Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que mimesacojea.com escriba una noticia?

Cowboy Neira

04/09/2010 22:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tiendo a sospechar de quien se pasea por los medios de comunicación con la etiqueta de víctima pegada en la frente. El problema no lo tienen las víctimas en sí, por supuesto, sino la sociedad que da autoridad política (y hasta moral) a personas cuyo principal mérito es haber perdido una pierna, un brazo o un marido. 

Hace más de un año escribí que el profesor Neira me daba miedo. Le vi en una entrevista de Antena 3 y tuve la certeza de que aquel tipo era un auténtico demente. Tenía la cara demasiado naranja, los ojos demasiado abiertos y mencionaba a Dios continuamente. Decía que su recuperación había sido un milagro, hablaba de luz, de camino y del Señor. Parecía un fanático religioso pasado de vueltas. Y Esperanza Aguirre, con su innato talento para fichar a perturbados, le dio un cargo público. De adorno, pero público. 

No me gusta que los cargos públicos de este país (que es constitucionalmente laico, como los más viejos recordarán) mencionen mucho a Dios. Por supuesto que pueden creer en él, como pueden creer que la Tierra es plana y flota sobre el caparazón de la Gran Tortuga. Pero, como votante y como persona racional, me indigna que filtren la realidad a través de superchería. 

Hace unos meses se hizo público que Neira había solicitado el permiso para llevar armas de fuego. Pensé: "bueno, ésta es la última vez que oigo hablar de este tipo hasta que cosa a alguien a balazos". Me equivoqué. Ahora resulta que Neira vuelve a los papeles porque le han pillado como una cuba al volante de su coche. Tan mala suerte ha tenido el hombre que hasta había un paparazzi de guardia para inmortalizar el momento. 

El profesor Neira triplicó la tasa de alcohol permitida al volante. Y ha echado mano de una coartada digna del peor poligonero de Callejeros culpando a unas pastillas recetadas por su médico. Como se haga público el nombre del medicamento, todos los adolescentes van a querer una caja. 

De modo que el profesor Neira, además de fanático religioso y naranja, es un cínico. Es lo que pasa cuando coges al protagonista de un culebrón veraniego y le pones diez focos delante. Esperemos que no le den un arma, porque lo último que necesita el mundo es otro héroe iluminado por Dios con una pistola en la cintura.


Sobre esta noticia

Autor:
mimesacojea.com (469 noticias)
Fuente:
mimesacojea.com
Visitas:
3857
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.