Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Controla el Ejército la Plaza Tahrir en El Cairo

03/02/2011 06:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Ejército egipcio se desplegó por primera vez de forma masiva en la Plaza Tahrir para evitar que se repitan los violentos incidentes de ayer, mientras el vicepresidente Omar Suleiman intenta activar el diálogo con la oposición. Cuantiosas fuerzas militares amanecieron en todos los accesos a la emblemática plaza para bloquear el paso a los simpatizantes del régimen del presidente Hosni Mubarak, que ayer protagonizaron violentos enfrentamientos cuando se entremezclaron con los manifestantes que exigen reformas. En la décima jornada de protestas para exigir que Mubarak dimita inmediatamente se ven más tanques, y sobre todo más soldados, concentrados en los alrededores y dentro de la plaza, escenario de los enfrentamientos más sangrientos desde que comenzaron las protestas. Al menos cinco personas murieron de madrugada en la jornada más violenta, y políticamente más explosiva, de la ola de protestas. La pasada madrugada el Ejército debió intervenir con fuego real para separar a simpatizantes y oponentes al régimen, y haciendo notar su presencia de forma masiva en los alrededores. La capital se levantó en relativa calma aunque a primera hora se vieron jóvenes con barras de hierro y palos tratando de encontrar una fisura en el hermético bloqueo impuesto por los soldados. "No se pueden acercar. Es muy peligroso", advirtió Salim a Notimex, paradójicamente mientras sostenía en su mano una barra de hierro. Él y los suyos parecen los dueños en muchas partes cercanas a la plaza Tahrir y este tipo de bandas han agredido a más de un periodista porque no les gusta que les filmen o saquen fotos, en particular después de que las de ayer dieran la vuelta al mundo y desacreditaran al régimen. Los simpatizantes de Mubarak acusan a los medios extranjeros de "promover y alentar la revuelta", por lo que en hoteles frecuentados por periodistas extranjeros se han impuesto medidas de seguridad excepcionales. En el Hotel Ramses, a los pies del Nilo y cerca de la Plaza de la Liberación (Tahrir), los empleados cachean en la entrada a cualquiera que entre para impedir que se cuele algún indeseable. En los disturbios de ayer miércoles por la mañana, que estallaron al tomar las calles los simpatizantes del régimen, -algunos analistas han señalado que con conocimiento de éste-, murieron siete personas y más de cien resultaron heridas de gravedad. Se suman un centenar de muertos en todo el país desde el comienzo de las protestas. "No queremos que Mubarak se vaya. Somos muchos más que el millón que se manifestó (el martes) para que se fuera. Somos 79 millones", afirmó Mohamed Abu Ali mientras observa el avance de un tanque que intenta situarse entre los dos bandos. Con la policía ausente desde hace una semana y el ejército exhibiendo una posición relativamente pasiva, Egipto se encuentra al borde del abismo en manos de dos grupos que dividen y traumatizan el país de las pirámides y los faraones. En otras partes de El Cairo hay una mayor normalidad ayudada por la vuelta de Internet y la recuperación completa de la telefonía móvil. Mientras la tensión se sigue respirando en la calle, el vicepresidente egipcio Omar Suleiman, mano derecha de Mubarak, trata de cumplir su petición de abrir el diálogo con la oposición, que se ha dividido entre los que aceptan hablar "con algunas condiciones" y los que de plano lo rechazan. Los partidos laicos, demócratas y nacionalistas aceptan en general la oferta de diálogo, mientras que el del ex secretario general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Muhamad ElBaradei, y los Hermanos Musulmanes, el principal partido islámico y que aún está ilegalizado, exigen antes que Mubarak se vaya. "Hemos rechazado encontrarnos con ellos. Nuestra demanda es que Mubarak dimita y que se garantice la seguridad en la Plaza Tahrir", dijo este jueves ElBaradei. Portavoces islámicos adelantan que cualquier acuerdo que salga de la mesa de diálogo entre el régimen y los partidos laicos y nacionalistas será rechazado por ellos, resaltando que sólo la salida de Mubarak de la presidencia puede propiciar un diálogo sincero. Suleiman, responsable también de los servicios de inteligencia, centra toda su atención en que los sucesos de ayer no vuelvan a repetirse, consciente de que en esa coyuntura nunca podrá entablar un diálogo constructivo del que busca a apartar a los partidos más extremistas. En un gesto conciliador, el nuevo primer ministro egipcio, Ahmed Shafiq, pidió este jueves “disculpas" por los enfrentamientos de las últimas 24 horas y prometió que los culpables serán castigados. "No hay excusa para atacar a los manifestantes que han protestado en forma pacífica y por lo tanto me disculpó por esas acciones", indicó Shafiq a una emisora local. Esta fue la segunda vez que Shafiq ha pedido disculpas esta semana, luego que en la primera lamentó que el gobierno no hizo caso a las reiteradas llamadas para realizar un cambio político. "Cuando las investigaciones revelen quién está detrás de estos crímenes y quiénes permitieron que esto sucediera, prometo que tendrán que rendir cuentas y serán castigados por lo que hicieron".

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
1451
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.