Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Librosqueleer escriba una noticia?

"Con el corazón en la mano" - Chris Cleave

21/06/2011 07:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como muchos ya sabéis, hace unas semanas Lady Boheme, del blog Leo luego existo, organizó la lectura conjunta de esta novela. Como era un libro que tenía bastantes ganas de leer, me apunté, lo metí en el e-reader y lo fui leyendo en la media horita del café y algún otro ratillo suelto.

Estoy liadísima estos días y aunque ya hace más de una semana que terminé de leer el libro no he encontrado hasta hoy un momentín para escribir la reseña. Así que, creo que la mía será de las últimas aunque me parece que aún está en plazo.

No sé si me apuntaré a la próxima y eso que es un libro que tengo en casa desde hace ya como un año y que sé que me va a encantar "El tiempo entre costuras" de María Dueñas, pero es que mis compromisos literarios son muchos y hay algunos más urgentes que otros. Al final hay que tener prioridades porque a todo no se llega. Y el deber es lo primero... En fin! Si finalmente encuentro tiempo, me apunto porque es una pena que libros como ése, totalmente de mi estilo, se queden hay perdidos entre las baldas de mi librería por falta de tiempo...

Chris Cleave

Chris Cleave nació en 1973 en Londres aunque pasó gran parte de su infancia en Camerún. De esta experiencia africana le ha quedado una sensibilidad especial hacia el continente negro y sus problemas. Tras su primer libro, Incendiary, el autor presenta ahora Con el corazón en la mano, una novela diferente, ambiciosa y de gran valor humano, que le ha valido excelentes críticas en Gran Bretaña y en Estados Unidos, además de convertirse en un extraordinario best seller. Chris Cleave vive en Londres con su mujer y sus tres hijos, dedicado exclusivamente al periodismo y la literatura. Con el corazón en la mano fue nominada al Premio Costa del año 2008, uno de los galardones literarios más importantes de Inglaterra, y se publicará próximamente en una docena de países de todo el mundo.

Datos técnicos

Originariamente, está escrito en inglés

Tiene 296 páginas

ISBN: 978-84-15120-01-8

Publicado en el año 2010, de momento disponible en edición de gran tamaño, tapa dura, con una portada muy llamativa y atractiva.

Cuesta 19, 50 €

Argumento

Andrew y Sarah, son una pareja de periodistas ingleses que van de vacaciones a Nigeria intentando superar su crisis matrimonial.

Mientras pasean por la playa, algo horrible ocurre. Conocen a una pequeña africana, Little Bee y a su hermana, en unas circunstancias para olvidar. Pero no es fácil, pues por culpa de aquel acontecimiento, ambos han perdido algo...

Han pasado dos años y Little Bee está en Inglaterra. Lleva tiempo interna en un centro de inmigrante y por fin consigue salir. No se le ocurre más que acudir al hogar de los dos únicos ingleses que conoce, Andrew y Sarah. Pero cuando llega allí, la casa está de luto. Andrew acaba de morir, se ha suicidado y Sarah y su pequeño hijo Charlie, salen para acudir al funeral. Sarah se queda con ellos y entre las dos mujeres se fragua una preciosa amistad.

Os pongo un link para que leáis, si os apetece, el primer capítulo:

Impresiones

Tenía muchas ganas de leer este libro, del cual me llamaba todo la atención. El título, que parecía hacer referencia a un libro con sentimientos. La preciosa portada –tónica habitual en la editorial Maeva, con esos bonitos colores y la silueta de una mujer recortada en negro junto a unas preciosas flores. Y, por supuesto, el argumento.

Más sobre

Y, adelanto, el libro me ha gustado mucho aunque no ha llegado a encantarme pues le he encontrado algunas deficiencias que hacen que no me haya parecido una novela redonda.

La historia me ha gustado muchísimo. Plantea el tema de la inmigración desde una interesante perspectiva. Conocemos los casos de personas que vienen a nuestro país huyendo de la pobreza intentando hacerse un futuro para sí y para sus hijos. Algo muy loable, por supuesto. Pero cuándo de lo que se huye no es únicamente de la pobreza sino de algo más terrible aún, de la muerte? Qué pasa cuando, por los motivos que sea, somos personas no gratas en nuestro país? Cuándo sabemos algo que no deberíamos saber y eso hace que el gobierno, las instituciones o quién sea nos persigan para hacernos callar para siempre? En estas épocas de crisis, muchas veces nos planteamos que los sin papeles sobran, que les devuelvan a sus países; o bien, nos extrañamos de ver personas viviendo en condiciones que nos parecen miserables y nos preguntamos si realmente les merece la pena abandonar sus países para vivir así... Creemos que no podemos con ellos, que bastante tenemos con lo que tenemos, con lo que nos ha caído encima..., pero cuando leemos historias como las que esta novela plantea, nos damos cuenta de lo afortunados que somos y de lo muy a la ligera que nos tomamos a veces estas cosas.

Con el corazón en la mano es una novela con sentimientos, de ésas que te hacen sentir y reflexionar. Pone sobre la mesa un montón de asuntos, interesantísimos todos ellos, que hace que cuando terminas la lectura sigas dándole vueltas.

Primero, a lo que pasó en la playa. No voy a decir nada concreto para quien no haya leído el libro y en cambio lea la opinión pero todos, al leerla, creo que nos hemos planteado si nosotros haríamos lo que hizo Sarah. Parto de que nunca sabes lo que vas a hacer en una situación límite hasta que realmente te encuentras en ella; uno puede pensar que haría tal o cual cosa pero desde fuera... porque cuando realmente ocurre algo así, a saber lo que haríamos. Desde fuera, me encantaría poder decir que haría, sin dudarlo, lo mismo que hizo Sarah pero me temo que no puedo hacerlo. No soy tan generosa, o tal altruista, o tan valiente..., pero creo que yo haría más bien lo que hizo Edward. Primero por miedo y segundo por pensar que, en realidad, hacer otra cosa no serviría para salvar a las chicas.

Por eso, entiendo a Edward. Entiendo los remordimientos que tiene luego, una vez en su casa, dándole vueltas al asunto, y sabiendo que, de haber sido más valiente, hubiese podido salvar una vida. Edward es un personaje en cierta forma secundario y con mucha menos fuerza de la que tienen los personajes principales, Sarah y Little Bee, pero a mí me ha caído bastante bien porque, a su manera, perdió mucho en aquella playa, quizás más que Sarah...

Pero no es Edward el que lleva las riendas de la novela sino Sarah y Little Bee. Es ésta una novela de mujeres, de personajes femeninos muy fuertes; perfectamente definidos y cincelados por una pluma masculina, hecho que me ha gustado mucho. De entre las dos, me quedo con Little Bee, por supuesto, pues es un personaje entrañable. Es una jovencita pues cuando pasó lo de la playa tenía 14 años y en el momento en el que se desarrolla la novela tiene 16. Pero ha vivido mucho lo que la hace tener una madurez excepcional. Es una africana que cree que el mundo se limita a su aldea, ni siquiera piensa que en su propio país existan grandes ciudades. Sin embargo, decide adaptarse a Inglaterra y aprender a hablar inglés como lo haría el mejor de los londinenses porque para sobrevivir allí hay que ser o muy guapa o hablar muy bien inglés y ella lo primero no lo es. Así que durante los dos años que pasa en el centro de reclusión de inmigrantes, aprende inglés en los libros y periódicos, de tal manera que habla un inglés muy correcto, incluso macarrónico, que puede chocar a los ciudadanos de pie, a los que a veces no entiende por no comprender el argot. Todo lo mira desde su perspectiva africana y nos dice cómo contaría cada cosa que ve a sus compañeras de la aldea, en una perspectiva muy fresca, que aporta los pocos toques de humor que tiene la novela.

En cuanto a Sarah, es una mujer de éxito. Directora de una revista femenina que ella misma ha creado, quería cambiar el mundo pero no lo ha conseguido. Su matrimonio hace aguas por todas partes y se ha buscado un amante. Su hijo, el pequeño Charlie, va siempre vestido de Batman, en una lucha incesante contra los malvados. Sarah también, a su manera, se pone la máscara de superhéroe en su afán por salvar a Little Bee a toda costa. Es valiente... hasta el punto de llegar a ser irresponsable. Así, por ejemplo, acaba haciendo algo en lo que implica a su hijo que, sinceramente, no me ha parecido nada creíble. Pienso que nadie que sea madre pondría a su hijo en peligro; yo, desde luego, no lo haría, lo que hace Sarah me parece una insensatez y en este punto creo que es el único en el que el autor mete la pata en su caracterización femenina.

En cuanto al estilo, se trata de un libro que se lee fácilmente. Alterna episodios protagonizados por Sarah y episodios protagonizados por Little Bee, de tal manera que en la mayoría de los casos vemos lo que ocurre desde dos perspectivas. Esto me parece un acierto pues la visión de ambas mujeres es totalmente distinta y, al mismo tiempo, complementaria. Se trata de una novela bastante corta que prácticamente se puede leer de tirón porque, como os digo, su lectura es muy sencilla. El ritmo es normalito, no es de ésas novelas que se devoran pero es más o menos fluido; al principio, quizás, se hace un poco lento, hasta que entra en materia y llegamos a comprender lo que pasó en la playa. A partir de ahí, la lectura se acelera para al final llegar a ser demasiado rápida. No rápida en el sentido de un page-turner, sino en el sentido de pasar un poco por encima de algunas cosas. Y éste creo que es el principal defecto de la novela: quiere abarcar demasiado. Plantea muchos temas interesantes para una historia tan corta. Debería profundizar mucho más en la mayoría de ellos, desarrollarlos con más detalle, ya que hay algunos apenas esbozados y de casi ninguno ha logrado sacar todo el partido que podría haber sacado. Es una novela con mucho jugo que el escritor sólo ha exprimido a medias. Muchas novelas quedarían mejor si les aplicáramos unas tijeras pero a ésta le pasa precisamente lo contrario: un poquito más de extensión le vendría bien, sobre todo al final, que me ha resultado muy precipitado.

Conclusión final

El libro me ha gustado mucho pero podría haberme gustado mucho más. Me ha parecido una historia entrañable y conmovedora, con unos buenos personajes, sentimientos a flor de piel y temas para el debate. Pero no es una novela redonda y es una pena porque podría haber sido un libro de 10.

No obstante, la he leído muy a gusto y creo que es muy recomendable.

Valoración: 8/10


Sobre esta noticia

Autor:
Librosqueleer (234 noticias)
Fuente:
librosquehayqueleer-laky.blogspot.com
Visitas:
1277
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.