Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Greturviajes.com escriba una noticia?

Costumbres y tradiciones de Marruecos

28/02/2013 18:46
0

image

Costumbres marroquíes

Con una cultura marcada por influencias árabes, africanas y mediterráneas, el Reino de Marruecos constituye un territorio sumamente rico y atractivo para todo tipo de turismo. Sus variados y nutridos encantos pueden percibirse en materia de historia, religión, arquitectura y gastronomía, entre otras cuestiones que forman parte de su idiosincrasia en general. Más abajo, algunos datos puntuales en torno a la personalidad marroquí.

Ramadán

Se trata del noveno mes del calendario musulmán. Durante el mismo, tradicionalmente, los musulmanes ayunan desde la salida hasta la puesta del sol, lapso de tiempo en el que está prohibido comer, fumar y beber. Además, es un período que sirve para renovar y afianzar el vínculo con Dios y leer el Corán, el libro sagrado del Islam. En Marruecos, el final del Ramadán es sentenciado con diez disparos de cañón.

Fiesta del Trono

Es la fiesta civil más significativa de Marruecos; en pocas palabras, la fiesta nacional por excelencia. Se celebra el 3 de marzo de cada año y encuentra a los habitantes de la nación luciendo vestimentas de gala, cantando y bailando en un ambiente cuya escena es dominada por el colorido de los fuegos de artificio y diversos eventos y espectáculos organizados especialmente para la ocasión.

El bautizo

Su nombre es "aqiqah" y equivale al bautismo de los cristianos. Este rito se lleva a cabo el séptimo día después del nacimiento y cuenta con una serie de tradiciones como sacrificar un cordero (esto lo hace el padre), cortar el total del pelo al bebé y, en caso de que fuera varón, realizarle la circuncisión (posterior a la celebración). Además, el día de la ceremonia es cuando los familiares y amigos conocen el nombre del recién nacido. En Marruecos existen diferentes formas de darle vida a este culto, dependiendo de la zona del país y de la tribu en cuestión.

Más sobre

Las bodas

Si bien han sufrido cierta "invasión" por parte de la cultura occidental en los últimos tiempos, la ceremonia del casamiento sigue teniendo un valor sumamente importante y especial para los marroquíes. Antiguamente, la boda era tomada como el comienzo de la etapa de madurez de la novia, a la cual se le daba un baño árabe que tenía el fin de purificarla y protegerla. Otra tradición añeja estaba relacionada con la decoración de pies y manos con henna. Además, en el pasado, las mujeres se maquillaban íntegramente con productos naturales. Lo más simbólico tal vez pasa por la noche de bodas en sí, en la que los más íntimos del novio llevan a la novia a su casa y, allí, ante sus suegros, el novio lee el Corán y besa la frente de su mujer a modo de firma del amor eterno entre ambos.

La tradición del té de menta

image

Té con menta

Símbolo de hospitalidad para todos los marroquíes, que toman el hecho de aceptar un té de menta como una señal de respeto y buena educación. De sabor realmente delicioso, se trata de una de las bebidas más populares del país, incluso altamente consumida en las zonas de mayores niveles de calor, donde es utilizado como una especie de arma para combatir la posibilidad de deshidratarse.

La hora de comer

En Marruecos, así como en otros sitios, el momento de la comida es un auténtico ritual. Los marroquíes se sientan a comer y lo hacen con las manos, además de con muchas ganas. Concretamente, con la mano derecha, tomando el alimento del plato y llevándolo a la boca. La comida en cuestión suele estar acompañada de un rico pan casero y, por otra parte, es muy habitual que los anfitriones les insistan reiteradamente a sus invitados para que sigan comiendo. Es por ello que se recomienda retribuir todo con cierto énfasis y, de rechazar un segundo plato, hacerlo muy respetuosamente. Antes de comer, los marroquíes le agradecen a Alá con la frase "Bismillah".

La importancia de la familia

Tal vez incluso en mayor medida que en otras culturas, la familia es absolutamente sagrada en Marruecos. La admiración y el respeto por los ancianos se suman al lugar de prioridad que tienen los niños en el hogar. Por supuesto que los núcleos familiares suelen destacarse por la unión y la fraternidad, siempre liderados por los hombres, seguidos por las mujeres, que en las últimas décadas han ganado algo de terreno en la sociedad, pese a las costumbres musulmanas de antaño, relacionadas con la discreción, la reserva y la moderación con respecto a la presencia femenina en el día a día de la vida cotidiana. En ese sentido, las ancianas son las mujeres con mayor poder de decisión en las familias.

Otros detalles de la vida de los marroquíes

  • La mayoría de las mezquitas y sitios por el estilo sólo les permiten el ingreso a los musulmanes. A estos lugares se debe entrar con vestimenta apropiada, nada de indumentaria provocativa.
  • En una comida familiar, todos los comensales deben lavarse las manos antes de empezar.
  • A lo largo del mes de Ramadán, lo ideal es no comer, beber, ni fumar en espacios públicos durante las horas de luz natural.
  • Antes de tomar una fotografía, vale pedir permiso respetuosamente. Esta medida se aconseja tomarla prácticamente en cualquier destino turístico.
  • Es natural ver a los hombres de la mano por las calles. Esto no es más que un signo de amistad.
  • También es ciertamente normal que las cosas no tengan un precio fijo, por lo que el regateo es moneda corriente en todo el Reino.
  • Aunque hay excepciones, el común de los restaurantes no vende bebidas alcohólicas. Paralelamente, consumir bebidas alcohólicas en la vía pública está muy mal visto y es considerado una falta de respeto.
  • Entre familiares y amigos, el saludo se realiza con tres besos en la mejilla. Asimismo, de saludar con la mano, mejor hacerlo siempre con la mano derecha, ya que la izquierda está asociada a las tareas de higiene.
  • Al entrar a la casa de un marroquí, hay que quitarse el calzado. Esta costumbre tiene que ver con el cuidado de las alfombras, siempre muy valoradas en los hogares de la región.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en