Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eklektiko escriba una noticia?

Crisis global y el forcejeo hacia una nueva economía

13/07/2009 18:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A la sombra de una crisis global, se revelan las maniobras de grupos económicos por apropiarse de extensiones de los bosques amazónicos. Un nuevo obstáculo ante el reto de construir una economía mas humana

La crisis actual indica el agotamiento del contrato social entre los individuos y las instituciones. La ideología del superconsumismo individualista que impulsó la hegemonía cultural neoliberal alcanzó su clímax con el desplome de las bolsas mundiales que descubrió niveles descomunales de irresponsabilidad. El juego de ruleta instalado en la economía. Tal como indica Mario Bunge, “el capitalismo es suicida y por eso necesita controles”. A pesar de la necesidad de una regulación mas severa, la suspicacia hacia el Estado y la burocracia arroja dudas hacia la viabilidad y envergadura del proceso de regulación que exige controlar las fuerzas especulativas y consumistas desatadas durante los últimos veinte años. La política está demasiado penetrada por los operadores del poder económico.

Una nueva ética, una nueva economía

Para muchos analistas, la raíz de la crisis global se encuentra en el levantamiento de las regulaciones que habían servido de freno a las conductas especulativas de alto riesgo en la economía después del crack bursátil de 1929. Aunque esta desregulación –ocurrida entre 1989 y el 2000- haya sido el detonante, existe una base cultural profundamente destructiva en la raíz del problema. Los lobbies y redes de corrupción organizadas para explotar cualquier oportunidad de beneficio extraordinario poseen canales de acceso, ingentes recursos y dispositivos precisos para detectar y extraer ventajas, normativas y decisiones que favorecen negocios con altos retornos que pueden evadir los límites y regulaciones para prevenir las externalidades negativas hacia la sociedad.

El caso de los decretos legislativos que habilitaban el régimen de concesiones de explotación económica en la Amazonía peruana, cuya aprobación evadiendo los mecanismos de consulta social a los pueblos nativos causaron la respuesta organizada de estos y la posterior tragedia de Bagua, es un ejemplo claro del poder de los lobbies. Paralelamente en Brasil se producía la aprobación de una ley que afecta a 67, 4 millones de hectáreas de la Amazonía Legal brasileña, un territorio que alcanza casi la superficie total de Francia, y que podrá repartirse para su uso en unidades de hasta 1.500 hectáreas. La extensión de estas unidades solo permite el uso en cultivos y ganadería. Aunque la norma inicialmente buscaba formalizar la tenencia de terrenos luego dos provisiones abrieron las puertas al ingreso de grandes empresas a las bosques. Justamente de la legislación hubiese permitido en un mediano plazo la adjudicación de terrenos a empresas y personas no residentes de la amazonía con evidente interés de explotación. Afortunadamente, el presidente Lula vetó dos puntos que hubiesen significado la privatización especulativa de la selva amazónica.

Estos ejemplos muestran la capacidad de grupos de lobbyes de penetrar en el corazón de los mecanismos gubernamentales para obtener puertas de entrada y ventanas de oportunidades con la complicidad de grupos políticos vinculados al poder.

Desean el progreso y saben que los jóvenes deben educarse para aprovechar la riqueza de la biodiversidad, pero a un ritmo progresivo y acorde a su cosmovisión

La tierra es un lugar sagrado y protegido.

Frente a estos intentos de explotación, la respuesta de los Apus Awajun y Wampis peruanos como la de los líderes Yanomamis brasileros es la misma. Desean el progreso y saben que los jóvenes deben educarse para aprovechar la riqueza de la biodiversidad, pero a un ritmo progresivo y acorde a su cosmovisión. Tal como indica Davi Kopenawa, dirigente yanomami respecto a un proyecto de ley del Congreso brasileño que puede abrir la puerta a la explotación minera: "la minería va a llevar a nuestras tierras a gente que mata a indios, que lleva bebidas alcohólicas y enfermedades de la ciudad. Va a traer carreteras, contaminación (...) El hombre blanco nunca está tranquilo". Su reflexión se iguala y se une a las palabras del jefe Seattle de la tribu Dewamish, cuyo mensaje de advertencia cobra mas vigencia que nunca: “Esta tierra es sagrada. Incluso el hombre blanco no puede eludir el destino común”.

La explotación de los recursos puede ser necesaria para mantener y aumentar la calidad de vida de los ciudadanos, pero no se puede hacer a costa de la destrucción del habitat y de la ruptura de los ecosistemas pues mas temprano que tarde sus consecuencias nos serán devueltas aumentando el sufrimiento humano de las próximas generaciones. Por ello, es importante detener el desacoplamiento suicida de la economía respecto al control ético. En los próximos años y por efecto de la crisis, las componendas de los lobbies se redoblarán. Se necesitará entonces tener mejores instituciones de regulación y sobre todo sistemas de supervisión y transparencia de la actividad política. La ciudadanía necesitará articularse usando las herramientas de la tecnología del conocimiento y las comunicaciones para organizar un sistema global de vigilancia ciudadana y coordinación de la acción directa que pueda prevenir e intervenir en situaciones de amenaza hacia el medio ambiente.

Debemos exigir el desarrollo de proyectos económicos basados en la agregación de valor ecologicamente sostenibles. Todos podemos jugar un rol activo en la preservación de nuestra casa común. La Tierra es nuestro único hogar. Un desastre global nos afecta a todos. El habitat del bosque amazónico es una de nuestra últimas líneas de defensa, Después no habrá escapatoria. De allí, la importancia de sus guardianes, los ciudadanos nativos de la Amazonía.

Por que su misión también es nuestra misión. Protegiéndolos podremos contribuir a la elevación de nuestra tradición cultural. Así, podremos repetir con el Apu Seattle de las tierras del norte: “estará vivo el espíritu de mis antepasados en estas riberas y en estos bosques. Porque ellos amaban esta tierra como el recién nacido ama el latir del corazón de su madre.”

Muestran la capacidad de grupos de lobbyes para obtener puertas de entrada y ventanas de oportunidades con la complicidad de grupos políticos


Sobre esta noticia

Autor:
Eklektiko (9 noticias)
Visitas:
9868
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.