Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mario Holguín escriba una noticia?

Crisis y seguridad vial

11/02/2015 18:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La sociedad se refuerza ante las crisis, porque se pone a pruebas su instinto de supervivencia

Crisis y seguridad vial

 Ing. mario Holguín

Presidente Ejecutivo FundaReD

 

Durante la post-guerra, (hablo de antes de la mitad del siglo pasado), se evidenciaron cambios en el comportamiento de la sociedad, de igual manera lo hicieran las crisis sucesivas del petróleo cerca de 30 años después, la humanidad siempre buscando nuevas alternativas para sobrevivir y sobreponerse.

 En el pasado más reciente, la llegada a la Luna no fue un acontecimiento fortuito, fue producto de años de persistencia por lograrlo y de cuantiosas inversiones económicas y en vidas, rompiendo barreras, lo que significó una vez alcanzado el objetivo la apertura de nuevos conocimientos para la humanidad. Hoy ya se programan viajes comerciales espaciales a tan lejos destinos. Existe el turismo espacial y hasta existen empresas inmoviliarias vendiendo terreno lunar.

 En la década de los 70 las necesidades del ser humano respondían a un modelo de sociedad industrializada. En la década de los 80 surge con fuerza la “sociedad de la información” y en los diez años posteriores se habla de la “sociedad del conocimiento” que se encamina, según los expertos, a ser reemplazada por la “sociedad red”.

 Todo lo que esta aconteciendo responde a una gran dinámica, no son cuestiones vagas. Encierran conceptos que definen un modo de vida, de desenvolvimiento político, social, cultural y económico. Por consiguiente, los planes de desarrollo nacional que no contemplen los temas del TIC y el i+D+I estarían de hecho desfasados.

 En la República Dominicana, por ejemplo, veinte años atrás, no se acuñaban los términos “ajustarse a los nuevos tiempos”, “per sé”, “globalización”, “seguridad vial”, “robótica”, “Internet”, “genoma humano”, “movilidad”, “competitividad”, “tramos de concentración de accidentes”, “auditoría de seguridad vial”, “navegar en la red”, “economía solidaria”, “software”, “hardware”, “integración y cohesión social”, “ley de transparencia”, “delito contra la seguridad vial”, “altas cortes”, “células madres”, “clonación”, “veeduría”, “sociedad civil”, en fin, un sinnúmero de terminologías y expresiones propias de los cambios a que está sometida la sociedad.

 Otro escenario fue la crisis generada por los eventos del 11 de septiembre, para remontarnos a tiempos recientes, trajo cambios significativos en la sociedad mundial, no solo modificó la vida a los norteamericanos, trastornó el comportamiento y la visión humana.

Pero, lo que si podemos resaltar sin temor a equivocarnos, es que la sociedad se refuerza ante las crisis, porque se pone a pruebas su instinto de supervivencia. Este es un concepto que debo repetir toda vez que sea necesario, porque el ser humano es el elemento fundamental de toda sociedad para la cual trabajan los gobernantes, porque en la sociedad está el pueblo que los elige.

 Todas esas circunstancias sociales e históricas antes mencionadas inciden en el comportamiento de la gente en las vias públicas.

 En materia de seguridad en el tráfico, en los años 80, Europa empezaba a entender un proceso que afectaría el desarrollo de la sociedad. A la sazón, Francia realiza un estudio que determina el grado porcentual en que intervienen los factores de riesgo en la circulación vehicular de acuerdo al inusitado crecimiento de la industria automotríz, la población y el comercio. Para entonces no existía o era muy poco conocido el término “seguridad vial”. Pues, sobretodo, se exigía el fomento del intercambio comercial transfronterizo como una necesidad. Esto quería decir, que preservar la vida de los usuarios de las vías públicas debía ser de primer plano en las políticas europeas. Se unificaron los Estados luego de un proceso de evaluación y entendimiento entre estas naciones, anunciándole la guerra a la inseguridad en carretera bajo el lema de que los indicadores eran inaceptables y la meta sería “Objetivo Cero”. Concepto sueco que se acuña con mayor firmeza en esta época. Hoy en día, Nueva York intenta esta posibilidad.

La seguridad vial está íntimamente ligada al desenvolvimiento de la sociedad

 Todavía la meta es lejana en el orden regional, sin embargo, debemos señalar que en Suecia con aproximadamente la misma cantidad de habitantes que República Dominicana, solo se reportó una víctima mortal en el 2013 correspondiente a un niño de 7 años, mientras en República Dominicana se estima por encima de 3, 800 fallecidos al año.

 Si nos remontamos a la época de los 80 nueva vez coincidían importantes transformaciones políticas y sociales que precipitadas por la revolución científico-tecnológica que ocupaba la atención mundial. Sucedieron la Perestroika y la caída del muro de Berlín, dando oportunidad al desarrollo de un nuevo esquema comercial y a la aplicación de nuevas políticas globales participativas, dando lugar al advenimiento del denominado Nuevo Orden Internacional.

 A principio de los 90 era un escándalo en America Latina, las cifras de muertes y lesionados en siniestros de tránsito, en especial en un país como Brasil, cuya población rompe ciertos moldes en número y en comportamiento, con un desarrollo en la industria del automóvil también fuera de serie en la región.

 Por vez primera en el mundo subdesarrollado de occidente se empieza a importantizar la seguridad vial con el Presidente Cardoso de Brasil; ahora es una actitud contagiosa en algunos países occidentales, de la que viven a espaldas la mayoria de nuestra región con lo que pasa a nivel global actualmente.

 Con los esfuerzos que se están haciendo hoy día desde Naciones Unidas, no bastan para impedir la escalada hacia la alza de los índices de siniestralidad y de los efectos negativos en las economías y en el medioambiente.

 La crisis inmoviliaria en los Estados Unidos de finales de la década pasada hizo que la siniestralidad en caretera disminuyera casi un 20%, al obligor que las empresas de servicios tuvieran que planificar el uso de sus medios de transporte.

 En Europa ocurre lo propio en la mayoria de sus países por el efecto de la reducción del suministro petrolero del norte de África.

 En República Dominicana tambien se observó un decrecimiento de la curva de evolución de fatalidades en entre el 2002 y el 2004 que obedeció a la crisis bancaria y de suministro de combustible.

 De manera que la seguridad vial está íntimamente ligada al desenvolvimiento de la sociedad.


Sobre esta noticia

Autor:
Mario Holguín (205 noticias)
Visitas:
1630
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.