Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Martín Gainza escriba una noticia?

Cristóbal Colón: el destructor de la ecología de América

22/05/2009 19:17 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando Cistóbal Colón desembarcó en la Isla de San Salvador el 12 deOctubre de 1492, América no era un muevo mundo sino un mundo tan antiguo como el viejo continente. A fuerza de costumbre, nos hemos habituado a la falsa síntesis de dos mundos, Europa y América, En un libro titulado "Semillas del Ca

Si no hubiera existido Colón, América sería totalmente distinta. Un libro titulado “Seeds of change”, “Las semillas del cambio” del Instituto Smithsoniano de Washington, analiza con un detalle sorprendente la América que fue antes y después de la larga visita de los conquistadores y su aventura de siglos.

Es un estudio de la ecología de los cambios que Colón introdujo en la organización social y los avatares de la conquista. Los autores fueron dirigidos por los directores del programa de la exposición de más 400 objetos de la muestra del Museo de Historia Natural de Washington. Una visita al mismo se convierte en una requisitoria no escrita contra los conquistadores. Su paso por América significó la desaparición de civilizaciones, culturas y pueblos enteros, el cambio físico del paisaje y el medio ambiente y muchas veces el clima. Las explicaciones sobre los 400 objetos de la muestra, es ya, de por sí, una lección de historia. Hoy gracias a esa revisión visual y a los escritos del Instituto Smithsoniano, han caído derrotadas muchas mentiras que nos enseñaron en el colegio sobre todo en España, en forma de leyendas. Se han rectificado los prejuicios etnocéntricos sembrados por europeos y se ha llegado a la conclusión que cuando Colón desembarcó en la isla de San Salvador, el 12 de Octubre de 1492, América no era el Nuevo Mundo sino un mundo tan antiguo como el viejo continente.

Tenía tanto o más que ofrecer que Europa. Especies de animales que desaparecieron, inmensas riquezas de biotipos, innumerables especies de plantas -algunas hoy todavía explotadas- arte, instituciones, costumbres, lenguas bien trabajadas y desarrolladas, religiones específicas. Casi todo terminó o lo terminaron los conquistadores. Y ellos sí crearon un Nuevo Mundo que no se parecía en nada a las tierras a las que llegaron un 12 de octubre de 1492.

A fuerza de costumbre nos hemos habituado a esa especie de falsa síntesis de dos mundos que es América. “Diáspora” va a publicar, in extenso, un reportaje sobre el proceso del cambio que duró cinco siglos, siguiendo básicamente la teoría del Instituto Smithsoniano de Washington, porque es algo original, atractivo y sobre todo verdad, que se echó como ropa vieja en un rincón de la historia, sustituyéndola por un cóctel que olvida lo que no conviene y predica, lo que conviene al viejo mundo.

Una de las cosas más fascinantes del libro “Semillas del cambio” es que se plantea a través de cinco temas principales cuyo impacto ecológico transformó los dos mundos. Los temas siguen un poco la historia del azúcar, el maíz, las enfermedades que los conquistadores llevaron a América, el caballo y la patata.

Ese es el reportaje: por ejemplo, la imposición de la caña de azúcar trajo consigo la deforestación masiva de bosques tropicales, el fin del indígena nativo, no acostumbrado a ese trabajo y su sustitución por esclavos negros cazados y llevados de África a América. Es decir sustitución de un a esclavitud por otra, porque además los indios habían tenido que trabajar bajo los efectos de enfermedades importadas como la viruela, el tifus, las paperas, el sarampión, etc…

Esto ocurrió a partir de 1505 en que llegaron encadenados los primeros esclavos y con el tiempo la trata llegó a la cifra de millones. Después del azúcar fueron también la mano de obra para el algodón y el tabaco.

La transferencia de poblaciones enteras de un continente a otro, es digna de estudio porque es también un problema de actualidad, una característica típica diferente de la mentalidad esclavista.

El problema de la deforestación afectó a los indios Arawak, que vivían en la isla Monserrat que era toda ella un inmenso bosque tropical. Para plantar la caña de azúcar fue deforestada y eso afectó a esos indios adaptados desde siglos a ese hábitat. Los Arawak desaparecieron virtualmente.

Por ironías del destino sustituyó a los nativos una inmigración de irlandeses, expulsados de su isla por las guerras de religión. Los recién llegados se mezclaron con esclavos africanos. Y empezó el pillaje de los metales preciosos. La afluencia del oro en América camino de las arcas de los reyes católicos originó la piratería y también sirvió a las guerras de religión en las islas británicas.

La transferencia de poblaciones enteras de un continente a otro, es digna de estudio porque es también un problema de actualidad, una característica típica diferente de la mentalidad esclavista

La patata -originaria de las poblaciones del Perú-es otro de los objetos, tema también analizado.

Las epidemias abrieron las puertas a Cortés y Pizarro

Y por fin se trata de las enfermedades que desencadenaron una transformación en las tribus indias, con los cataclismos brutales de las epidemias.

Está claro -según los autores Herman J. Viola y Carolyn Margolis- que las epidemias dislocaron imperios fuertemente arraigados y estructurados. La viruela primero con una mortalidad del 10% en Europa, llegó a producir una tasa de mortalidad del 90% entre los indios; los conquistadores habían desarrollado bastante inmunidad. Pero entre los indios -según Bartolomé de las Casas- las plagas tenían efectos fulminantes y sólo en la Hispaniola quedaron con vida un centenar de sus moradores.

Entre las aztecas en los años 1519 y 1520 la epidemia abrió camino a las huestes de Hernán Cortés. Y lo mismo ocurrió con Pizarro, que derrotado en 1520 vio sus puertas abiertas en 1532, cuando las tribus incas se vieron diezmadas por la plaga.

La vulnerabilidad del indio a los microbios importados de Europa era increíble. Las enfermedades escribió el historiador alemán H.S. Glasscheb consiguieron lo que la predicación religiosa no había logrado.

La sífilis continuó torturando a Europa durante cinco siglos y ya en América favoreció el espíritu y las técnicas de dominación, por la sobreexcitación neurocerebral que producía como efecto secundario e influyó sobre el destino humano. La conducta de los conquistadores empeoró en todos los aspectos con la sífilis.

Termina el trabajo del tantas veces citado Instituto diciendo que el encuentro de los dos mundos que habían evolucionado separadamente durante siglos fue, evidentemente, por lo desastroso, único en la historia.

Aún hoy los sobrevivientes sufren todavía la destrucción de su medio ambiente por la acción de Occidente. Es totalmente indispensable para el desarrollo equilibrado del planeta tierra que despierte la conciencia ecológica pero no lo hará (o lo hará mal) si como entonces la ciencia de los ciclos naturales se convierte en una especie de religión explotadora de los menos poderosos, incluida América. Y el resto del Tercer mundo.

De hecho sólo la conciencia racional y activa de la ecología debe convertirse en un imperativo político, en una estrategia económica, en una constante de educación. De otro modo, el terrible crimen humano y ecológico, seguirá perpetuándose en el Nuevo Mundo todos los días, impunemente, como hace 500 año

Especial para Globedia

Síntesis de Diáspora

Martín Gainza


Sobre esta noticia

Autor:
Martín Gainza (9 noticias)
Visitas:
43804
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (20/04/2010)

ES UNA VERGUENZA QUE AUN ESTE TEMA SE OCULTE EN LA AULAS CREO QUE TODOS TENEMOS DERECHO A SABER QUE CLASE DE CONQUISTADORES VINIERON A AMERICA Y LAS DESCTUCCINES QUE PROVOCARON EN ELLA. ES UN ASCO SABER Q SOMOS DESENDIENTES DE PERSONAS SIN ESCRUPULOS.