Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Graciela Parra Chacon escriba una noticia?

Creo que descubrí que puedo seguir, 4 pensamientos para sobrevivir un rompimiento

20/08/2010 19:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El cambio es bueno. “Siempre lo escuchas pero en realidad no lo aprendes, ” cambiar es una oportunidad y no una pérdida.” El rediseño que hace de su vida es una forma de conocerse y de recuperar su esencia

Imagen foroparachicas.com

Cuando una pareja rompe su relación no lo hace generalmente sin dolor. Cualquier rompimiento implica abandonar cosas de nuestra vida, dejar atrás un pasado y reconocer alguna clase de equivocación por parte nuestra.

Es inevitable, incluso, sentir cierta sensación de fracaso y hasta de desolación. Me refiero, por supuesto, a esas parejas que llevan algún tiempo juntas; no hablo de esas relaciones del momento, pasajeras y circunstanciales, aunque en esos casos también puede sobrevenir el sufrimiento y la frustración.

Creer que una ruptura amorosa se concreta fácilmente es una ilusión. Siempre hay un desgarramiento, por eso cuesta tanto concretarla y por eso, aunque esto no se dé por igual en ambos miembros de la pareja, se sufre tanto.

Aún en los casos en que ese rompimiento sea para bien, una separación no se logra así como así. Y esto pese a la madurez que puedan tener los involucrados y aunque todo lo resuelvan sin choques violentos o reproches y odios irreconciliables. Nos aferramos a los objetos; ¡cómo no nos vamos a aferrar a un ser a quien pudimos amar y con quien compartimos tantas ilusiones y proyectos!

Por eso después de la separación quedan dos caminos: hundirnos en el dolor y no salir de allí, o recomponer la fe e iniciar una vida nueva.

Un comentario que hace Eugenia Correa: Hace unos días me llamó Tatiana, una de mis más antiguas amigas. Estaba realmente feliz, lo cuál me sorprendió, pues después de 5 años de matrimonio se divorció hace ocho meses y ya con una hija, Marina. Lo primero que me dijo fue “Al fin estoy liberada. ¡Ya no me duele nada! Creo que descubrí que puedo seguir.” La verdad es que me dio enorme gusto. Es la primera vez que Tatiana se encuentra como una mujer sola en toda su vida, creo que tiene novios desde los 14 años y se casó muy joven.

Al principio pensé que se iba a desmoronar después del divorcio y sí, hubo momentos duros, pero en realidad ella, como todas las madres que se divorcian, no se dejó caer pues antes que su tristeza estaba la idea de sacar a Marina adelante.

Tienes que imaginar lo bueno que sigue, esa es la única forma de sobrevivir

Al platicar con ella me di cuenta de que había muchas cosas que habían cambiado de su forma de ver el mundo, sería difícil resumir esa terapia telefónica de dos horas que nos aventamos en la que reímos y lloramos, como supongo todas las amigas de largo tiempo hacen. Pero en realidad hubo cuatro cosas de esa llamada que se me quedaron grabadas sobre esa nueva actitud de Tatiana y que pienso que pueden ayudar a cualquier mujer que esté pasando por un momento similar.

- Encuentra algo que te haga feliz cada día. “Al principio solo me enfocaba en mi soledad, pero te juro amiga, ahora lo que hago en vez de pensar en eso es buscar algo que me haga sonreír aunque sea una vez al día. Puede parecer una tontería pero se hace adictivo, cada día encuentro más cosas buenas.” Creo que con ese simple mantra, Tatiana ha pasado de un círculo vicioso a uno virtuoso. Cuando antes sufría porque él se quedó con el gato, ahora ve que al menos no tiene que estar limpiando de más. Si antes lloraba porque su sueldo le alcanzaba para muy poco, hoy aprecia su independencia económica. Todo en la vida tiene dos lados y Tatiana ha logrado elegir el positivo. ¡Nunca la había visto tan feliz!

- Prueba cosas nuevas. “El otro día fui a una clase de costura, ya sé que dicen que es de abuelitas, pero no es broma, es lo más terapéutico... Además conocí a una nueva amiga, la maestra, que es diseñadora de modas, estamos pensando en poner una tienda, ” me contó casual. Quizá Tatiana no se da tanta cuenta, pero justo después del divorcio no quería hacer nada. Ahora que está intentando cosas nuevas obviamente está llenando el vacío que había en su vida. Creo que todas, separadas, casadas o cualquiera que sea nuestro estatus de relación nunca debemos perder el ánimo para intentar cosas frescas.

- No necesitas por fuerza tener pareja. “Sabes antes pensé que no podía estar sola. Que tenía que volver a buscar marido. Pero ahora siento que estoy bien así, no tengo prisa”. Creo que es un buen paso. Tatiana es muy guapa y por eso, pienso, jamás había estado sola. Ahora se está descubriendo como individuo creo que le hace mucho bien.

Claro que tuvieron que pasar muchas cosas para que Tatiana llegara a este momento de paz consigo y con su pasado. Claro que tuvo que ir a terapias profesionales para poder estar bien para su hija. Pero en realidad creo que en esa plática que tuvimos ayer comprendí con ciertas cosas que me dijo cómo es que le hizo para sobrevivir cuando todos pronosticábamos lo contrario. Lo tomaré en cuenta, una nunca sabe qué deparará su vida y necesite de una nueva mentalidad.

Fuente Eugenia Correa http://espanol.mujer.yahoo.com

http://blogsiglo.com


Sobre esta noticia

Autor:
Graciela Parra Chacon (714 noticias)
Visitas:
6378
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.