Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Critica Benedicto XVI división de cristianos

15/05/2009 04:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Papa Benedicto XVI criticó severamente la división entre los distintos ritos cristianos, al visitar hoy el Patriarcado Ortodoxo y el Santo Sepulcro de Jerusalén, este último el lugar más sagrado del cristianismo. "Tenemos que redoblar esfuerzos para completar nuestra comunión", dijo el Papa en su visita a la ciudad vieja de Jerusalén, donde se entrevistó primero con el Patriarca Ortodoxo, Teófilo III, y después visitó el Santo Sepulcro, poco antes de abandonar la región. Benedicto comenzó la jornada rezando en privado en la capilla de la Nunciatura, donde ha pernoctado todas estas noches en Jerusalén, y después se trasladó por segunda vez en los últimos días a la ciudad vieja para cumplimentar una corta agenda. Corta pero de las más importantes por su visita al lugar donde reposó el cuerpo de Jesús tras ser bajado de la cruz, lugar donde Benedicto proclamó hoy la esencia de la Resurrección: "resucitó para no morir más". "Aquí la historia de la humanidad cambió definitivamente (.) Aquí Cristo nos enseñó que el mal no tiene la última palabra", decretó. Bajo extremas medidas de seguridad y la atenta mirada de peregrinos y curiosos, el Papa entró en la Basílica por la puerta donde se encuentra la Piedra de la Unción, el lugar en el que Jesús fue amortajado, y donde el pontífice detuvo a rezar. De allí, siguió hacia la capilla que, dentro de todo el complejo, alberga la tumba vacía de Cristo. Los monjes que custodian la Basílica le condujeron a rezar ante la tumba, ubicada en una gruta que desciende a ras del sueldo, y cuya lápida besó en dos ocasiones, una al entrar y otra al salir. La Basílica del Santo Sepulcro se encuentra en el barrio cristiano de la ciudad vieja, y es custodiada por trece denominaciones con la predominancia, entre todas ellas, de la Iglesia Ortodoxa de oriente. Es precisamente en el lugar más sagrado de la cristiandad, donde más resaltan las profundas divergencias y discrepancias entre los ritos cristianos, pues el Santo Sepulcro es escenario a menudo de ataques verbales y físicos entre los monjes de las diferentes corrientes. Benedicto se reunió con los máximos guías espirituales de la Iglesia Ortodoxa en la región en un encuentro ecuménico previo a su entrada al Santo Sepulcro y le dijo que, desde su punto de vista, las divergencias entre los cristianos han de resolverse, calificándolas de "verguenza". En una entrevista con el Patriarca Ortodoxo de Tierra Santa, Teófilo III, el pontífice le exhortó a él y a todos los demás dirigentes eclesiásticos a trabajar por la "unidad de los cristianos", a "hacer esfuerzos" por el mensaje de Jesús. También trajo a colación los esfuerzos de sus predecesores Pablo VI y Juan Pablo II, quienes en sus peregrinajes por Tierra Santa en 1964 y 2000 se reunieron igualmente con los predecesores de Teófilo. Las relaciones entre todas las corrientes cristianas son ciertamente tirantes, y a lo largo de su itinerario por la zona el Papa intentó relajarlas con encuentros ecuménicos, o interconfesionales, casi todos los días. Ayer mismo lo hizo en Nazaret, la ciudad de la Anunciación, donde también ofreció la última de sus misas abiertas en Tierra Santa, antes más de 30 mil peregrinos y creyentes. A lo largo del viaje el Papa ha dado una treintena de discursos públicos en los que ha resaltado la necesidad de luchar contra el antisemitismo y el odio entre gentes, de buscar la paz entre los pueblos y las religiones, de destruir muros y, por supuesto, acercarse a la senda de Dios. De esta forma se refirió a polémicas cuestiones políticas como el conflicto palestino-israelí, pidiendo la creación de un Estado independiente para los palestinos y sin muros como el que tuvo que cruzar en Belén, la única ciudad de Cisjordania que visitó. También condenó cualquier forma de racismo contra los judíos y condenó de sobremanera el antisemitismo. Tras ocho días de un viaje que comenzó el viernes pasado en Jordania, el Papa Benedicto XVI dejará Tierra Santa a primera hora de la tarde en un avión de la aerolínea israelí El Al.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
3023
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.