Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-internacional escriba una noticia?

El CPJ advierte de que el proyecto de ley de medios puede suponer un regreso al autoritarismo

06/02/2010 16:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) denunció esta semana el plan por el que el Gobierno iraquí pretende imponer unas "restrictivas medidas" para el control de los medios de comunicación que representan un "alarmante regreso al autoritarismo" exhibido por el régimen fallecido ex dictador Sadam Husein en el seno del Gobierno del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, a quien le piden que abandone "este plan represivo".

La nueva regulación, redactada por la Comisión de Comunicación y Medios de Información (CMC), está siendo intensamente propugnada por las autoridades iraquíes antes de la celebración de las próximas elecciones parlamentarias del próximo 7 de marzo.

Sus detractores apuntan que, de ser aprobada, esta ley obligaría a los periodistas iraquíes a actuar bajo unas recomendaciones del CMC que podrían contravenir el derecho a la Libertad de Expresión, en particular la que insta a los profesionales a acreditarse en esta organización, que asume la propiedad de todo el material técnico y propone eliminar cualquier información que incite a la violencia sectaria en el país árabe.

La revisión de la normativa concluye que la regulación "no alcanza el estándar internacional de libertad de expresión y parece enfrentarse a la Constitución iraquí, que garantiza una prensa libre", según el CPJ.

"Estas nuevas reglas impondrían de manera efectiva un periodismo bajo licencia oficial, herramienta que regímenes autoritarios del mundo entero han empleado durante mucho tiempo para censurar las noticias", señala el CPJ, que lamenta además la "vaguedad" que exhibe esta nueva normativa, que difícilmente se traslada a la realidad iraquí, donde las sectas en conflicto dominan la mayor parte de los medios de comunicación.

Esta misma indefinición en las normas es motivo también de sospecha porque el CPJ considera que este tipo de descripciones "tan poco específicas son empleadas habitualmente por gobiernos represivos para silenciar las críticas".

En este sentido, el director ejecutivo de CPJ, Joel Simon, aduce que la normativa "o bien no entiende el funcionamiento del papel de los medios en una sociedad democrática, o es un intento deliberado de suprimir la información y de enmudecer puntos de vista opuestos", y procede de un comité como el CMC que "no parece tener la autoridad legal para redactar tal regulación, al tratarse de un organismo destinado únicamente a controlar aspectos técnicos como la administración de las frecuencias de emisión.

VACÍO DE CRITERIO

El CPJ critica que en ningún caso se especifican los criterios por los que el organismo iraquí concedería a los periodistas el permiso para trabajar, ni define en qué términos una noticia podría ser considerada como "responsable de violencia sectaria". Sí que se precisan los castigos: clausura, suspensión, multas y confiscación del equipo de retransmisión.

Otros aspectos "alarmantes" son aquellos que se refieren a las listas de trabajadores que los medios de comunicación deben presentar al comité para su aprobación. Primero, porque podrían suponer en sí mismas un delito contra la privacidad, pero sobre todo porque muchos periodistas y trabajadores asociados (intérpretes, conductores) son un objetivo esencial de las milicias sectarias que operan en el país, donde más de 140 periodistas han perdido la vida desde el inicio de la invasión en 2003.

También se critica enormemente las órdenes que el CMC ha comenzado a filtrar en la prensa extranjera por las que se insta a los periodistas a revelar fuentes confidenciales en el caso de que tuvieran que presentar una queja ante el comité si este decidiera anular su noticia por las mencionadas preocupaciones sectarias.

"Estas mismas regulaciones, y las explicaciones dadas por los miembros del CMC, dan a entender que las fuentes podrían verse comprometidas, que las noticias podrían ser censuradas, y que los trabajadores iraquíes podrían ser intimidados", añadió Simon.

Desde la agencia de noticias Reuters se lamenta la "intimidación rutinaria" de la que son objeto sus periodistas cada vez que divulgan el número de víctimas registradas en cada atentado. Existe una "enorme disparidad" entre las cifras que aportan sus propias fuentes, bien policiales o de Interior, y las que finalmente divulga el Gobierno iraquí.

El director del Observatorio Iraquí para las Libertades Periodísticas, Ziaz Al Ajili, asegura por su parte que las pretensiones del CMC pasan por "establecer un sistema para controlar a los medios", en lugar de ejercer meramente "como una comisión para organizar las comunicaciones".


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-internacional (92541 noticias)
Visitas:
1852
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.