Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Leonardo Pittamiglio escriba una noticia?

Crítica del álbum "Pearl Jam" de Pearl Jam

11/02/2010 23:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No es casualidad que hayan tenido que pasar muchos años para que Pearl Jam editara un disco homónimo, lo que debe dejar al descubierto algún tipo de interés especial de la banda en este disco

Luego del tema "Do the evolution", posiblemente Pearl Jam no vuelva a grabar algo capaz de sorprender a quien vaya sin demasiadas pretensiones a adquirir alguno de sus trabajos en la red o en alguna tienda disquera.

Este vuelve a ser el caso en el simplemente titulado "Pearl Jam", álbum que editaran en el año 2006. En algún momento de mi vida, quizá a los catorce, quince o dieciséis años, yo conquisté alguna chica acercándole una selección personal de "Ten" o "Vitalogy" (sus baladas me siguen pareciendo frescas). Aún hoy siento que esta banda de Seattle creó algunos discos (o algunas canciones) superiores a los de Nirvana, pero desde 1996 les he perdido el rastro.

Su reciente álbum, de 2006, iracundo, desquiciado, enfadado, rockero, no va a colmar las expectativas de quien haya sobrepasado los diecinueve o veinte años. Acaso Linkin Park, Limp Bizkit, The Strokes y otras bandas con cuales comparten un público adolescente y, digamos, eMTtiviesco, han estado grabando cosas mejores últimamente. El álbum tiene entre 8 y 9 canciones muy rockeras acompañadas incesantemente por la vibración de una guitarra distorsionada (al estilo Crazy Horse o "Mirrorball") entre las que van intercalando una tríada de baladas insustanciales ("Parachutes", "Gone" y "Come Back").

"Inside Job" es la última canción del disco y la mejor incluida en "Pearl Jam", aunque por cierto, inspirada en un concepto rockero bastante trillado: el vocalista balbucea unas palabras trémulas durante dos minutos para enfurecerse y comenzar a gritar desde entonces hasta el final.

Es una látima que Backspacer, editado en 2009, no haya podido superar este Pearl Jam de 2006. Los fanáticos deberán esperar algunos años más para barajar otra vez las cartas y poder oír un nuevo Pearl Jam que les recuerde el de hace 15 o 20 años; un Pearl Jam que pudo haber desaparecido en 1998 o antes. El disco apenas se soporta; una banda a la que bien se podría dejar de prestar atención.

No Code, Vs. o Vitalogy -exceptúo Ten deliberadamente- han sido hasta aquí, sus mejores grabaciones. Aún hoy siguen siendo buenos álbumes y por intermedio de ellos el nombre de Pearl Jam significará todavía alguna cosa buena. La marca que han dejado en el grunge de los noventa será siempre muy fuerte gracias a estos trabajos.


Sobre esta noticia

Autor:
Leonardo Pittamiglio (54 noticias)
Visitas:
11778
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.