Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

Crashgate, dos años después

03/10/2010 10:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La curva 17 del Marina Bay Circuit tiene que estar impregnada. Seguro que salen unos cuantos sonidos inexplicables si allí se practican psicofonías -por la noche, como tienen que ser las psicofonías, y como no debería ser la F1 si el aficionado realmente importara y no trataran de cegarlo con hileras interminables de focos no ultrapotentes, sino lo siguiente-. En una cinta hasta ese momento totalmente silenciosa, de repente se acertaría a oir "I´m sorry", "are you ok?", "¡oh, Dios mío!, eso no es un piloto, eso es mi ruina...". O a lo mejor no es la grabación. Tan sólo será la sugestión de los aficionados que sepan en qué punto del campeonato del mundo se dejó la grabadora.

En el calor del momento, a finales de septiembre del 2008, el accidente de Nelson Piquet Jr. parecía sospechoso. No por la sincronización con la parada del otro coche de Renault, sino simplemente a ojo de buen cubero. Piquet ya tenía el coche recto cuando se tiró al muro. Parecía un trompo de exhibición pero a lo bestia. ¿Tan paquete era el hijo de tricampeón? Era difícil de creer, pero a falta de pruebas mejores, uno acataba la opinión general y la ausencia de investigación. No obstante, en pretemporada, con las normas del Safety Car -por cierto, bienvenido al mundo del patrocinio-, por entonces en vigor, en foros se especulaba con la posibilidad de que un equipo hiciera eso. Nadie se atrevía a afirmar que se podía llegar tan lejos por una victoria, pero en F1, como cuando copiabas en los exámenes -o copiaban de mí, más bien- todo es legal si no te pillan. Y como el delito prescribe, si te pillan, que te quiten lo bailado.

-Y sin embargo, cuando lo que estaba en duda era la limpieza de una victoria de Alonso, la sola insinuación de lo que de hecho había ocurrido era vilipendiada y ridiculizada. Y lo que es más curioso, algunos decían que por qué Piquet se iba a haber estrellado allí a propósito cuando tenía sitios mejores para simular un accidente con credibilidad. Ahora sabemos por qué: Porque la curva 17 era el único sitio sin grúa, con un 99 % de posibilidades de forzar la salida del SC-.

Hoy en día, la tormenta del crashgate ha pasado, y como sucede con los políticos y el ex-alcalde de mi pueblo, los responsables Briatore y Symonds vuelven a pasear por los paddocks y protagonizan rumores de fichajes, casi como si no hubieran llevado a cabo una de las fechorías más graves de la historia del Campeonato del Mundo, al menos en los últimos tiempos. Aunque, un momento, me estoy acordando de algo...

Habrá quien diga que esto es incluso justicia poética: Al chivato sólo le ha servido para conducir camiones por las M-30 de competición estadounidenses, mientras los condenados rehacen sus vidas. La reinserción de Symonds mola. No es una pluma como la de Peter Windsor, pero en F1 Racing cuenta cosas que a todos los demás medios se les escapan.

A Flavio lo admiro. Cómo con sólo el quinto presupuesto más alto de la parrilla se las apañó para ganar dos mundiales de pilotos y otros tantos de constructores. Flavio es un gran gestor, eso es lo que es. Tiene muy claras las prioridades, tanto en un equipo que dirija como cuando se mete en la administración de todo el deporte. Es un indeseable y un gran gestor. Lo cortés no quita lo valiente. Su pasado... italiano sólo salió a la luz del aficionado medio a raíz del Crashgate, que, mira, algo bueno tenía que tener aparte de que ganara Alonso. Y si ya no tragaba a Briatore antes, para qué vamos a hablar después de la que montó en la playa de su ciudad -su ciudad porque por lo visto pensaba que era realmente suya-. Y eso por no ponernos a enumerar sus fraudes fiscales, el caso Supertec...

Pero el hombre el afable ingeniero y el hombre del "keep it easy" se dejaron embaucar por los manipuladores y politicastros Piquet. Y al final, todos están fuera de la F1, incluso el vengativo Mosley, por lo que podemos alegrarnos de que toda el bochorno de que en F1 pueda pasar algo así sirvió para hacer limpia. Y, como ya he comentado en otra entrada, estoy seguro de que este tipo de asuntos atraen a la F1 el interés de unos cuantos nuevos seguidores.

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
4619
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.