Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Manuelsegura escriba una noticia?

Corbatas y luciérnagas

20/05/2011 14:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Glosa David Trueba en su columna de hoy la liturgia de anudarse la corbata a los ojos de un niño. Me he visto reflejado en la secuencia cuando mi padre, de vez en cuando, escenificaba ese proceso ante mis ojos. Recuerdo que hasta para mi boda tuvo que ser él quien ejecutase aquel nudo para mí inextricable.

Cierto es que la niñez está llena de esos destellos, aquellos que nos alumbrarán como luciérnagas curiosas a lo largo de nuestras vidas. A la corbata uniríamos, sí, nuestra sorpresa al ver cómo la cuchilla rasuraba la barba de nuestro progenitor, así como su forma de conducir, fumar o de beber alcohol, pongo por caso. Claro que en lo que al afeitado se refiere, no sólo resultó ser un ejercicio llamativo a los ojos infantiles, pues también descubriría uno más tarde lo que a ellas les llegaba a impresionar a veces. Nunca me detuve yo, sin embargo, en el proceso depilatorio femenino, si bien, no sin cierta sorpresa, descubriría un día su curiosidad por esa tiránica rutina a la que la mayoría de los hombres estamos sometidos cada mañana frente al espejo del cuarto de baño.

Más sobre

La corbata fue siempre signo de distinción y elegancia. Era la guinda del pastel. Un tipo con un traje entallado, embutido sobre una camisa sedosa coronada con gemelos y calzado con suntuosa piel, no podía por menos que echar mano de esa prenda que hoy algunos denostan. Hubo un tiempo en que la corbata me entusiasmó, y buscaba y rebuscaba las posibles variantes que mi constreñida economía de entonces me permitía. Reconozco que compré auténticas calaveradas. Con todo y con eso, la mención en el artículo de marras me retrotrajo a mi infancia, y a aquellas mañanas en las que, mientras en el viejo tocadiscos sonaba un vinilo zarzuelero, mi padre se acicalaba para irnos a oír la misa dominical como sólo Dios mandaba. Y qué felices éramos en esos remotos días cuando, por no saber, no sabíamos ni cómo diablos se cruzaba el nudo Windsor, tan simétrico y formal.


Sobre esta noticia

Autor:
Manuelsegura (184 noticias)
Fuente:
manuelsegura.wordpress.com
Visitas:
4796
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.