Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lapalomitamecanica escriba una noticia?

Crítica de cine: Ahora los Padres son Ellos

27/12/2010 10:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El hijo tonto

image

Nota: 3,5

Sumario

Lo mejor:todo el rollo de El Padrino Follen, mucho más divertido en versión original (The Godfucker). Lo peor:que la ley del mínimo esfuerzo siga triunfando en taquilla.La suma:Los Padres deÉl +The Fatties: Fart 2- Mejor Imposible = Ahora los Padres son EllosFicha:IMDB.

Presupuesto/taquilla:100 millones de dólares / 50 en 4 días en USA. Acabará siendo la más taquillera.

El director:Paul Weitz coge el relevo deJay Roachy baja el nivel de una filmografia más que interesante formada por las dignasLa Brújula Dorada y El Circo de los Extraños. Pero además Weitz es responsable de la mejor comedia deHugh Grant, Un Niño Grande, de la que no se atisba nada en estaLittle Fockers.El plan:Estirar una historia que nunca debió pasar de la primera cinta. Mientras consigan seguir reuniendo a este espectacular reparto el taquillazo está asegurado, y por tanto más entregas.La curiosidad:Dustin Hoffman decidió participar en la cinta cuando el rodaje ya había terminado, así que tuvieron que meter sus escenas con calzador. Se nota, ¿Verdad?La duda:¿Qué porcentaje de los 100 millones de presupuesto ha sido necesario para que el reparto aceptara sin leer el guión?

SeguramenteLos Padres de Ellasea una de lasúltimas películas decentes deRobert DeNiro, que ha ido perdiendo su dignidad conforme ha ido evolucionando esta saga. Si pensábais que no podía protagonizar un momento más bizarro que el de la teta de goma enLos Padres deÉl, en esta tercera entrega tenéis donde elegir. Y aunque los problemas que hacen deAhora los Padres son Ellosla peor de todas van más allá de su actor protagonista, el público cinéfilo no podrá olvidar ni por un segundo que ese abuelo que intenta bajarse una erección clavándose una aguja en la punta del capullo fue hace mucho tiempo el mejor actor de la historia.

imageSi quiere hablar con Robert DeNiro, teclee su número de cuenta.La primera secuela ya resultaba del todo forzada y facilona, pero por lo menos respetaba y ampliaba la premisa de partida: conocer a los progenitores de cada parte de la pareja. En esta continuación ni siquiera se esfuerzan por desarrollar tramas con las nuevas incorporaciones de la familia, los gemelos Follen, y todo gira a la desgastada rivalidad entre suegro y yerno. ¿La excusa para este nuevo asalto en el duelo de miradas que se traen? Algo tan poco original como los preparativos de una fiesta de cumpleaños.

No podemos negar que la gracia siempre ha estado en la rigidez y paranoia del patriarca de los Byrnes ante la ineptitud de Follen, pero atrás quedaron las inteligentes escenas como la del polígrafo en la primera entrega, sepultadas bajo la ridícula inyección del suero de la verdad en la segunda parte y directamente una pelea a puñetazo limpio en la cinta que nos ocupa, que, tristemente, acaba resultando de lo más divertido de lafunción gracias a un homenaje aTiburónque podría encajar perfectamente en unaSpoof Movie.

imageSi llama por los muñequitos dorados de Ebay, teclee su número de cuenta.Los guionistas no tienen historia y no piensan buscarla. No hace falta. Les basta con tirar de las jugosas rentas de la saga para contratar a un reparto kilométrico que rellene los huecos entre las 4 o 5 escenas entre DeNiro y Stiller. Por su parte Owen Wilson sigue utilizando la saga para pagarse las vacaciones exagerando su porreta mesiánico, mientras que Barbra Streisand mantiene su estado de celo permanente aunque su marido se encuentre bailando flamenco en un plató de Los Ángeles con 15 modelos mexicanas en lo que se supone que es Sevilla.

Pero la que sin duda más honor hace al ilustre apellido familiar de los Focker es el personaje deJessica Alba, una comercial de pastillas para la impotencia que parece obsesionada con llevarse al huerto ese sex symbol semental que es Ben Stiller. Lo que traducido viene a ser el detonante para las sospechas de DeNiro, cada vez más peligrosamente cerca de suMax CadydeEl Cabo del Miedo.

imageSi es Scorsese, Coppola, Mann o De Palma, llame otro día.Los pocos aciertos de este episodio pirata deModern Familytienen que ver con un momentáneo regreso al humor sutil en torno a las parodias del género mafioso, sobretodo en la muy seria pero igualmente divertida escena de la persecución en metro. Por desgracia, los chistes sobre vómitos y pedos se acaban imponiendoy el recurso de las conversaciones por móvil o webcam para dar cabida a todos los secundarios se les descontrola por completo hasta el punto de que parece que estamos asistiendo a un festival de gags en un mal dia de los guionistas delSaturday Nigth Live, eso sí, con una buena dosis de estrellas invitadas que no llegan a los dos minutos en pantalla (Dustin HoffmanyHarvey Keitel).


Sobre esta noticia

Autor:
Lapalomitamecanica (4446 noticias)
Fuente:
lapalomitamecanica.com
Visitas:
5786
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.