque esta vez si que hay un evidente protagonista, el cineasta repite formula presentándonos unaBarcelonamuy alejada de la que sale en los folletos turísticos. El lugar que muestra Iñarritu no es la ciudad cosmopolita y moderna que se mostró en aquel anuncio camuflado de título Vicky, Christina Barcelona. No es bonita. No es turística. Y no hay pintores que pilotan aviones y conocen a todas las prostitutas. Tras el filtro del mexicano se vuelve una ciudad oscura, casi podrida, en donde sobrevivir es una lucha diaria. Una Barcelona alejada del modernismo, más humana y que, como todas, está repleta de recovecos en tinieblas. Y es por esa oscuridad por la que se mueve Uxbal, el protagonista de esta historia, un traficante y entregado padre de familia al que diagnostican cáncer terminal de próstata.

imageA partir de ahí comienza un drama urbano que intenta abarcar demasiado sin llegar a concluir nada. Demasiados temas para una sola película; desde como enfrentar a la muerte, hasta los problemas de los inmigrantes ilegales en las urbes del siglo XXI, pasando por policías corruptos, problemas mentales, infidelidades, e incluso homosexualidad reprimida. Todo ello bajo la sombra sobrenatural de los poderes de Uxbal (que no voy a revelaros aunque los enseñen en la tercera escena). Una sobrecarga de problemas para dos horas de película que, aunque no se hacen largas, si que te dejan una película sin fuerza a la que no la salva ni el soberbio trabajo de Bardem. No es una mala cinta, está tremendamente bien rodada y escrita, su ambiente es completamente personal, alejándose de lo bonito de la ciudad condal y mostrando lasmiserias que se ocultan bajo la superficie, pero no podemos hablar de uno de los títulos del año como se esperaba.

Los actores están todos bien al menos dentro de los personajes a los que interpretan. No importa queMaricel Alvarezsobreactúe porque está interpretando a una bipolar, no importa queEduard Fernandezresulte despreciable, porque interpreta a un personaje al que hay que odiar, ni siquiera el macarrismo madrileño deRuben Ochandianoimporta porque su personaje pide eso). Eso sin contar a Diryatou Daff oCheng Tai Shen y Luo Jin. Cuyos personajes pueden ser circustanciales (como el de Ruben Ochandiano) pero no por ello rebajan el nivel. De hecho tal vez los peores sean los niños, en especial la pequeña Hanaa Bouchaib, tremendamente cargante (pero a la que no podemos reprochar nada, ya lo decía Hitchcock).

image

Eso sí, ninguno tiene nada que hacer ante Javier Bardem que, una vez más, demuestra que es el uno de los pocos actores españoles que no parece estar leyendoDon Alvaro o la fuerza del sinocuando interpreta. Uxbal es un personaje tremendamente humano (poderes aparte) con el que no resulta difícil empatizar, a pesar de que estamos hablando de un traficante de personas (que puede tener muy buenas intenciones, pero no deja de ser un criminal). Las escenas con su familia son de lo más cercanas y simpáticas, y los momentos dramáticos resultan lo suficientemente duros. Sin lugar a dudas esta es una de las mejores actuaciones de su carrera.

En resumen, esta es una buena película que sufre el mismo problema que tenía el director en su anterior cinta. Demasiada ambición y ganas de contar demasiadas cosas, haciendo que ninguna termine importando demasiado. No será la mejor película del año, pero se deja ver muy bien (a pesar de durar 150 minutos), y aunque solo seapor disfrutar del trabajo de Bardem, merece la pena.


Sobre esta noticia

Autor:
Lapalomitamecanica (4446 noticias)
Fuente:
lapalomitamecanica.com
Visitas:
8762
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.